(Memorial del ex-Virrey José Solís al Rey Carlos III en relación con ... Ficha Bibliográfica

  • View
    213

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of (Memorial del ex-Virrey José Solís al Rey Carlos III en relación con ... Ficha Bibliográfica

1

http://www.bibliotecanacional.gov.co/content/dos-siglos-de-escritura-en-la-nueva-granada-y-colombia-gram%C3%A1ticas-y-artes-

1740-1830

Oracin fnebre en las exequias del reverendsimo fray Jos Sols Folch de Cardona - Fray Manuel Torrijos, Manuscrito, 1770?

***

https://openlibrary.org/authors/OL426890A/Luis_Carlos_Mantilla_R.

Jos Sols Folch de Cardona duque de Montellano (d. 1770)

La autodefensa del Virrey Fraile

(Memorial del ex-Virrey Jos Sols al Rey Carlos III en relacin con su Juicio de Residencia)

Luis Carlos Mantilla R, 1990, Editorial Kelly, Bogot .

***

http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/solijose.htm, Sols, Jos

Ficha Bibliogrfica

Ttulo: Sols, Jos

Autor: Mantilla, Luis Carlos

Mantilla, Lus Carlos. La autodefensa del Virrey-Fraile. Bogot, Editorial Kelly, 1990. Mantilla,

Luis Carlos. "La biblioteca del Virrey-Fraile". Thesaurus, Vol. 44 (1989).

Tercer virrey del Nuevo Reino de Granada (Madrid, Espaa, 1716 - Bogot, abril 27 de 1770). El virrey Jos Sols Folch de Cardona

ejerci el gobierno desde el 24 de noviembre de 1753 hasta el 25 de febrero de 1761, cuando entr su sucesor, don Pedro Messa de la

Cerda; un total de 7 aos y tres meses. Noble de Espaa, don Jos Sols lleg a Santaf de Bogot cuando contaba 37 aos de edad.

Desde su cuna se dieron signos premonitorios de su vinculacin futura a la Orden Franciscana, pues su padrino de bautismo fue un

religioso lego del serfico padre, llamado fray Miguel de Castro, y no un alto personaje de la Corte, como corresponda a su alto rango

social. Sobre su vida antes de venir al Nuevo Reino se conoce muy poco, y aun parte de aquello que se sabe anda todava sujeto a la

conjetura, cuando no a la conseja. El mismo Sols, en un escrito autobiogrfico, le recuerda al rey Carlos III que los aos que le sirvi

como virrey, lo hizo con los ms fervorosos deseos conformes al carcter del puesto, a la cualidad de mi persona y al desempeo de la

sangre y cuna que por la piedad divina merec heredar de mis padres, y ms adelante alude a sus servicios militares al decirle que quien

como yo mereci acreditar sus acciones a vista de vuestra majestad con el glorioso mrito de sacrificar su vida en defensa de vuestra

real persona,>. Es posible que con esta frase se refiera a su actividad como coronel del regimiento de caballera Lanceros de Farnesio,

que comand desde el 23 de noviembre de 1736 al 13 de junio de 1747. Todos los bigrafos de Sols coinciden en ponderar sus dotes

de mandatario y el carcter progresista de su gobierno, repitiendo como hecho irrecusable que el virrey tuvo particular inters en el

progreso material del virreinato, consiguiendo numerosas realizaciones en beneficio de la comunidad: apertura de caminos, construccin

de puentes, el incremento de las misiones, el acueducto para la capital, el fortalecimiento de la Casa de Moneda de Santaf, la

organizacin de las Cajas de la Real Hacienda, el inicio de la estadstica del virreinato, el restablecimiento de la ctedra de medicina en

el Colegio del Rosario, el establecimiento de la comisin que deba fijar los lmites entre la colonia portuguesa y el Nuevo Reino de

Granada y otras numerosas obras pblicas.

Ms por encima de todas estas obras, Sols, como ninguno otro de los mandatarios de la Colonia, fue amado universalmente por sus

sbditos. Uno de los mejores elogios que se hicieron despus de que entreg el mando, fue el de los miembros del cabildo civil de

Santaf de Bogot: La prontitud y eficacia de su despacho era tanta, que pasaba de la admiracin al pasmo, pues siendo tanto lo que

ocurra a su resolucin en siete aos y tres meses que gobern este reino, no sabemos que quedase un solo pliego de papel en su mesa

de un da para otro. La administracin de su justicia e integridad en la distributiva son tan notorias que nos parece ocioso tocarla. Sin

embargo, toda la entereza moral y el cmulo de virtudes que se le pueden atribuir a Sola como mandatario, palidecen frente a la fuerza

avasalladora que ha dado en tener en su biografa el episodio de presuntos amoros con una dama apodada "la Marichuela". No se

descarta que el virrey, como joven, soltero y rico que era, hubiese tenido amores e incluso aventuras. Sin embargo, la fuerza documental

https://openlibrary.org/authors/OL426890A/Luis_Carlos_Mantilla_Rhttps://openlibrary.org/subjects/person:jos%C3%A9_sol%C3%ADs_folch_de_cardona_duque_de_montellano_(d._1770)https://openlibrary.org/publishers/Editorial_Kellyhttps://openlibrary.org/search/subjects?q=Bogot%C3%A1http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/solijose.htmhttp://www.banrepcultural.org/taxonomy/term/18260

