of 33 /33
DIMENSIÓN PARA LA ANIMACIÓN BIBLICA DE LA PASTORAL DIMENSIÓN PARA LA ANIMACIÓN BIBLICA DE LA PASTORAL “En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios... y la Palabra se hizo carne” (Jn 1, 1.14)

Folleto Verbum Domini Final

Embed Size (px)

Citation preview

Page 1: Folleto Verbum Domini Final

DIMENSIÓN PARA LA ANIMACIÓN BIBLICA DE LA PASTORALDIMENSIÓN PARA LA ANIMACIÓN BIBLICA DE LA PASTORAL

“En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era

Dios... y la Palabra se hizo carne”

(Jn 1, 1.14)

Page 2: Folleto Verbum Domini Final

Además, al principio, se podrá encontrar un esquema de entronización de la Sagrada Escritura.

1

Page 3: Folleto Verbum Domini Final

CELEBRACIÓN DE ENTRONIZACIÓN DE LA BIBLIA

PROCESIÓN CON LA BIBLIA

Guía: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Todos: Amén

Guía: Vamos ahora a entronizar la Sagrada Escritura. Entronizar significa

“poner en el Trono”. Entronizar la Sagrada Escritura significa que

vamos a poner el Libro Santo en el lugar de más honor: en el

corazón. Pero los cristianos no seguimos o adoramos un libro por

más santo que sea: seguimos, más bien, a una Persona, a Cristo

que nos habla por las palabras de la Escritura. Entronizar la Biblia es

sintonizar la frecuencia de Cristo. “No hay propiedad más grande

que esta: abrir de nuevo al hombre de hoy el acceso a Dios, al Dios

que habla y nos comunica su amor para que tengamos vida

abundante” (VD 2). Además nos dirige las mismas palabras que a

Zaqueo: “Zaqueo, baja enseguida, porque hoy tengo que

hospedarme en tu casa” (Lc 19,5).

Comencemos nuestro rito de entronización con el Cantando:

“Señor, ¿a quién iremos?”.

Canto: Señor, ¿a quién iremos?

Señor, ¿a quién iremos?

Tú tienes palabras de vida.

Nosotros hemos creído,

Que tú eres el Hijo de Dios (2).

(Mientras se canta, avanza por el centro del lugar de reunión un mistro

llevando en alto la Biblia; se detiene al llegar adelante, mientras el Guía y

los participantes hacen el primer responso).

PRIMER RESPONSO:

Guía: La Sagrada Escritura es especial porque es la Palabra de Dios: Toda

Escritura ha sido inspirada por Dios, y es útil para enseñar, para

persuadir, para corregir, para educar, en la rectitud, a fin de que el

hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer el bien”

(“Tm 3,16-17).

Todos: La Sagrada Escritura es especial porque está inspirada por el Espíritu

Santo: “”n relación con esto, sepan que ninguna profecía de la

Escritura puede ser interpretada por cuenta propia, pues ninguna

profecía procede de la voluntad humana, sino que, impulsados por el

Espíritu Santo, algunos hombres hablaron de parte de Dios” (2Pe

1,20-21).

Guía: La Sagrada Escritura es especial porque es también verdadera

palabra de hombre: “ Dios habla en la Escritura por medio de

hombres y en lenguaje humano (DV 12). La Palabra de Dios se

encarnó en el lenguaje y en las lenguas de los hombres en la Biblia.

Todos: “Es necesario, pues, redescubrir cada vez más la urgencia y la

belleza de anunciar la Palabra para que llegue el Reino de Dios,

predicado por Cristo mismo” (VD 93).

(El ministro sube al estrado y entrega la Biblia al Guía, el cual l toma y la

presenta a los participantes mientras se dice el segundo responso).

SEGUNDO RESPONSO:

Guía: Esta es la Palabra de Dios

Todos: Creo en la Palabra de Dios que es luz para mi camino.

Guía: ¿Quién es esta Palabra?

Todos: La Palabra de Dios aparece aquí como una fuerza e, incluso

y más todavía, como una Persona… Es la Palabra que viene del Padre

y vuelve a Él: ¿Es Cristo!

Guía: ¿Qué va a suceder?

Todos: Lo que la misma palabra nos dice: al ser pronunciada hoy, va a

“empapar”, a “fecundar” y a “hacer germinar” algo en el corazón de

cada uno de los presentes. Cristo habla en las palabras de la Escritura

y si encuentra un corazón abierto: “empapa”, “fecunda”, y “hace

germinar” frutos de conversión. La Palabra de Dios es tan eficaz que

basta con que sea pronunciada para que obre y deje algo, si

encuentra un oyente atento, una tierra dispuesta: “No regresará a

mí vacía, sino que cumplirá mi voluntad y llevará a cabo mi encargo”,

dice el Señor.

Guía: ¿Cuál es el tema y el contenido de la Biblia?

Todos: El tema y el contenido de la Biblia es Cristo. Él mismo nos dice:

“Estudian las Escrituras, pensando encontrar en ellas vida eterna;

pues bien, también las Escrituras hablan de mí; y a pesar de ello,

ustedes no quieren aceptarme para tener vida” (Jn 5,39-40).

2 3

Page 4: Folleto Verbum Domini Final

PRIMERA PARTE

“VERBUM DEI”

“En el principio ya existía la Palabra, y la

Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra

era Dios... y la Palabra se hizo carne”

(Jn1, 1.14)

Guía: ¿Por qué es provechosa y saludable la Palabra de Dios?

Todos: Porque la Palabra de Dios es poderosa, porque la Palabra de Dios

empapa con sólo ser pronunciada, porque la Palabra de Dios es viva,

eficaz y penetrante, porque la Palabra de Dios ha sido inspirada por

el Espíritu Santo y escrita en lenguaje humano.

Canto: “Tu Palabra me da vida”

Tu Palabra me da vida,

Confío en Ti, Señor.

Tu Palabra es eterna,

en ella esperaré (2).

(Al terminar el segundo responso y mientras se entona el canto, el Guía

entroniza la Biblia en el lugar previamente preparado para dicho evento).

TERCER RESPONSO:

Guía: Gracias, Señor, porque movido por tu gran amor has querido

revelarte y hablar a los hombres como amigo.

Todos: Gracias, Señor, porque la Sagrada Escritura ha sido puesta por

escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo.

Guía: Gracias, Señor, porque en la Sagrada Escritura nos hablas por medio

de hombres y en lenguaje humano.

Todos: Gracias, Señor, porque has confiado al Magisterio de la Iglesia el

oficio de interpretar auténticamente la Escritura.

Guía: Gracias, Señor, porque la Iglesia siempre ha venerado la Sagrada

Escritura como lo ha hecho con el Cuerpo de Cristo.

Todos: Gracias, Señor, porque en Jesucristo, la Palabra hecha carne nos

sigue hablando hoy la Iglesia, especialmente en la Asamblea

Dominical.

Guía: Gracias, Señor, porque donde dos o más se reúnen en tu nombre allí

estás tú en medio de ellos.

Todos: te damos gracias, Señor. Te damos gracias, Señor. Te damos gracias,

Señor.

4 5

Page 5: Folleto Verbum Domini Final

VER

En un mundo tan “comunicado” como el nuestro con teléfonos celulares, internet, y muchos canales de televisión parece que nos escuchamos con rapidez y naturalidad, pero poco escuchamos a Dios. Y más aún, realmente ¿creemos que Dios nos habla?, ¿que Dios es real? Y ¿que podemos tener una plática con Él como con nuestros mejores amigos?

- Invitar a los participantes a contestar personalmente las siguientes preguntas.

- Al terminar, compartir en grupo.

1. ¿Te has dado la oportunidad de escuchar a Dios? 2. ¿De qué manera lo has escuchado? ¿En los acontecimientos de tu

historia personal, en la naturaleza, en su Palabra, en la misa? Describe brevemente tu experiencia.

3. ¿Entiendes la Palabra de Dios?4. ¿Qué te dice Dios a través de su Palabra que es Jesús?5. ¿Has tenido la experiencia del silencio de Dios? ¿Cómo lo has

interpretado?

