Folleto Ordenacion Diaconal

  • View
    507

  • Download
    1

Embed Size (px)

Text of Folleto Ordenacion Diaconal

ESCUELA PA VICEPROVINCIA DE VENEZUELA

"De la misma manera que el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate de todos". Mateo 20, 28 ORDENACIN DIACONAL Melvin Jos Santos Colman De San Pedro

Parroquia San Jos de Calasanz Carora Edo. Lara 31 de Octubre de 2009

1

CANTO DE ENTRADA Vamos, Cantad! Vamos, Cantad, Cantemos en la paz de Mi Seor Jess. Y que el Amor De Dios se torne en Nuestras vidas luz. ES TAN BUENO ESTAR AQU JUNTOS CANTANDO AL SEOR, SOLTANDO NUESTRA VOZ Y AS EXALTAR UN DIOS DE AMOR (2) Vamos, Gozad, Gocemos en la paz de Mi Seor Jess. Y que el Amor De Dios se torne en Nuestras vidas luz. SALUDO INICIAL: (celebrante Mons. Ulises Gutirrez). S. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espritu Santo. A. Amn. S. El Dios de la esperanza, que por la accin del Espritu Santo nos colma con su alegra y con su paz, permanezca siempre con todos vosotros. A. Y con tu espritu. S. El que quiera servirme, que me siga, dice el Seor; y donde est yo, all tambin estar mi servidor. Jn 12,26. INTRODUCCIN (Tailo Arabia) ACTO PENITENCIAL S. Al comenzar esta celebracin eucarstica, pidamos a Dios que nos conceda la conversin de nuestros corazones; as obtendremos la reconciliacin y se acrecentar nuestra comunin con Dios y con nuestros hermanos. R. Perdn, Seor, Perdn. Lectores: 1.- Seor te pedimos perdn por olvidarnos de atender a las necesidades de los Vamos, Alabad, Alabemos en la paz de Mi Seor Jess. Y que el Amor De Dios se torne en Nuestras vidas luz. Vamos, Adorad, Adoremos en la paz de Mi Seor Jess. Y que el Amor De Dios se torne en Nuestras vidas luz.

nios y personas que no tienen tantas cosas como nosotros y lo pasan mal. Porque somos egostas y no compartimos lo que tenemosR. Perdn, Seor, Perdn. 2.- Te pedimos Seor perdn por que muchas veces nuestros sueos consisten

en buscar nuestra propia comodidad, en sentirnos a gusto, en ser servidos, en tener todo a mano y enseguida, en que nadie nos moleste Sin pensar en nuestros hermanoR. Perdn, Seor, Perdn.

2

3.- Seor te pedimos perdn por nuestro individualismo, al querer que todos piensen como yo, que lo nico importante son mis cosas, mi tiempo Sin pensar que no podemos vivir slo para nosotros mismos y que con esta actitud nos alejamos mas de ti. R. Perdn, Seor, Perdn. 4.- Seor, reconocemos que como catequistas no hemos sido buenos pastores

con los nios, no estamos atentos a sus necesidades, a esos mensajes silenciosos que sus rostros nos entregan, acallando sus clamores, no dejndolos ser nios.R. Perdn, Seor, Perdn. S. Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. A. Amn. Canto Penitencial: Seor ten piedad

Seor, ten piedad (bis) Cristo, ten piedad Por el que sufre en soledad Por el hambriento que no tiene un techo, Ni un trozo de pan, Por tantos nios en la calle Vagabundos sin hogar Por tantos pueblos arrasados Por la guerra, ten piedad Cristo ten piedad.

Ten piedad Seor (bis) Cristo ten piedad, tengamos piedad por el que sufre en soledad tengamos piedad por quien no acepta su verdad tengamos piedad por tantos nios sin hogar tengamos piedad (bis)

Canto Gloria

Gloria, gloria, a Dios en el cielo, Gloria Y en la tierra paz (bis) Paz a los hombres Que ama el Seor Te alabamos (bis) Te bendecimos (bis) Te adoramos (bis) Te glorificamos (bis) Te damos gracias Por tu inmensa gloria Seor Hijo unignito Jesucristo, Seor, Dios Cordero de Dios, hijo del Padre 3

T que quitas del mundo, el pecado del hombre Acoge, acoge Nuestras splicas T que ests en el cielo A la diestra del Padre Ten piedad Seor, piedad de nosotros Porque T slo eres santo (bis) T slo el Seor (bis) T solo el altsimo (bis), Jesucristo (bis), Con el Espritu Santo En la gloria de Dios Padre, Amn (bis) En la gloria de Dios Padre

T que quitas del mundo, el pecado del hombre Ten piedad Seor, piedad de nosotrosOracin colecta

Amn.

