Click here to load reader

CALDAS132.255.22.105/ciclon/public/autores/francisco_jose_de_  · PDF fileFRANCISCO JOSE DE CALDAS ... Francisco José de Caldas nació en Popayán en el mio de 1768, ... Elementales

  • View
    217

  • Download
    3

Embed Size (px)

Text of CALDAS132.255.22.105/ciclon/public/autores/francisco_jose_de_  · PDF fileFRANCISCO JOSE...

  • CALDAS

  • FRANCISCO JOSE DE CALDAS

    (Sntesis biogrfica por ALFREDO D, BATEMAN ),

    Francisco Jos de Caldas naci en Popayn en el mio de 1768, probablemente el 4 de octubre, Inici sus estudios etl el semitlar;o de su ciudad natal, con una aplicacin tan extraorditzaria que, ensi. mismado etl los problemas matemticos, le sorprenda el alba.

    En 1788 viaj a Santaf para continuar sus estudios en el Cole-gio Mayor de Nuestra Seora del Rosario, donde fue recibido como colegial el 21 de octubre del mismo ao. En 1793 coron la carrera de jurisprt4detlcia, la que sigui tan solo por dar gusto a su familia, }'a que desde temprotlO edad su genio lo llevaba a cultivar prefc-l'etltemente las matemticas y la astrotlOmia.

    Regres luego a Popayn, donde permaneci hasta 1795, poca en la cual se dedic a mercader, y con tal motivo !tizo varios viajes hasta Satltaf, duratlte los cuales se preocup ms por determi1wr la posicin geogrfica de los ltlgares y hacer observaciotles de toda ndole, que de los ajetreos de sus negocios.

    En agosto de 1801 viaj a Quito con el objeto de defender un pleito de su. familia. En diciembre volvi hasta I barra a encon-trarse con el barn de Humboldt, en cuya compaa hizo varias excursiones por los alrededores de Quito, habiendo pel'manecidtl juntos algn tiempo en Chillo, casa de campo del Marqus de Selva Alegre.

    Los estudios que !tizo durante todos estos viajes quedaro1l com-prendidos principalmente en su correspondencia y en sus memo-,'las. En todas partes observaba con el barmetro, la brjula y Rl termmetro; midi la altitud de varios sitios y fij las coorde-Iwdas geogrficas de mflchos lugares. En una demora qfte tuvo etl Prado levant la carta del ro de ese nombre, desde tal poblacin hasta su desembocadura en el Magdalena. En una de sus cartas s:: ocup de Utl rbol medicinal que abunda en las vegas de El Pital,

    -5-

  • de las piedras pintadas de Aipe, de sus experimentos para descu-brir si un insecto era venenoso, y ante el espectculo que le ofreca en algn sitio la naturaleza, semejando ruinas de una ciudad, habl de la te orla de la tierra de Buffon. No descans un momento, no dej pasar nada inadvertido. Con toda justicia le corresponde el nombre de "padre de la geografa colombiana".

    En mayo de 1797 habl de la posibilidad de conectar las aguas de los dos ocanos rompiendo el pequeo estrecho qt4e separa los ros Atrato y San Juan. En uno de sus viajes visit las estatuas de San Agustn y es quiz el primero que habl de aquellos enigmti-cos monolitos que velan la cuna del ro Magdalena y que an guardan mudos los secretos de una tribu ya perdida e1' las brumas de la historia.

    En sus cartas de 1800 habl de su excursin al Ptl,rac y del contratiempo que tuvo al romprsele un termmetro, accidente afortunado que dio orige" a su descubrimiento del hipsmetro.

    Durante Sll viaje al Ecuador, escribi St4 memoria sobre la nivelacin de las plantas que se cultivan en la vecindad de la lnea equinoccional, la cual remiti a Mutis, quien lo agreg a la Expe-dicin Botnica.

    Luego de fracasar e1l sus planes de acompaar a Humboldt en sus viajes por el resto de A mrica, se dedic con todo entusiasmo a trabajos y excursiones cientficas. Escribi entonces en Quito su clebre memoria sobre el descubrimiento que hizo para medir la alttlra de las montaas por el agua hirviendo, fundamento del hipo smetro, el cual es, sin duda alguna, el mejor de los trabajos cient ficos, que por s solo le dara la inmortalidad en el campo de las . . c,enctas.

    Luego de haber viajado en 1804 hacia el Sur hasta lIegQ1 a los lmites con el Per, regres a Quito y sigui a Santaf a fines de 1805.

    Inmediatamente entr a trabajar en la Expedicin Botnica J' recibi de Mutis el etlcargo de dirigir el Observatorio Aslronmicl) que se haba terminado de construr dos aos antes. Nada mejor para Ca/das que la direccin de este templo "primero que a Uran" se levantaba etJ el nuevo mundo", el ms cercano de las estrellas, por la altura de nuestra altiplanicie y el mejor situado de todos por su proximidad a la lnea equinoccional.

    El 3 de enero de 1808 public el primer nmero del "Semana-rio", peridico que l fund en el cual reuni la mejor colaboracin de aquella poca y donde aparecieron sus ms importantes escri

    -6-

  • tos. A la muerte de Mutis qued encargado de la parte astronmica de la Expedicin.

    Esa poca transcurrida en Santaf fue la ms feliz de su vida; pasaba los das en el Observatorio, entre libros e instrumentos cientficos, con la pluma en la mano; cuando el estado del cielo era propicio, apenas dorma con intranquilo sueo en un catre de camino. Un pariente inmediato y dos o tres amigos ntimos, inca-paces de abusar de su confianza, eran las nicas personas a quie-nes franqueaba sin disgt~sto la entrada de aquella su habitual residencia.