PENSAR

Lee el siguiente resumen y reflexiona en el esquema gráfico que te presentamos. El diálogo ha sido parte integrante de la vida divina desde siempre. La Trinidad Santísimase nos ha dado a conocer en un diálogo de amory nos invita a participar en él. El hombre creado a imagen y semejanza de Dios puede comprenderse a sí mismo sólo entrando en este diálogo. Quien escucha y conoce la Palabra de Dios, valora los dones recibidos del Creador y conoce también el sentido pleno de cada criatura y en Dios pone su esperanza (Cf. VD 6).

EL DIOS QUE HABLA

Dios es Amor y como Amor habla a los hombres como amigos

(Cf. 1 Jn 4,16; DV 2).

6 7

Page 6: Folleto Verbum Domini Final

La resurrección manifiesta que Cristo, Palabra de Dios encarnada y crucificada resucita para ser Señor de todo y para convertirse en luz definitiva en nuestro camino. Viviendo por él y con él, podemos vivir en la luz. En su misterio pascual se cumplen las Escrituras(Cf. 1Cor 15, 3-4). De él, la historia recibe su verdadero sentido. Él viene entonces a dar unidad a la creación y a la nueva creación y a toda la historia de la salvación. En la “sinfonía” de la creación, Cristo es el “solo”, tan importante, que viene a darle significado a toda la obra “sinfónica” de Dios (Cf.VD 11-13). Por eso, Cristo es el “primero y el último” (Ap 1,17), el que ha dado sentido definitivo a toda la creación y a la historia. Ante este misterio, estamos llamados a vivir en el ritmo escatológico de la Palabra (Cf. VD 14), porque siendo Jesús la revelación definitiva de Dios no hay que esperar otra. Por eso, las revelaciones privadas, no completan aquella, sino que ayudan a vivirla plenamente. El criterio de verdad de las revelaciones privadas es su orientación al misterio de Cristo (Cf. VD 14).

En el dinamismo de la revelación divina, está presente también el Espíritu Santo. Junto con el Hijo, son ambos “las dos manos del Padre” (Ireneo de Lyon). El Espíritu actúa en la encarnación de Cristo (Cf. Mt 1,8; Lc 1,35), al inicio de su misión pública (Mt 3,16), en su predicación(Cf. Lc 10,21), al ofrecerse en sacrificio (Cf. Hb 9,14), al enviar a la misión a los suyos (Cf. Jn 20,21 Hch 2,1-4;14,26;16,13) e inspira a los autores de la Sagrada Escritura. La Palabra de Dios se expresa entonces en palabras humanas gracias a la acción del Espíritu Santo. Él mismo actúa en el corazón del creyente para que comprenda las palabras del Señor contenidas en la Sagrada Escritura. Este aspecto es siempre puesto de relieve por los grandes escritores de la Iglesia(Cf.VD 15-16).

Gracias a la acción del Espíritu Santo y bajo la guía del Magisterio, la Iglesia, a quien fue dada y entregada la Palabra divina, transmite a todas las generaciones todo cuanto ha sido revelado en Cristo, de tal manera que el anuncio de la salvación se comunique eficazmente siempre y en todas partes. La Dei Verbum del Concilio Vaticano II recuerda, por ello, el origen apostólico de la Tradición, la cual es esencial para que crezca la comprensión de la verdad revelada en las Escrituras como Palabra de Dios. De ahí que es necesario educar al pueblo de Dios para acercarse a la Sagrada Escritura en relación con la Tradición viva de la Iglesia reconociendo en ellas la misma Palabra de Dios (Cf.VD 17-18).

La Sagrada Escritura es palabra de Dios por haber sido escrita bajo la inspiración del Espíritu Santo. Esto es decisivo para una adecuada hermenéutica de la Sagrada Escritura. Al concepto de inspiración está muy unido el de la verdad de la Sagrada Escritura, ya que el proceso de la inspiración lleva a una mayor comprensión de la verdad contenida en los libros sagrados. Son dos conceptos clave en la hermenéutica bíblica. La Iglesia ve la necesidad de profundizar en la verdad y en la inspiración de las Sagradas Escrituras y educar al pueblo de Dios en su relación con la Palabra (Cf.VD 19).

Pero, al referirnos a la Palabra de Dios se debe considerar primero la analogía de la Palabra de Dios. Esto indica que es una única la Palabra que se expresa a “varias voces”: Hijo único de Dios, Jesucristo, la naturaleza, historia de la salvación, Tradición y Sagrada Escritura , y Jesús es el “solo” de la sinfonía. La Escritura se cumple en Él. Jesús es la Palabra de Dios hecha carne, que muere y resucita, es la Palabra que por ser divina, debe ser proclamada, escuchada, leída, acogida y vivida en el seno de la Tradición Apostólica, que la Iglesia por la teología busca constantemente entender y explicar (Cf.VD 7).

De ahí, la Palabra es fundamento de toda la creación. Por medio de ella se hizo todo. Así lo afirma la tradición bíblica: Jn 1,3; Col 1,16; Hb 11,3. Dios ofrece a los hombres en la creación un testimonio perenne de sí mismo. Toda realidad expresa este misterio: Sal 19,2; Sal 33,6.9; La Escritura nos invita a conocer al Creador observando la creación.Los padres griegos nos dicen que toda creatura es palabra de Dios en cuanto que proclama a Dios(Cf.VD 8). La creación es el lugar donde se desarrolla la historia de amor entre Dios y su creatura y la salvación del hombre es el motivo de todo, porque el hombre en la creación tiene posición única y singular (Gn 1,27) y ha recibido dones preciosos de parte del Creador: valor del propio cuerpo, el don de la razón, la libertad y la conciencia. En ellos encontramos la “ley natural” cuyo principio es que el hombre está llamado a hacer el bien y evitar el mal. Está inscrita en el corazón (Cf. Rm 2,15;7,23) y es asumida en el Evangelio por Jesús que dio a los hombres la ley nueva, la Ley del Evangelio (Cf. DV 9).

Quien conoce la Palabra divina conoce plenamente el sentido de cada creatura. Por eso, el hombre debe construir su propia vida sobre el sólido cimiento de la Palabra, ya que el Verbo de Dios es fundamento de todo. En efecto, la Palabra de Dios es estable y permanece para siempre. A eso se le llama realismo de la Palabra (Cf. VD 10).

Se desprende de aquí, entonces, una cristología de la Palabra. El Antiguo Testamento nosmuestra que Dios comunica su Palabra en la historia, de modo que Israel fue comprendiendo la manera de obrar de Dios al escuchar su Palabra por medio de los profetas. Más Dios quiso comunicarse en la persona de su Hijo, Palabra eterna hecha carne que vino a habitar entre nosotros (Cf. Jn 1,14).La fe de la Iglesia testifica que la Palabra eterna de Dios se hizo uno de nosotros. La Palabra divina se expresa verdaderamente con palabras humanas. La tradición patrística afirma que el Verbo se ha abreviado, ya que al hacerse niño está a nuestro alcance. La Palabra tiene un rostro, Jesús de Nazaret. En cada momento realiza Jesús la voluntad de su Padre comunicándonos sus palabras (Cf. Jn 17, 8), hasta que enmudece al subir a la cruz, después de comunicar todo lo que tenía que comunicar.

8 9

Page 7: Folleto Verbum Domini Final

ACTUAR

Dios siempre se ha comunicadocon el hombre desde el inicio de su creación, y se comunica contigo personalmente, porque quiere para ti la salvación, llevarte a su Reino. Sólo necesitas creer en El, abrir tu mente y tu corazón para escuchar lo que te dice, y sentir que loqueÉlhace es solamente por amor, por eso dio su vida por ti.

Dividir el grupo en equipos para contestar las siguientes preguntas1. ¿Qué meenseña la Palabra que hemos reflexionado?2. ¿Cómo puedo mostrar que la he escuchado?3. Si es posible hacer una representación de la segunda respuesta.