Oh Dios, que quisiste dar pastores a tu pueblo, derrama sobre tu Iglesia el espritu de piedad y fortaleza, que convierta a este siervo tuyo en digno ministro de tu altar y lo hagas testigo valiente y humilde de tu Evangelio. Por nuestro Seor Jesucristo. A.- Amn LITURGIA DE LA PALABRA 1 Lectura: Lectura del Libro de los Nmeros (11, 11b-12,14-17,24-25a) (Ana Esther)

En aquellos das, Moiss dijo al Seor: - Por qu haces cargar a tu siervo con todo este pueblo?He concebido yo todo este pueblo o le he dado a luz para que me digas: Coge en brazos a este pueblo, como una nodriza a la criatura, y llvalo a la tierra que promet a sus padres? Yo solo no puedo cargar con todo este pueblo, pues supera mis fuerzas. Si me vas a tratar as, ms vale que me hagas morir; concdeme este favor, y no tendr que pasar tales penas. El Seor respondi a Moiss: -Treme setenta ancianos de Israel que te conste que son ancianos al servicio del pueblo, llvalos a la tienda del encuentro y que esperen all contigo. Apartar una parte del espritu que posees y se lo pasar a ellos, para que se repartan contigo la carga del pueblo y no le tengas que llevar t solo. Moiss sali y comunic al pueblo las palabras del Seor. Despus reuni a los setenta ancianos y los coloco alrededor de la tienda. El Seor baj en la nube, habl con l y apartando algo del espritu que posea, se lo pas a los setenta ancianos. Al posarse sobre ellos el espritu, se pusieron a profetizar.Palabra de Dios. A. Te alabamos, Seor. Salmo Responsorial: Salmo 22 (Antfona cantada por Yelitza) R. El Seor es mi pastor, nada me falta.

El Seor es mi pastor, nada me falta: / en verdes praderas me hace recostar; / me conduce hacia fuentes tranquilas / y repara mis fuerzas. R. Me gua por el sendero justo, / por el honor de su nombre. / Aunque camine por caadas oscuras, / nada temo, porque t vas conmigo: / tu vara y tu cayado me sosiegan. R.

4

Preparas una mesa ante m, / enfrente de mis enemigos; / me unges la cabeza con perfume, / y mi copa rebosa. R. Tu bondad y tu misericordia me acompaan / todos los das de mi vida, / y habitar en la casa del Seor / por aos sin trmino. R.2 Lectura: Lectura del libro de los Hechos de los apstoles (6, 1-7b) (Olga de Santos)

En aquellas das, al crecer el nmero de los discpulos, los de la lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendan a sus viudas. Los Doce convocaron al grupo de los discpulos y les dijeron: -No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos de la administracin. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espritu y de sabidura, y los encargaremos de esta tarea: nosotros nos dedicaremos a la oracin y al ministerio de la palabra. La propuesta les pareci bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espritu Santo, a Felipe, Prcoro, Nicanor, Timn, Parmenas y Nicolas, proslito de Antioqua. Se los presentaron a los apstoles y ellos les impusieron las manos orando. La palabra de Dios iba cundiendo, y en Jerusaln creca mucho el nmero de discpulos.Palabra de Dios. A. Te alabamos, Seor. Canto Interleccional:

Canta aleluya al Seor (bis) Canta aleluya (bis) Canta aleluya al SeorEvangelio (Padre Oscar Len) S. Proclamacin del Santo Evangelio de Nuestro Seor Jesucristo segn San Lucas

E

(Lc 10, 1-9)

n aquel tiempo, design el Seor otros setenta y dos y los mand por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir l. Y les deca: -La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueo de la mies que mande obreros a su mies. Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengis a saludar a nadie por el camino. Cuando entris en una casa decid primero: Paz a esta casa. Y si all hay gente de paz, descansar sobre ellos vuestra paz; si no, volver a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andis cambiando de casa. Si entris en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: Esta cerca de vosotros el reino de DiosPalabra del Seor.

5

A. Gloria a ti, Seor Jess.

OrdenacinLedo el Evangelio, comienza la Ordenacin del dicono. El Obispo se sienta con mitra en la sede preparada. Monicin ( P. Edgar Romero):

En este momento damos inicio al rito de la Ordenacin Diaconal; el candidato ser llamado y presentado ante el Seor Obispo, quien en nombre de Cristo lo aceptar para el ministerio de los Diconos. Es la voz de la Iglesia quien llama. Es Cristo quien a travs del Obispo participa su ser y su misin a los que l mismo elige para el ministerio, para el servicio. Eleccin del candidato al diaconadoMinistro (P. Juan Alfonso Serra, Superior): Acrquese el que va a ser ordenado dicono: Melvin Jos Santos de San Pedro, religioso escolapio. Candidato: Presente. Y acercndose al Obispo hace una reverencia.

Peticin de la Ordenacin: Reverendsimo Padre, la Santa Madre Iglesia pide que ordenes de dicono a este hermano nuestro. El Obispo pregunta: Sabes si es digno? TESTIMONIO dado por Profesora Caterina Yamin.Interviene con unas palabras el Superior mayor P. Juan Alfonso Serra, y despus dice lo siguiente: Superior (P. Juan Alfonso Serra, Sch. P.):

Segn el parecer de quienes lo presentan, despus de consultar al pueblo cristiano, doy testimonio de que ha sido considerado digno.El Obispo: Con el auxilio de Dios y de Jesucristo, nuestro Salvador, elegimos a este hermano nuestro para el orden de los diconos. Todos dicen:

Demos Gracias a Dios

HOMILASeguidamente, estando todos sentados, el Obispo hace la homila, en la que, partiendo del texto de las lecturas proclamadas en la liturgia de la palabra, habla al pueblo y al elegido sobre el ministerio de los diconos.

Monicin de promesas al diaconado (P. Edgar R