EL NACIONALISMO LOPIZTA PARAGUAYO

  • View
    219

  • Download
    3

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

Text of EL NACIONALISMO LOPIZTA PARAGUAYO

  • Francisco F. Monteoliva Doratioto

    El profesor brasileo Francisco Doratioto es graduado en Historia por la Universidad de San Pablo y doctor en relaciones interna-cionales, dentro de esta disciplina, por la Universidad de Brasilia. Vivi durante tres aos en Paraguay, lo que supuso su acerca-miento a la evolucin histrica del pas y a la investigacin de la memoria de la Guerra de la Triple Alianza. De esta investigacin surgieron sus obras dedicadas a la Guerra Grande, con una visin cientfica muy dife-rente a la que generalmente ha venido con-siderndose como vlida. Prueba de su afn erudito son sus libros La guerra del Para-guay y Maldita Guerra, su ltimo y muy co-mentado trabajo, donde nos ofrece su inter-pretacin a travs del proceso histrico regional, rechazando la tesis de la responsa-bilidad absoluta del imperialismo ingls en el conflicto, entre otras ideas que demuestra a lo largo de su ya amplia bibliografa.

    EL NACIONALISMO LOPIZTA PARAGUAYO

    FRANCISCO FERNANDO MONTEOLIVA DORATIOTO

    I CUNNINGHAME GRAHAM, Robert Bontine. Retrato de un di-tador; Francisco Solano Lpez 1865-1870). Buenos Aires: n-ter-Americana, 1943.

    PASTORE, Carlos. La lucha por la tierra en el Paraguay. Monte-video: Antequera, 1972, pp. 148-150.

    El nacionalismo lopizta paraguayo FRANCISCO F. MONTEOLIVA

    DORATIOTO

    El nacionalismo paraguayo, predominante durante el siglo XX, se confunde con la exal-tacin de la figura de Francisco Solano Lpez. Ese nacionalismo domin el mundo poltico y cultural paraguayo, distinguindose a menudo por la apologa del autoritarismo militarista y estatista y por la xenofobia.

    En marzo de 1870, las tropas brasileas mataron a Solano Lpez en Cerro Cora, lo cual puso fin a la guerra entre la Triple Alian-za y el Paraguay (1865-1870). Hasta fines del siglo XIX, no se dudaba en calificar de dicta-dor al que haba sostenido una guerra de su pas contra vecinos ms poderosos. En Retra-to de un dictador: Francisco Solano Lpez1, Robert Bontine Cunninghame Graham relata su viaje al Paraguay en 1871 y el odio de los supervivientes hacia Lpez.

    Hacia fines del siglo XIX, Paraguay era pauprrimo, falto de autoestima y carente de hroes paradigmticos. Haba triunfado la ideologa liberal, cuyos seguidores desprecia-ban el pasado desptico y a los antiguos gobernantes. En aquel entonces, empezaba a sobresalir una generacin de estudiantes uni-versitarios y bachilleres. Era un grupo peque-o y concentrado en Asuncin, que anhelaba la construccin de un sociedad mejor, aunque no dispona de un pensamiento capaz de recuperar la autoestima nacional y a la vez encontrar la solucin para una realidad mise-rable. Esos jvenes buscaban hroes que encarnaran los valores, supuestos o verdade-ros, de la nacionalidad paraguaya. La educa-cin liberal no les ofreca sino la denuncia de los antihroes que gobernaron el pas como dictadores hasta 1870.

    Esas circunstancias viabilizaron el naci-miento en el Paraguay del revisionismo hist-rico de la figura de Solano Lpez, tambin co-nocido por lopizmo. Ese movimiento tena por objeto transformar la imagen de Solano Lpez de dictador responsable por el estalli-do de una guerra desastrosa para su pas en hroe valeroso y patritico y vctima de la agresin de la Triple Alianza.

    Si bien es cierto que el revisionismo hist-rico lopizta llen un vaco ideolgico en Pa-raguay, otro fue el motivo de su presentacin en la sociedad paraguaya. Al llegar a Paraguay a fines de la dcada de 1850, Elisa Lynch, com-paera de Solano Lpez, no tena recursos. Durante la guerra, ella compr tierras de gran extensin y varios bienes races urbanos. Aun-que se dio a conocer la versin de compra, la verdad es que el gobierno paraguayo le rega-l 33.175 kilmetros cuadrados del territorio que era objeto de litigio con Brasil; 4.375 en-tre los ros Bermejo y Pilcomayo, rea reco-nocida como argentina en la posguerra y 135.000 en la regin oriental de Paraguay. Adems, Lynch compr 29 bienes inmuebles, de los cuales 27 se ubicaban en Asuncin2. El enriquecimiento inmobiliario de madame Lynch, como la llamaban los paraguayos por aquel entonces, fue posible porque el estado paraguayo era prcticamente un feudo de la familia Lpez.

    En diciembre de 1868, Solano Lpez de-clar a Elisa Lynch su heredera universal. Al volver a Europa despus de la guerra, Lynch qued en la pobreza tras el despilfarro de la herencia en Pars, donde pas a vivir, y en via-je al cercano oriente. Empobrecida, Elisa

  • Lynch intent, en 1885, tomar posesin de las tierras que le haban sido transferidas. Debido a los tratados de lmites firmados en la pos-guerra, las tierras haban sido repartidas entre Paraguay, Argentina y Brasil. En virtud de la dificultad para alcanzar su objetivo, ella trans-firi sus supuestos derechos a su hijo mayor, Enrique Venancio Solano Lpez. Sin embar-go, tales derechos no han sido reconocidos por las autoridades judiciales de esos pases.