CELEBRAR

Propiciar un espacio de silencio para escuchar a Dios que nos habla en su Palabra:- Lee en silencio- Escoge una frase - Repítela en tu interior varias veces - Vacíate y quédate en silencio permitiendo que resuene en tu interior- Contempla lo que pasa

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia el firmamento; el día al día comunica el mensaje, y la noche a la noche transmite la noticia” (Sal 19,2-3).

“Y nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene, y hemos creído en él. Dios es Amor y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él” (I Jn 4,16).

“Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir” (Jn 16,13).

Si es posible, poner una música de fondo para este momento.

Terminar cantando “Tu Palabra me da vida”…

De toda la historia de la salvación,Dios, que es la fuente, se manifiesta como Padre en su Hijo, la Palabra hecha carne (Cf. Jn 1,14), hasta entregarnos por medio de su Hijo al Espíritu Santo que nos guía “hasta la verdad plena”(Jn 16, 13). Como pone de manifiesto la experiencia de la cruz de Cristo, Dios sigue hablándonos por medio de su silencio. El hombre, después de haber escuchado y reconocido la Palabra de Dios ha de enfrentarse también con su silencio. Éste prolonga sus palabras precedentes. El silencio es una expresión importante de la Palabra de Dios (Cf. VD 20-21)

10 11

Page 8: Folleto Verbum Domini Final

Aquella velada pasó como un sueño. Creía que conocía bien a aquellos viejos amigos y, de pronto, con ocasión de las bodas de oro, junto a ellos y al mismo tiempo que ellos, descubría el sentido de su vida. Todas aquellas fotografías, aquellos papeles, eran algo vulgar, sin valor alguno. Sin embargo resultaban inapreciables: no eran simples objetos, sino toda una vida que se había hecho manifiesta. Cada uno de aquellos humildes objetos ocupaba su lugar en una historia, tejiendo su sentido.

1. ¿De qué habla la parábola?2. ¿Qué enseñanza me deja?3. ¿Un libro cerrado me puede enriquecer? Ouna historia que no

conozco ¿me puede transformar? ¿Qué se necesita para que el libro me enriquezca y la historia me trasforme?

4. ¿He conocido realmente a Dios? ¿Le he respondido? ¿Cómo?

PENSAR

Lee el siguiente resumen y reflexiona en el esquema gráfico que te presentamos.

Dios, con su Palabra, llama al hombre a hacer una Alianza con Él. El hombre, destinatario de la Palabra, responde a este llamado entrando en diálogo de amor mediante una respuesta libre. Dios nos ha hecho capaces de escuchar y responder a la Palabra divina. Estamos llamados a ser transformados por Cristo, como un regalo de su amor (Cf. VD 22).

Al dialogar con Dios nos comprendemos, encontramos respuestas a las cuestiones más profundas de nuestro corazón y se nos ofrece la salvación integral a cada uno, en todos los tiempos. Sólo Dios responde a la sed que hay en el corazón del ser humano. Jesús es quien nos da vida en abundancia (Cf. Jn 10,10). La Iglesia debe mostrar que Dios escucha la necesidad del hombre y su clamor (Cf. VD 23).

Además, el Dios que nos habla, nos enseña a hablar con Él. En el libro de los Salmos se nos ofrecen las palabras con que podemos dirigirnos a Él, palabras para expresar con sabiduría todos nuestros sentimientos (gozo, dolor, angustia, esperanza, temor y ansiedad). En los Salmos, la palabra del hombre se hace Palabra de Dios, convirtiendo toda la existencia del hombre en diálogo con Dios (Cf. VD 24). En este diálogo, la fe es la respuesta más propia del hombre a Dios. Se requiere abrir la mente y el corazón a la acción del Espíritu Santo que nos hace comprender la Palabra de Dios presente en la Escritura. La fe es el encuentro con una Persona, Cristo, presente en la historia y en la Iglesia (Cf. VD 25).

Pero, si no aceptamos el diálogo con Dios, pecamos al no aceptar que Cristo con su muerte nos abrió el camino de la salvación. En efecto, el pecado consiste en no prestar oído a la Palabra, como ruptura del diálogo con Dios. Los fieles deben aprender a reconocer en esta ruptura, la raíz del pecado (Cf. VD 26).

RESPUESTA DEL HOMBRE AL DIOS QUE HABLA

“Dijo María: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38).

VER

Cada uno de nosotros somos destinatarios de la Palabra y somos llamados a entrar en diálogo con Dios a través de una respuesta libre.

Lee con atención la siguiente Parábola de las bodas de oro.

“Cuando llegué esa tarde a su casa, estaban solos; ya se habían marchado sus hijos…

“Me parecía que conocía muy bien aquellos viejos amigos de siempre: personas sencillas que habían vivido juntos durante medio siglo, en medio de alegrías y dificultades. Pero aquella noche los descubrí con unos ojos nuevos, porque me abrieron su Tesoro: una sencilla caja de cartón en donde había de todo. Fotografías: la foto familiar, la primera comunión y la boda de los hijos. Tarjetas postales, de todo tipo, algunas descoloridas y medio rotas, porque él las había guardado en su mochila durante la guerra. Me las iban comentando, explicando… Y aquellos pobres clichés se convertían en testigos dolorosos o alegres de un momento de vida.

“Iba brotando de nuevo toda su vida de aquellos papeles familiares: la genealogía familiar, un contrato, las cartas del noviazgo, las oraciones, el sermón de su matrimonio, unos versos…

12 13

Page 9: Folleto Verbum Domini Final

ACTUAR

Con frecuencia podemos pensar que conocer a Dios es saber muchas cosas sobre El,pero más que saber, es tener la experiencia de haberlo encontrado y reconocerlo presente a lo largo de nuestra vida.

1. ¿Cómo es mi respuesta a Dios, a través de la fe y oración como camino de luz?¿O cerrándome a escucharlo en un camino de oscuridad?

2. ¿Qué acciones de mi vida manifiestan mi cercanía o lejanía de Dios?3. ¿Qué puedo hacer para responder a lo que Dios me dice?

CELEBRAR - De la siguiente oración subraya la frase que exprese tu compromiso- Espontáneamente compartirla en grupo- Terminamos diciendo Juntos la oración: Señora del Silencio

En ti resplandecen la madurez humanay la elegancia espiritual. Eres señora de ti misma antes de ser señora nuestra.

No existe dispersión en ti.En un acto simple y total, tu alma, toda inmóvil, está paralizada e identificada con el Señor.Estás dentro de Dios y Dios dentro de ti.El Misterio Total te envuelve y te penetra,te posee, ocupa e integra todo tu ser.

Parece que todo quedó paralizado en ti,todo se identificó contigo: el tiempo, el espacio, la palabra, la música, el silencio, la mujer, Dios.Todo quedó asumido en ti, y divinizado.

Jamás se vio estampa humana de tanta dulzura,ni se volverá a ver en la tierra mujer tan inefablemente evocadora. Sin embargo, tu silencio no es ausenciasino presencia. Estás abismada en el Señor,y al mismo tiempo, atenta a los hermanos, como en Caná.Nunca la comunicación es tan profundacomo cuando no se dice nada, y nunca el silencio es tan elocuentecomo cuando nada se comunica. Haznos comprender que el silencio no es desinterés por los hermanossino fuente de energía e irradiación;no es repliegue sino despliegue, y que, para derramarse, es necesario cargarse.

El mundo se ahoga en el mar de la dispersión, y no es posible amar a los hermanoscon un corazón disperso. Haznos comprender que el apostolado, sin silencio, es alienación; y que el silencio,sin apostolado,es comodidad.

Envuélvenos en el manto de tu silencio,y comunícanos la fortaleza de tu Fe, la altura de tu Esperanza, y la profundidad de tu Amor.

Quédate con los que quedany vente con los que nos vamos.¡Oh Madre admirable del Silencio!

SEÑORA DEL SILENCIOMadre del Silencio y de la Humildad,Tú vives perdida y encontrada en el mar sin fondo del Misterio del Señor.