    Por ese tiempo fue nombrado Catedrtico de Matemticas Elementales en el Colegio del Rosario.

    En los albores de la independencia los patriotas se agrupaban en juntas polticas revolucionarias, de manera clandestina, para /(1 cual usaban el saln del Observatorio. Pero Caldas, abstrayndose de la poltica, present al Virrey A mar, el 9 de marzo de 1810, el primer folleto de sus "Memorias Cientficas", que eran en realidad la continuacin del clebre "Semanario". Las "Memorias" formar011 nueve entregas, habindose impreso la ltima a mediados de 1811, y en ella figura el parte de la batalla de Palac, momento en que Caldas abandon la pluma para ingresar como ingeniero en el

    'o e/erclto patrrota.

    El 20 de julio de 1810 tuvo parte decisiva en los incidentes que fueron la chispa que prendi el fuego de la independencia, y poco despus fue encargado conjuntamente con el doctor Joaqun Ca-macho para fundar un peridico llamado "Dimio Poltico de San-taf de Bogot", que fue en fealidad el primer peridico de l: Repblica. Era la voz que levantaba al nacer la nueva Nacin, el primer vagido de su independencia. A ll se escribi la historia del movimiento que dio en tierra con el Virreinato, se publicaron artculos sobre economa poltica, se refirieron noticias de la mar-cha de la revolucin. Fue tambin el rgano del Gobierno para dar a conocer los actos de la Junta Suprema. Mas Caldas, a pesar del torbellino patritico, no abandon sus quehaceres cientficos :\1 sigui publicando el "Semanario".

    Nombrado Nario el 19 de septiembre de 1811 como Presiden-te de CU1ldinamarca, uno de sus primeros actos fue la organizacin del Cuerpo de Ingenieros para los trabajos de topografa. Caldas fue el Capitn de ese Cuerpo y a su lado trabajaron el Teniente Jos M. Gutirrez y el Alfrez Luciano D'Elhuyar; todos ellos hicieron pla1Cos de caminos e itinerarios.

    -7-

  • Parti luego en /a expedicin de Baraya a reducir al dscolo Congreso de Tun;a, y el 12 de mayo de 1812 firm el acta desco-1wciendo a NaritlO y apoyando al Congreso. El 6 de octubre fue nombrado en Leiva como miembro de la Comisin Militar con el grado de Teniente Coronel.

    Acompa1l las tropas de Baraya hacia Santaf y luego de la derrota de enero de 1813 parti para Antioquia donde fue acogido cariosamente por el dictador don Juan del Corral, quien le nom-br como director de fbricas e ingeniero general, y le confiri el empleo efectivo de Coronel.

    Instal fm molino de plvo1-a en un edificio inmediato a la nitrera; estableci tina fbrica para fundicin y taladro de fusiles; mont unas mquinas de acutiar monedas, y tambin fund el primer curso de estudios de la Academia de Ingenieros en Mede-l/n, en octubre de 1814.

    El Gobierno General establecido en Bogot a principios de 1815 lo llam con instancia pam que crease una Escuela Militar, para levantar puentes en las llanuras inmediatas a la capital y para montar en ellas bateras y abrir fosas.

    A mediados de 1816, ante la imninencia de la reconquista, fue enviado a prestar servicios en el ejrcito del norte y a fortificar los caminos de Guanacos y del Quindo. Poco despus de la bata-lla de la Cuchilla del Tambo cay en poder de los espaoles, quie-nes lo trasladaron preso a Santaf y tras un juicio sumario fue fusilado el 29 de octubre de 1816 en compaa de Jos Mig"p/ Montalvo, Francisco Antonio Vlloa y Miguel Buch.

    Caldas fue el verdadero precurSOI' de la ingeniera nacional. Crticamente hablando y desde un punto de vista estrictamente cientfico, no pf,ede considerarse como un genio analtico; sus matemticas son poco profundas, y carece en sus escritos de la precisin del anlisis lgico tlecesario para alcanzar verdaderas conquistas en el ramo de las matemticas puras. Empero, qu intuicin la st,ya! Genio esencialmente intuitivo fue, ante todo, un fsico, en el sentido estricto de la palabra; y como tal es un modelo. As, si se le considera a travs de las pginas de su "Memoria" sobre la presin atmosfrica y el agua hirviendo, se revela provisto de todas las condiciones necesarias para efectuar grandes descu-brimie1ltos en el campo de la experiencia, al seguir guiado por su intuicin maravillosa, U1l camino lleno de luz, tal como lo hizo A mpere al descubrir los fundamentos del electromagnetismo.

    -8-

  • y hay que agregar, en su caso, a la intuicin admirable que lo guiaba en sus investigaciones, la destreza manual que le permita fabricar por s solo sus propios instrumentos. Si l hubiera carecidv de esta preciosa facultad, de nada le habra servido su genio intui-tivo, pues no tuvo la suerte de nacer en tln pas de recursos mec-"icos e industriales que le permitierall ordenar la fabricaci ~1 perfecta de los instrumentos que iba necesita11do etl sus experien-cias. Como l mismo lo decia, forzosamente tuvo que ser su propio artfice, su propio creador de cuanto 1Jecesit, ya que en este medir colonial JI o/rasado todo haba de faltarle.

    Pero, suceso providencial, precisame1/te por esta circunstancio adversa, inve1Jt el hipsmetro. / Qu admirable intuicin la suy.'1, que lo condujo al tratar