2

que podra sustentar este aspecto de su vida es muy dbil en comparacin con los testimonios abundantes que garantizan la rectitud de

su obrar. En cuanto a los supuestos escndalos del virrey, se conoce una comunicacin dirigida al virrey Pedro Messa de la Cerda por

el secretario del rey, don Julin de Arriaga, en la cual le dice: Hallndose el rey enterado de los antecedentes ocurridos en esa capital a

los principios del gobierno de su antecesor de vuestra excelencia con Mara Lugarda Ospina, y que bien reparados en el voluntario retiro

de sta a un convento y la posterior ejemplar determinacin del virrey, ha salido despus de sta la referida Mara del convento en que

estaba, renovando con su presencia a ese pblico la memoria de lo pasado, me manda su majestad prevenir a vuestra excelencia no

permita a esa mujer que resida en esa capital, a menos de no ser en la reclusin de un convento, pues si no abraza este partido, quiere su

majestad la destierre vuestra excelencia a la distancia que le parezca suficiente para el objeto a que se dirige esta providencia.

Si los amoros a que se refiere esta carta sucedieron en los primeros aos del gobierno de Sols, no debieron ser tan escandalosos, ya

que en noviembre de 1756, cuando se cumplan los tres primeros aos de su mandato en el Nuevo Reino, tanto el cabildo santafereo

como el mismo arzobispo dirigieron sendos memoriales al rey pidindole prorrogase su gobierno otros tres aos, por el gran beneficio

que haba reportado el tiempo de su administracin a la ciudad de Santaf y a todo el Virreinato. Los trminos de los memoriales son

tan encomisticos, especialmente el del arzobispo, que dejan la impresin de que Sols era gobernante ejemplar. En cuanto a la decisin

del virrey de hacerse franciscano, una vez entreg el mandato a don Pedro Messa de la Cerda, es otra de las incgnitas en que han hecho

nfasis todos sus bigrafos, extrandose de semejante determinacin. Sin embargo, el paso dado est en consonancia con su vida, pues

los referidos informes y otros testimonios dan a su gobierno los adjetivos de tranquilo, suave y justiciero; reconocen su adhesin al real

servicio, su buena poltica, su fomento de las misiones religiosas, y su misma piedad personal. En cuanto a su devocin por la Orden

Franciscana, sabido es que era miembro de la Tercera Orden desde antes de venir al Nuevo Reino de Granada y que despus contribuy

con mucha generosidad para la construccin del templo de La Tercera en la capital; para el templo de San Francisco de la misma ciudad

regal las campanas y el reloj; que hizo traer de Inglaterra.

Tambin apoy decididamente la misin franciscana de los Llanos Orientales, no slo con ayudas econmicas, sino con providencias

tendientes a sustentarlas. Finalmente, el argumento decisivo en favor de la autntica vocacin franciscana con la que ingres a la Orden,

es la vida austera, recogida y caritativa con que vivi sus 9 aos como religioso, lo que le vali que justamente en el ltimo ao de su

existencia hubiera sido nombrado guardin del convento de San Francisco de Bogot. Ya antes, en 1764, con ocasin de la muerte del

arzobispo don Jos Javier de Arauz, el cabildo y ayuntamiento de Santaf, los religiosos de las Ordenes de Santo Domingo, San Agustn

y San Juan de Dios, el claustro del Colegio Mayor de Nuestra Seora del Rosario y otras personalidades, dirigieron al rey memoriales

para pedirle que se les fese a fray Jos de Jess Mara (nombre que el virrey tom en la Orden Franciscana), como sucesor del arzobispo

en la silla santaferea. Sin embargo, no se vio exceptuada de amarguras y sinsabores la vida de Sols, a pesar del universal aprecio de

que goz en el tiempo de su mandato. Primero fue la oposicin y el desacato de los miembros de la Real Audiencia, movidos por la

envidia hacia dos de sus principales colaboradores: Antonio Monroy, su secretario, y Jos Joaqun de la Rocha, su asesor. Pero los ms

graves quebrantos se los ocasion su juez de residencia. En efecto, el juicio que se le sigui al concluir su mandato fue el ms largo,

estricto y voluminoso de cuantos se ejecutaron durante el gobierno espaol en Amrica. El expediente que fue remitido al Consejo de

Indias, tras un minucioso interrogatorio que dur ms de seis meses y que se llev a cabo en ms de cuarenta lugares distintos del

virreinato de la Nueva Granada, sobrepasaba los 20000 folios.

Lo que llama la atencin de semejantes caractersticas es que quien actu como juez fue Miguel de Santisteban, de quien Sols presuma

que era su mejor amigo, a quien ms favores haba brindado durante su gobierno y uno de quienes ms cerca haban estado de su

gabinete. La sentencia del juez declar a Sols culpable en 22 cargos, todos relacionados con defrauda