Eres disponibilidad y receptividad. Eres fecundidad y plenitud. Eres atención y solicitud por los hermanos.Estás vestida de fortaleza.

14 15

Page 10: Folleto Verbum Domini Final

La necesidad de preguntarse por el estado actual de los estudios bíblicos y su importancia en el ámbito teológico se debe también a que la eficacia pastoral de la acción de la Iglesia y de la vida espiritual de los fieles depende en gran parte de la fecunda relación entre exegesis y teología (Cf. VD 31).

Por lo que se refiere a la investigación científica, ha sido múltiple el beneficio aportado por la exégesis histórico – crítica a la vida de la Iglesia, así como el de otros métodos de análisis del texto desarrollados recientemente. No se puede prescindir de estos métodos debido a que el hecho histórico es una dimensión constitutiva de la fe cristiana.El estudio de la Biblia exige el conocimiento y el uso apropiado de estos métodos de investigación.La sana tradición de la Iglesia ha tenido siempre amor por el estudio de la palabra misma, de la “letra”.El Magisterio vivo de la Iglesia ha intervenido con sabio equilibrio en relación a la postura adecuada que se ha de adoptar ante la introducción de nuevos métodos de análisis histórico. Así lo hicieron la Providentissimus Deus de León XIII, la Divino afflanteSpiritu de Pio XII y la Pontificia Comisión Bíblica (Cf. DV 32-33).

En este campo, Dei Verbum afirmaba que el intérprete de la Biblia debe tener en cuenta como elementos fundamentales para captar el sentido pretendido por el hagiógrafo, el estudio de los géneros literarios y la contextualización (DV 12). Tres son los criterios básicos para tener en cuenta la dimensión divina de la Biblia: 1) Interpretar el texto considerando la unidad de toda la Escritura (exégesis canónica); 2) tener presente la Tradición viva de toda la Iglesia; 3) observar la analogía de la fe.Por tanto, a la dimensión científica (método histórico-crítico) se debe añadir la dimensión teológica de los textos bíblicos. Estas dos dimensiones deben complementarse (Cf. VD 34). De otra manera la separación entre ambas tiene consecuencias graves: si la actividad exegética se reduce únicamente a la dimensión científica, la Escritura se convierte solamente en un texto del pasado. Por tanto, Dios no aparece en la historia humana. Lo divino carece de historicidad.La falta de una hermenéutica de la fe es sustituida por una hermenéutica secularizada. Esto genera en la Iglesia un grave daño con la duda sobre los misterios fundamentales del cristianismo y su valor históricoy resulta también negativo para la vida espiritual y la actividad pastoral: la creación de una profunda brecha entre exégesis científica y lectio divina (Cf. VD 35).

Lo que está en juego en la hermenéutica con que se aborda la Sagrada Escritura es inevitablemente la correcta relación entre fe y razón.La unidad de los dos niveles de trabajo de interpretación de la Sagrada Escritura presupone, en definitiva, una armonía entre la fe y la razón. La fe no tiene que degenerar en fideísmo que lleve a lecturas fundamentalistas. La razón debe mostrarse abierta y no rechazar a priori lo que exceda a su propia medida (Cf. VD 36).

LA HERMENÉUTICA DE LA SAGRADA ESCRITURA EN LA IGLESIA

“Pero, ante todo, tened presente que ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia; porque nunca profecía alguna ha venido por

voluntad humana, sino que hombres movidos por el Espíritu Santo, han hablado de parte de Dios” (2 P 1,20-21).

VER

A través de nuestra historia y en nuestra vida personal encontramos acontecimientos o situaciones en las que hemos tenido necesidad de una orientación, para entender o interpretar el paso de Dios en lo que vivimos, a la luz de la Palabra.

Contestar personalmente estas preguntas, en seguida poner en común:

1. Para mí ¿qué es la Iglesia?2. ¿Quérelación hay entre Sagrada Escritura e Iglesia?3. ¿Qué papel juega la Iglesia en la interpretación de la Sagrada Escritura?

PENSAR

Lee el siguiente resumen y reflexiona en el esquema gráfico que te presentamos.

Debemos partir diciendo que un criterio fundamental hermenéutico consiste en tener en cuenta que la Iglesia es ellugar originario de interpretación bíblica. Es la fe de la Iglesia la que reconoce la Biblia como Palabra de Dios. Por eso, la “Escritura ha de leerse e interpretarse con el mismo Espíritu con que fue escrita” (DV 12). Es el Espíritu Santo quien hace posible la interpretación auténtica de las Escrituras, tarea que, como nos lo recuerda san Jerónimo, ha de concordar siempre armónicamente con la fe de la Iglesia católica.De ahí la relación existente entre vida espiritual y hermenéutica de la Escritura, ya que aquella hace posible una mejor comprensión de las realidades de que habla el texto bíblico.Leer las Escrituras aumenta la vida eclesial misma, a su vez que aumenta la comunión de los que caminan en la fe (Cf. VD 29-30).

Un signo de un renovado interés por la Sagrada Escritura ya estaba contenido en la expresión conciliar “la Escritura alma de la Teología”. Esta expresión indica también la relación entre investigación histórica y hermenéutica de la fe, en referencia al texto sagrado. Este interés por la Palabra, ha sido impulsado también por las valiosas aportaciones de la Pontifica Comisión Bíblica.

16 17

Page 11: Folleto Verbum Domini Final

Por otro lado, no debemos olvidar que existen también lecturas que no respetan el texto sagrado en su verdadera naturaleza, promoviendo interpretaciones subjetivas y arbitrarias. El fundamentalismo no reconoce que la Palabra de Dios ha sido formulada en un lenguaje y una fraseología condicionada por una u otra época determinada.La verdadera respuesta al fundamentalismo es una lectura creyente de la Biblia. Esta lectura reconoce el valor histórico de la tradición bíblica (Cf. VD 44).

Esto es muy importante ya que la auténtica hermenéutica de la fe comporta ciertas consecuencias importantes en la actividad pastoral de la Iglesia como un contacto más asiduo entre pastores, teólogos y exégetas en beneficio de toda la Iglesia. Situarse en el horizonte de la acción pastoral, es considerar el texto sagrado en su naturaleza propia de comunicación que Dios ofrece a todos los hombres para la salvación (Cf. VD 45). Ténganse en cuenta algunos aspectos que revisten especial relevancia pastoral:

- El ecumenismo:Foménteseel estudio, la confrontación y las celebraciones ecuménicas de la Palabra de Dios, respetando las normas vigentes y las diferentes tradiciones.En el trabajo ecuménico tienen lugar especial las traducciones de la Biblia en las diversas lenguas, ya que toda traducción no es un mero trabajo mecánico, sino que, en cierto sentido, forma parte de la tarea interpretativa (Cf. VD 46)

- La formación bíblica de los futuros sacerdotes:Junto al estudio de las lenguas bíblicas y de los métodos interpretativos adecuados, es necesario que los candidatos tengan una profunda vida espiritual, de manera que comprendan que sólo se puede entender la Escritura viviéndola.El estudio de la Palabra de Dios hágase también con profundo sentido eclesial teniendo siempre en cuenta las intervenciones del Magisterio (Cf. VD 47).

- La santidad:La interpretación más profunda de la Escritura proviene de los santos, que se han dejado plasmar por la Palabra de Dios, a través de la escucha, la lectura y la meditación asidua y la vivieron plenamente. Las grandes espiritualidades que han marcado la historia de la Iglesia han surgido de una explícita referencia a la Escritura.La santidad representa en la Iglesia una hermenéutica de la Escritura de la que nadie puede prescindir. Es el mismo Espíritu que inspiró a los autores sagrados y el que anima a los santos a dar la vida por el Evangelio (Cf. VD 48-49).