    La denegacin por parte de las autoridades judiciales paraguayas tena el respaldo legal de tres decretos dictados por el poder ejecutivo entre 1869 y 1870. Se haba declarado a Sola-no Lpez traidor de la patria y proscrito. Sus bienes y los de sus parientes fueron embarga-dos, incluso los de la concubina Elisa Lynch por el origen bastardo y ilegtimo (sic). Los bienes del ex dictador fueron transferidos al estado. Las propiedades de Elisa Lynch, ante-riores a las donaciones o compras de la etapa final de la guerra, fueron embargadas. Al aprobar los tres decretos, el poder legislativo paraguayo bloque estratagemas jurdicas de las que podran valerse sus herederos para re-clamar esas propiedades.

    Enrique Venancio Solano Lpez procur, entonces, alejar los obstculos legales para in-tentar cambiar el fallo de la justicia paraguaya contrario a su pretensin de recibir los bienes de los cuales sus padres se haban adueado. Ese es el hecho que explica el nacimiento del revisionismo lopizta que vincul el naciona-lismo a Francisco Solano Lpez. Un informe sobre la situacin poltica del Paraguay, ela-borado en 1931 por la Legacin brasilea en Asuncin, saca a la luz el nacimiento del revi-sionismo lopizta y explica la transformacin de Juan Emiliano O'Leary de crtico en pane-girista de Solano Lpez. O'Leary fue el inte-lectual impulsor del nacimiento del revisio-nismo para recuperar la memoria del fallecido dictador, retratndolo como hroe. O'Leary fue tan exitoso en la tarea de reivin-dicar esa recuperacin que le apodaron El Reivindicador.

    El informe diplomtico brasileo asevera que los herederos de Solano Lpez, interesa-dos en recuperar sus bienes, se pusieron de acuerdo con los paraguayos influyentes con miras a lograr la revocacin del decreto de 1869 y recobrar sus derechos civiles. Una vez que se alcanzara tal objetivo y se creara un am-biente poltico favorable, sera posible contra-

    Ruinas de Humait (Foto de archivo

    rrestar los obstculos jur-dicos para que los descen-dientes de Solano Lpez y Elisa Lynch lograran la de-volucin de las propieda-des y bienes que pertene-can a su padres. El seor O'Leary se puso a defen-der los intereses lopiztas inconfesables de dinero y se mantuvo en ello al darse cuenta que podra obtener prestigio y sacar provecho material3.

    Cecilio Bez, escritor y poltico liberal paraguayo, sintetiz, en aquel entonces, el carcter del movimiento de recuperacin de la imagen de Solano Lpez: Es simplemente una empresa mercantil, de ganancia, en la que creen los hijos de Linch (sic) que adulan a los poderosos4.

    La ideologa lopizta no solamente defen-di el rol histrico de Francisco Solano Lpez, sino tambin de los gobernantes auto-crticos que le antecedieron: Jos Gaspar Rodrguez de Francia y Carlos Antonio Lpez. Esa ideologa se opona a los valores defendidos por el partido liberal, el cual se re-sista a aceptar los valores tradicionales de la sociedad paraguaya y tena los ojos puestos en el cosmopolitismo de Buenos Aires. La mo-dernidad de los liberales se opona al perfil ru-ral del Partido Colorado, cuyo lder principal, el general Benardino Caballero, haba peleado en la guerra de 1865-70 como hombre allega-do a Solano Lpez. Los colorados se crean nacionalistas y acusaban a los liberales de re-flejar valores extranjeros. Para los colorados, los liberales eran legionarios, es decir, miembros de la Legin Paraguaya, la pequea fuerza militar de exiliados paraguayos que haba peleado al lado de los aliados contra Lpez.

    A principios del siglo XX, el ambiente intelectual paraguayo era dominado por un in-transigente nacionalismo lopizta que no acep-taba crticas. Ese era el tema de los intelectua-les paraguayos de aquella poca, de la Generacin de 1900, responsables por trabajos histricos que en gran parte idealizaban la so-ciedad paraguaya de la poca autoritaria (1811-1870). No escriban cuentos ni novelas tampo-co. Ignacio., la primera novela paraguaya, fue escrita en 1905 por Jos Rodrguez Alcal, un

    Relatrio Poltico sobre o Para-guai (Confidencial), por Arthur dos Guimaraes Bastos, 2r Secre-tario da Legacao em Assuncao. Assuncao, 5 .10.1931. Arquivo Histrico do Ministerio das Relacoes Exteriores do Brasil (Rio de Janeiro), 201 -4-6.

    BEZ, Cecilio. La tirania de So-lano Lpez; su aspecto comer-cial en JUNTA PATRITICA PA-RAGUAYA. El mariscal Francisco Solano Lpez. Asuncin: Junta Patritica Paraguaya, 1926, p. 133.

    El nacionalismo lopizta paraguayo

    FRANCISCO F. MONTEOLIVA DORATIOTO

  • Locomotora. C.A. Lpi

    CASTRO, Claude. Historio y Fic-cin: Caballero de Cuido Rodr-guez Alcal. Asuncin: Editorial Don Bosco, 1997, pg. 39.

    GONZLEZ, Natalicio. El Para-guay Eterno. Asuncin: Cuader-nos Republicanos, 1986, pg. 113.

    7 HERKEN KRAUER, Juan Carlos; GIMNEZ DE HERKEN, Mara Isabel. Gran Bretaa y la guerra de la Triple Alianza. Asuncin: Editorial Arte Nuevo, 1982.

    El nacionalismo lopizta paraguayo

    FRANCISCO F. MONTEOLIVA DORATIOTO

    argentino que se haba es