Una adecuada hermenéutica de la Biblia supone también una escucha renovada de los padres de la Iglesia y su enfoque exegético. La tradición patrística y medieval sabía reconocer los diversos sentidos de la Escritura.Para que la palabra de Dios sea viva y hable a cada uno en su momento presente, debe haber unidad y articulación entre el sentido literal y espiritual de la Biblia (Cf. VD 37).Para restablecer la articulación entre los diferentes sentidos de la Escritura es decisivo comprender el paso de la letra al espíritu. Una auténtica hermenéutica necesita ser un proceso de interpretación no sólo intelectual sino también vital.El Espíritu es quien hace posible el proceso (Cf. VD 38).

De aquí se desprende el aspecto de la unidad de la Sagrada Escritura, la cual se fundamenta en el hecho de que la Palabra de Dios, que interpela nuestra vida y la llama constantemente a la conversión, es una sola.Además, quien da unidad a toda la Sagrada Escritura es la persona de Cristo.La unidad interna de la Biblia es criterio decisivo para una correcta hermenéutica de la fe (Cf. VD 39).

En esta perspectiva de la unidad, el Nuevo Testamento reconoce al Antiguo Testamento su autoridad como Palabra de Dios.La Iglesia ha rechazado siempre toda forma de marcionismo, que tiende de diversos modos a contraponer el Antiguo con el Nuevo Testamento. El Nuevo Testamento se declara conforme al Antiguo y proclama que en el misterio de Cristo,las Sagradas Escrituras del pueblo judío han encontrado su perfecto cumplimiento, en su triple dimensión: continuidad con la revelación del Antiguo Testamento, ruptura y superación. La tipología da testimonio de la unidad del plan divino en los dos testamentos. El Antiguo Testamento es leído a la luz de Cristo muerto y resucitado. A su vez, el Nuevo Testamento exige ser leído a la luz del Antiguo ya que éste conserva su valor propio de revelación (Cf. VD 40-41).

En este contexto de la relación Antiguo y Nuevo Testamento, deben afrontarse las páginas obscuras y difíciles de la Biblia por la violencia e inmoralidad que a veces contienen, debe hacernos tener en cuenta que la revelación está arraigada profundamente en la historia y se acomoda al nivel cultural y moral de épocas lejanas, y por tanto, narra hechos y costumbres sin denunciar explícitamente su inmoralidad. Se debe ser conscientes de que la lectura de estas páginas exige tener una adecuada competencia, adquirida por una formación que enseñe a leer los textos en su contexto histórico – literario y en la perspectiva cristiana, que tiene como clave hermenéutica completa el evangelio y el mandamiento nuevo de Jesús cumplido en el misterio pascual (Cf. VD 42).

De los estrechos vínculos entre el Antiguo y Nuevo Testamento, nacen lazos especiales entre judíos y cristianos.Las profundas y radicales diferencias en el campo doctrinal, en modo alguno implican hostilidad recíproca. Con la imagen del árbol de olivo, san Pablo nos hace ver que tanto judíos como cristianos tomamos nuestro alimento de las mismas raíces espirituales (Cf. Rm 11,17-24).Favorézcanse y foméntense las posibilidades de encuentro y diálogo con los judíos (Cf. VD 43).

18 19

Page 12: Folleto Verbum Domini Final

CELEBRAR

Propiciar un momento de encuentro con la Palabra: - Invocar al Espíritu Santo.- Leer el siguiente texto de Hch 8, 26-40.

26 "El Ángel del Señor habló a Felipe diciendo: "Levántate y marcha hacia el mediodía por el camino que baja de Jerusalén a Gaza. Es desierto."

27 Se levantó y partió. Y he aquí que un etíope eunuco, alto funcionario de Candace, reina de los etíopes, que estaba a cargo de todos sus tesoros, y había venido a adorar en Jerusalén,

28 regresaba sentado en su carro, leyendo al profeta Isaías. 29 El Espíritu dijo a Felipe: "Acércate y ponte junto a ese carro." 30 Felipe corrió hasta él y le oyó leer al profeta Isaías; y le dijo: "¿Entiendes

lo que vas leyendo?" 31 El contestó: "¿Cómo lo puedo entender si nadie me hace de guía?" Y

rogó a Felipe que subiese y se sentase con él. 32 El pasaje de la Escritura que iba leyendo era éste: "Fue llevado como

una oveja al matadero; y como cordero, mudo delante del que lo trasquila, así él no abre la boca.

33 En su humillación le fue negada la justicia; ¿quién podrá contar su descendencia? Porque su vida fue arrancada de la tierra."

34 El eunuco preguntó a Felipe: "Te ruego me digas de quién dice esto el profeta: ¿de sí mismo o de otro?"

35 Felipe entonces, partiendo de este texto de la Escritura, se puso a anunciarle la Buena Nueva de Jesús.

36 Siguiendo el camino llegaron a un sitio donde había agua. El eunuco dijo: "Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?"

38 Y mandó detener el carro. Bajaron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y lo bautizó,

39 y en saliendo del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe y ya no le vio más el eunuco, que siguió gozoso su camino.

40 Felipe se encontró en Azoto y recorría evangelizando todas las ciudades hasta llegar a Cesarea.

- Propiciar un espacio de silencio y reflexión de la Palabra.- ¿Qué dice el texto? ¿Cómo lo dice? ¿a quién se lo dice?- ¿Qué me dice esta Palabra? ¿A qué me compromete?- Agradecer al Señor el fruto de la oración compartiendo en grupo.

ACTUAR

Es en la Iglesia y a la luz del Espíritu Santo que podemos comprender y profundizar adecuadamente la Sagrada Escritura, facilitándonos el encuentro pleno con el Señor y poder vivir sus enseñanzas en nuestra vida y en la historia.

Dividir el grupo en equipos para siguiente actividad:- Personalmentecontestar laspreguntas- Dialogar las respuestas en el equipo- En plenario poner en común sus conclusiones

1. Y yo… ¿soy Iglesia?2. ¿Qué necesito para interpretar la Palabra de Dios en mi vida diaria?3. ¿Con qué medios cuento para interpretar la Sagrada Escritura?4. ¿Qué otros medios me ayudarían a interpretarla con mayor

profundidad?

20 21

Page 13: Folleto Verbum Domini Final

SEGUNDA PARTE

“VERBUM IN

ECCLESIA”

“A cuantos la recibieron, les dio poder

para ser hijos de Dios”

(Jn1, 12)

22 23

Page 14: Folleto Verbum Domini Final

LA PALABRADE DIOS Y LA IGLESIA“Pero a todos los que la recibieron les dio poder

dehacerse hijos de Dios”(Jn 1,12)

VERNuestra vida diaria está sostenida de relaciones: conmigo mismo, con las

cosas, con los demás y ordinariamente no somos muy conscientes de ello, por lo que es necesario darnos cuenta cómo son esas relaciones.Preguntarnos:

1. ¿Qué tan consciente soy de estos encuentros?2. ¿Cómo los vivo? ¿En plenitud y apertura? o ¿Con rechazo y

encerramiento?3. En ellos ¿Descubro a Dios que me habla?

PENSAR Lee el siguiente resumen y reflexiona en el esquema gráfico que te

presentamos.

El Señor pronuncia su Palabra para que la recibamos aquellos que hemos sido creados por “medio” del Verbo mismo. Por lo que esa Palabra no nos es ajena, puesto que estamos relacionados con Dios como hijos suyos (Cf. Jn 1,11). Pero aun así, la Palabra Divina sufre el rechazo de los suyos que no la recibieron. “No recibirla nos da a entender NO escuchar su voz, no configurarse con Cristo”. En cambio, los que acogen la Palabra comienzan una transformación radical hasta llegar a ser, por el poder del Espíritu Santo, otros cristos nacidos de Dios y partícipes de la vida divina: “hijos en el Hijo” (Cf. Ga 4,5-6; Rm 8,14-17).La Iglesia es quien acoge esta Palabra y se convierte en morada de Dios entre nosotros (Cf Jn 1,14). Es la presencia definitiva de Dios entre los hombres, en Cristo (Cf. VD 50). Él mismo, Palabra del Padre, está presente en la vida de la Iglesia de todos los tiempos; por lo que cada fiel entra en una relación vital y personal con la Palabra encarnada, ya que Él dijo: “Sabed que yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt 28,20).

La Iglesia, por la acción del Espíritu Santo, actualiza y proclama la Palabra de Dios en el mundo, para introducir a los fieles en la verdad plena ya que ella vive del Evangelio, de su escucha y proclamación, para así poder experimentar, por medio de ella, lo que dice el prólogo de Juan:“Pero a cuantos los recibieron, les da poder para ser hijos de Dios” (Jn. 1,12; Cf. VD 51).

ACTUARDios Padre comunica su amor enviando a su Hijo, dejándonos en libertad

de recibirlo o no. El Espíritu Santo impulsa a la Iglesia a escuchar y proclamar esta gran noticia, actualizándola entre nosotros para que seamos hijos en su Hijo.

1. ¿Cómo escucho yrecibo la Palabra de Dios en mi vida?2. ¿Cómo es mi relación con Él?3. ¿Recibes la Palabra proclamada por la Iglesia como Palabra divina? ¿Por

qué?4. ¿Cómo manifiesto en mi vida que lo he escuchado?

CELEBRAR

Dios Padre nos manifiesta su amor pleno y total al habernos entregado a su Hijo único. En la oración del Padre Nuestro encontramos el camino para corresponder a su amor con nuestro amor.

Lee y subraya aquella frase con la que más te identifiques, en seguida a manera de eco compartirla en voz alta:Padre nuestro tú que estás

en los que aman la verdad Haz que el reino que por ti se dioLlegue pronto a nuestro corazón.Que el amor que tu Hijo nos dejó, ese amor reine ya en nosotros.

Terminar diciendo juntos la oración citada del Padre nuestro y/o si se tiene posibilidad de proyectarlo para cantarlo, ir al siguiente link: http://www.youtube.com/watch?v=2BO6KvQZ2CY

En el pan de la unidad Cristo danos tú la paz y olvídate de nuestro mal si olvidamos el de los demás, no permitas que caigamos en tentación Oh! Señor y ten piedad del mundo

24 25

Page 15: Folleto Verbum Domini Final

LA LITURGIA LUGAR PRIVILEGIADO DE LA PALABRA DE DIOS

“Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado.» Y entró a quedarse con ellos… cuando se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando… « ¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?”(Lc 24, 29-32).

VER

A lo largo de nuestro caminar por este mundo, descubrimos la presencia de Jesucristo en cada momento de nuestra vida. El mayor signo de que él está entre nosostros lo encontramos plenamente en la celebración litúrgica, allí descubrimos la unión intima entre Palabra de Dios y Eucaristía. Preguntémonos:

1. ¿Qué lugar ocupa en mi vida la Liturgía?2. ¿Cómo es mi actitud ante esta celebración?3. ¿Cómo descubro a Cristo a través de la celebración litúrgica y en la

proclamación de la Palabra?

PENSAR

Lee y analiza este resumen y medita luego en la imagen de este tema que se te presenta.

La Liturgia es el ámbito privilegiado en que Dios habla, y su pueblo escucha y responde. Por eso, toda acción litúrgica está empapada de la Sagrada Escritura. La Palabra de Dios en la liturgia es presencia de Cristo, y, gracias a la acción del Espíritu Santo, se hace operante en el corazón de los fieles. En la liturgia, la Palabra de Dios que se proclama y celebra, se vuelve actual y viva. Por eso, los Pastores de la Iglesia y los agentes de pastoral deben esforzarse en educar a los fieles a gustar el sentido profundo de la Palabra de Dios que se celebra en la liturgia (Cf. VD 52).

Conviene, primero, considerar la relación Palabra de Dios y acción sacramental en la línea de la investigación teológica y de la acción pastoral. La liturgia de la palabra es un elemento decisivo en la celebración de los sacramentos. Como los fieles captan poco la íntima unidad que hay entre gesto y palabra, Palabra de Dios y sacramento, corresponde a los pastores catequizarlos a este respecto. En efecto, en la historia de la salvación no hay separación entre lo que Dios dice y lo que Dios hace (Cf. Hb 4,12; VD 53).

En segundo lugar, existe unidad íntima entre Palabra de Dios y Eucaristía.De esto, da especialmente testimonio el evangelio (Cf. Jn 6; Lc 24). En el discurso del pan de vida en la sinagoga de Cafarnaúm (Cf. Jn 6, 22-69), Jesús deja ver, en continuidad con Moisés, que en la Eucaristía nos alimentamos del pan del cielo, de su palabra y de su cuerpo hecho carne (Cf. Jn 6, 53).

De modo semejante, en el relato de Emaús, Jesús explica la relación entre la escucha de Palabra y el partir el pan(Lc 24, 13-35). Este relato muestra cómo la Escritura misma percibe su unión indisoluble con la Eucaristía. Así, la Iglesia, al leer y anunciar la Palabra, nos conduce al sacrificio de la Alianza y al banquete de la gracia que es su fin propio. Palabra de Dios y Eucaristía se pertenecen tan íntimamente que no pueden percibirse una sin la otra. Por eso, la Iglesia venera a las dos, aunque no con el mismo culto.

Un tema significativo surgido en el Sínodo mismo fue el de la sacramentalidad de la Palabra. Ya Juan Pablo II hablaba del horizonte sacramental de la Revelación. El origen de la sacramentalidad de la Palabra está en el misterio de la encarnación (Cf. Jn 1,14). En esta dinámica, el Verbo de Dios entra en el tiempo y en el espacio, convirtiéndose en interlocutor del hombre, que está llamado a acoger su don en la fe. Esto nos lleva a comprender que en la proclamación de la Palabra de Dios está presente Cristo y se dirige a nosotros, así como que al acercarnos al altar eucarístico realmente comulgamos el cuerpo y la sangre de Cristo (Cf. VD 56).

El Sínodo puso especial énfasis en algunos aspectos que tienen que cuidarse en la vida litúrgica de la Iglesia:

- El Leccionario. Su estructura actual ayuda a entender y conocer la Palabra, relacionando el Antiguo Testamento con el Nuevo Testamento, favoreciendo así, la unidad del plan divino de salvación. Cuando haya dificultades en captar la relación entre ambos testamentos afróntese a la luz de una lectura canónica y con la ayuda de subsidios adecuados donde así se requiera. El leccionario actual tiene significado ecuménico teniendo en cuenta las confesiones NO católicas y con las católicas Orientales (Cf. VD 57).

- Proclamación de la Palabra y ministerio del lectorado. Se trata de un ministerio que exige máximo cuidado en la proclamación de la Palabra de Dios. Es ministerio laical en el rito latino y exige una formación apropiada. La preparación de quienes ejercen este ministerio debe ser bíblica, litúrgica y técnica (Cf. VD 58).

- Importancia de la Homilía. Debidoa la importancia que tiene la Palabra de Dios es necesario mejorar la calidad de la homilía, de manera que sea actualización del mensaje bíblico, para descubrir la presencia y eficacia de la Palabra en el hoy de la propia vida. El predicador debe tomar en serio este servicio y por tanto, debe tener trato asiduo con el texto sagrado y predicar

26 27

Page 16: Folleto Verbum Domini Final

Palabra de Dios en el templo cristiano Tener cuidado de que exista una adecuada acústica , que la posición del ambón hable de su dignidad, que la Sagrada Escritura tenga un lugar propio dentro del templo.Exclusividad de los textos bíblicos en la liturgiaNunca se sustituya la palabra de Dios por alguna otra lectura espiritualEl canto litúrgico bíblicamente inspiradoEl canto bíblico favorece la belleza de la palabra divinaEspecial atención a los discapacitados de la vista y oídoNo olvidar a quienes tienen problemas para participar activamente en la liturgia(Cf. VD 64-71).

con convicción y pasión y ser oyente de esa Palabra en su interior, porque quien no hace así, pierde el tiempo (Sn Agustín). El Sínodo invita a que el predicador prepare su homilía en base a preguntas específicas (Cf. VD 59).

- Oportunidad de un directorio homilético. Debe cuidarse que la predicación sea también un verdadero arte. Por tanto, piénsese en subsidios e instrumentos como algún Directorio homilético para que los ministros desempeñen mejor su función de predicar, sin olvidar que esto se ha de acompañar con el testimonio de la propia vida (Cf. VD 60).

- Palabra de Dios, ReconciliaciónyUnción de los enfermos. No se debe descuidar la referencia a la Palabra de Dios en los sacramentos de la reconciliación y de la unción de los enfermos, cuidando de darle el espacio que le corresponde. Ahóndese en lafuerza reconciliadora de la Palabra de Dios aprovechando momentos en la confesión para resaltar la Palabra de Dios. En el sacramento de la unción,se hace presente la fuerza sanadora de la Palabra de Dios que es también una llamada apremiante a una constante conversión personal del oyente mismo. La Palabra de Dios ayudará a los enfermos a vivir con fe su propio padecimiento unido al sacrificio redentor de Cristo (Cf. VD 61).

- Palabra de Dios y Liturgia de la Horas. Ésta, es forma privilegiada de escucha de la Palabra de Dios a través de la Escritura, para alabar a Dios en nombre de la Iglesia, esposa de Cristo, especialmente con las Laudes y las Vísperas. Teniendo en cuenta la profunda dignidad teológica y eclesial de esta oración, quienes tengan el deber de este compromiso, vívanlo con fidelidad. Difúndase entre los fieles la recitación de la Liturgia de las Horas, esto aumentará la familiaridad de los fieles con la Palabra de Dios (Cf. VD 62).

- Palabra de Dios y Bendicional. La bendición, como auténtico signo sagrado toma su sentido pleno y su eficacia de la proclamación de la Palabra de Dios. Aprovéchense, por tanto, estas circunstancias para reavivar en los fieles el hambre y la sed de toda palabra que sale de la boca de Dios (Cf. VD 63).

Ténganse en cuenta algunas sugerencias y propuestas concretas para la animación litúrgica

Celebraciones de la Palabra de DiosSon ocasiones privilegiadas para el encuentro con el Señor en su Palabra.La Palabra y el silencioSólo en el silencio es pronunciada y oída la PalabraProclamación solemne de la Palabra de DiosResaltar la proclamación solemne del evangelio especialmente en solemnidades

ACTUAR

Dios amoroso habla a su pueblo plenamente a través de Jesús, Palabra proclamada en la comunidad eclesial en la Liturgia, dándose como alimento en la Eucaristía convertidapor la acción del Espíritu Santoen el cuerpo y la sangre de Jesucristo, que dió su vida por nosotros por voluntad del Padre guiándonos a comprender y recibir su Palabra en el Sacramento Eucarístico.

Distribuir el grupo en equipos:- Leer y reflexionarel siguiente texto- Contestar las preguntas- Formular una oración para agradecer a Dios el regalo del Pan de su

Palabra y de la Eucaristía

28 29

Page 17: Folleto Verbum Domini Final

Lc. 24,13-35

13Aquel mismo día iban dos de ellos a un pueblo llamado Emaús, que distaba sesenta estadios de Jerusalén,14 y conversaban entre sí sobre todo lo que había pasado.15 Y sucedió que, mientras ellos conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió con ellos; 16 pero sus ojos estaban retenidos para que no le conocieran.17 El les dijo: " ¿De qué discutís entre vosotros mientras vais andando?" Ellos se pararon con aire entristecido.18 Uno de ellos llamado Cleofás le respondió: " ¿Eres tú el único residente en Jerusalén que no sabe las cosas que estos días han pasado en ella?"19 El les dijo: " ¿Qué cosas?" Ellos le dijeron: "Lo de Jesús de Nazaret, que fue un profeta poderoso en obras y palabras delante de Dios y de todo el pueblo;20 cómo nuestros sumos sacerdotes y magistrados le condenaron a muerte y le crucificaron.

21 Nosotros esperábamos que sería él el que iba a librar a Israel; pero, con todas estas cosas, llevamos ya tres días desde que esto pasó.22 El caso es que algunas mujeres de las nuestras nos han sobresaltado, porque fueron de madrugada al sepulcro,23 y, al no hallar su cuerpo, vinieron diciendo que hasta habían visto una aparición de ángeles, que decían que él vivía.24 Fueron también algunos de los nuestros al sepulcro y lo hallaron tal como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron."25 El les dijo: "¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas!26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria?"27 Y, empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras.28 Al acercarse al pueblo a donde iban, él hizo ademán de seguir adelante. 29 Pero ellos le forzaron diciéndole: "Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado." Y entró a quedarse con ellos.30 Y sucedió que, cuando se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando.31 Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron, pero él desapareció de su lado.32 Se dijeron uno a otro: "¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?"33 Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén y encontraron reunidos a los Once y a los que estaban con ellos,34 que decían: "¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón!"35 Ellos, por su parte, contaron lo que había pasado en el camino y cómo le habían conocido en el partir el pan.

1. ¿ De qué nos habla el texto sagrado?2. ¿Qué puedes comentar respecto a la relación que existe entre la

escucha de la Palabra y el partir el Pan?3. ¿Por qué la Liturgia se considera como un sacramento?4. ¿Qué me dice esta Palabra? ¿A qué me compromete?

CELEBRAR- Propiciar un espacio celebrativo - Iniciar cantando el "Camino de Emaús"- Invitar a compartir sus oraciones - Terminar diciendo juntos la oración:"Camino de Emaús"

CAMINO DE EMAÚS(Oración)

- Un día caminaban dos amigos a Emaús,lloraban su tristeza por la muerte de Jesús.De pronto en el camino una sombra se acercó,la noche de su pena con su luz se iluminó.

- Morir tiene sentido, como el grano que al caerse muere la semilla para luego florecer.Jesús murió clavado en el madero de la cruz,su muerte nos da vida y la noche se hace luz.

- El grano se hace espiga, la semilla se hace flor,la muerte engendra vida en la victoria del Señor.Ya puedo hallar sentido a nuestra muerte y al dolor:Jesús nos ha asumido en el Calvario redentor.

- Nosotros, peregrinos, peregrinos en la fe,esperamos anhelantes la victoria que nos dé.Queremos, Madre nuestra, que nos guíes a Jesús,nos lleves a adherirnos al impulso de su amor.

CAMINO DE EMAÚS

Que llevabas conversandome dijiste buen amigoy me detuve asombradoa la vera del caminono sabes lo que ha pasadoayer en Jerusalénde Jesús de Nazareta quien clavaron en la cruzpor eso me vuelvo tristea mi aldea de Emaús.

POR LA CALZADA DE EMAÚSUN PEREGRINO IBA CONMIGONO LE CONOCÍ AL CAMINARAHORA SI EN LA FRACCIÓN DE PAN.

Van tres días que se ha muertoy se acaba mi esperanza,dicen que algunas mujeresal sepulcro fueron de alba,me dijeron algunos otros,hoy también allá buscaron,más se acaba mi confianza,no encontraron a Jesús,

por ese me vuelvo tristea mi aldea de Emaús.

Que tardíos corazones,que ignoráis a los profetasen la Ley ya se anunció,que el Mesías padeciera,y por llegar a su Gloriaescogiera la aflicciónen la tarde de aquel día,yo sentí que con Jesús,nuestro corazón ardíaa la vista de Emaús.

Hizo señas de seguir,más allá de nuestra aldea,y a la luz del sol ponientepareció que se muriera,quédate forasteroponte a la mesa y bendicey al destello de su Luzen la bendición del Pan,mis ojos reconocieronal amigo de Emaús.

30 31

Page 18: Folleto Verbum Domini Final

Un espacio para lograr el conocimiento de la Biblia, esla actividad catequética. Ésta comporta un acercamiento a las Escrituras en la fe y en la Tradición de la Iglesia, de modo que se perciban esas palabras como vivas, al igual que Cristo está vivo hoy "donde dos o tres se reúnen en su nombre” (VD 74). La catequesis, en sus diversas formas y fases ha de estar impregnada por el pensamiento, el espíritu y las actitudes bíblicas y evangélicas, a través de un contacto asiduo con los textos. La Palabra de Dios es esencia de la catequesis, por eso se debe fomentar en ella una lectura asidua de la Palabra Divina, con la inteligencia y el corazón de la Iglesia (Cf. VD 74).

A fin de que toda la pastoral tenga un mayor carácter bíblico, es necesario que los cristianos, y en particular los catequistas, tengan una adecuada formación, para esto se debe promover y establecer centros de formación para laicos y misioneros, en los que se aprenda a comprender, vivir y anunciar la Palabra de Dios y, donde sea necesario, “se creen institutos especializados con el fin de que los exegetas tengan una sólida comprensión teológica y una adecuada sensibilidad para los contextos de su misión" (Cf. VD 75).

Entre otras iniciativas, se sugiere que en los encuentros, tanto diocesanos como nacionales o internacionales, se subraye más la importancia de la Palabra de Dios, de la escucha y lectura creyente y orante de la Biblia (Cf. VD 76).

Con el fin de que la Palabra de Dios anime especialmente la vida sacerdotal, consagrada y del matrimonio y la familia téngase en cuenta lo siguiente:

La Palabra llama a cada uno personalmente, por lo que la vida misma es vocación en relación con Dios, y cuanto más ahondemos en nuestra relación personal con el Señor Jesús, tanto más nos daremos cuenta de que Él nos llama a la santidad mediante opciones definitivas, con las cuales nuestra vida corresponde a su amor, asumiendo tareas y ministerios para edificar la Iglesia. De allí la invitación a todos los cristianos a profundizar su relación con la Palabra de Dios en cuanto bautizados, pero también en cuanto llamados a vivir, según los diversos estados de vida, la santidad (Cf. VD 77).

a) Palabra de Dios y ministros ordenados“La Palabra de Dios es indispensable para formar el corazón de un buen

pastor, ministro de la Palabra” (VD 78):

- El Obispo ha de poner siempre en primer lugar, la lectura, meditación y el estudio asiduo de la Sagrada Escritura. Antes de ser transmisor de la Palabra, el Obispo, al igual que sus sacerdotes, y los fieles, tiene que ser oyente de la Palabra (Cf. VD 79).

LA PALABRA DE DIOS EN LA VIDA ECLESIAL

“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para argüir, para corregir y

para educar en la justicia; así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado

para toda obrabuena”(2 Tm 3,16-17)

VER

Nuestro encuentro con Jesucristo se da enteramente al escuchar su llamado, y nuestra vocación encuentra su plenitud, pues en él todas las cosas tienen su cumplimiento

1. ¿Tienes en tu casa una Biblia?2. ¿Leo, medito y hago oración con la Sagrada Escritura en mi familia?3. ¿Qué lugar ocupa la Palabra de Dios en mi vida personal? 4. ¿En tu comunidad parroquial se promueve el estudio y la oración con la

Palabra de Dios? ¿Por qué?5. ¿Qué significa para ti la Frase: “Católico ignorante seguro

protestante”?

PENSAR

Lee el siguiente resumen y reflexiona en el esquema gráfico que te presentamos.

La vida cristiana es esencialmente el encuentro con Jesucristo que nos llama a seguirlo, este encuentro se da a través de la Palabra de Dios. Ésta es el fundamento de la vida espiritual. Mediante su lectura orante y fiel a lo largo del tiempo, se profundiza la relación con la persona misma de Jesús (Cf. VD 72).

Para profundizar en la Palabra, es necesario impulsar la Pastoral Bíblica como animación de toda pastoral, para que todo fiel cristiano se interese realmente por el encuentro personal con Cristo que se comunica en su Palabra, puesto que “la ignorancia de la Escritura es la ignorancia de Cristo”.

La animación bíblica lleva a un mayor conocimiento de Cristo. Por eso es necesario que sacerdotes y laicos lleven una preparación adecuada para que puedan instruir al Pueblo de Dios en el conocimiento auténtico de la Escritura. En esta línea, promuévase también la formación de pequeñas comunidades en las que se impulse la formación, la oración y el conocimiento de la Biblia según la fe de la Iglesia (Cf. VD 73).

32 33

Page 19: Folleto Verbum Domini Final

- El sacerdote es, ante todo, ministro de la Palabra de Dios. Por eso, el sacerdote mismo debe ser el primero en cultivar una gran familiaridad personal con la Palabra de Dios: no le basta conocer su aspecto lingüístico o exegético, que es también necesario; necesita acercarse a la Palabra con un corazón dócil y orante, para que ella penetre a fondo en sus pensamientos y sentimientos y engendre dentro de sí una mentalidad nueva: ̀ la mente de Cristo` de tal manera que sus palabras, decisiones y actitudes sean cada vez más una transparencia, un anuncio y testimonio del Evangelio (Cf. VD 80).

- El diácono está llamado a ser mensajero cualificado de la Palabra de Dios. Se recomienda, por tanto, que los diáconos cultiven en su propia vida una lectura creyente de la Sagrada Escritura con el estudio y la oración. Que sean introducidos a la Sagrada Escritura y su correcta interpretación; a la teología del Antiguo y del Nuevo Testamento; a la interrelación entre Escritura y Tradición; al uso de la Escritura en la predicación, en la catequesis y, en general, en la actividad pastoral (Cf. VD 81).

b) Palabra de Dios y candidatos al Orden sagrado

“Los candidatos al sacerdocio deben aprender a amar la Palabra de Dios. Por tanto, la Escritura ha de ser el alma de su formación teológica, subrayando la indispensable circularidad entre exegesis, teología, espiritualidad y misión». Los aspirantes al sacerdocio ministerial están llamados a una profunda relación personal con la Palabra de Dios, especialmente en la lectio divina, porque de dicha relación se alimenta la propia vocación: con la luz y la fuerza de la Palabra de Dios, la propia vocación puede descubrirse, entenderse, amarse, seguirse, así como cumplir la propia misión, guardando en el corazón el designio de Dios.

Por tanto, se deberá poner el máximo cuidado para que en la vida de los seminaristas se cultive esta reciprocidad entreestudio y oración. Para esto, hace falta que se oriente a los candidatos a un estudio de la Sagrada Escritura mediante métodos que favorezcan este enfoque integral (Cf. VD 82).

c) Palabra de Dios y vida consagradaLa vida consagrada «nace de la escucha de la Palabra de Dios y acoge el

Evangelio como su norma de vida». El Espíritu Santo, que movió a escribir la Biblia, es el mismo que «ha iluminado con luz nueva la Palabra de Dios a los fundadores y fundadoras. De ella ha brotado cada carisma y de ella quiere ser expresión cada regla», dando origen a itinerarios de vida cristiana marcados por la radicalidad evangélica a los que recomienda que nunca falte una formación sólida para la lectura creyente de la Biblia y sean verdaderas escuelas de vida espiritual, de manera que todo el Pueblo de Dios pueda beneficiarse (Cf. VD 83).

d) Palabra de Dios y fieles laicos Los laicos cristianos viven su propia vocación a la santidad con una

existencia según el Espíritu, que se expresa particularmente “en su inserción en

las realidades temporales y en su participación en las actividades terrenas”. Se ha de formar a los laicos en el discernimiento de la voluntad de Dios mediante una familiaridad con la Palabra de Dios, leída y estudiada en la Iglesia, bajo la guía de sus legítimos Pastores dando oportunidades formativas a los responsables de actividades eclesiales (Cf. VD 84).

e) Palabra de Dios, matrimonio y familia“Con el anuncio de la Palabra de Dios, la Iglesia revela a la familia cristiana su

verdadera identidad, lo que es y debe ser según el plan del Señor. Por tanto, nunca se pierda de vista que la Palabra de Dios está en el origen del matrimonio(Cf. Gn 2,24) y que Jesús mismo ha querido incluir el matrimonio entre las instituciones de su Reino (Cf. Mt 19,4-8), elevando a sacramento lo que originariamente está inscrito en la naturaleza humana” (VD 85).

La Palabra de Dios reafirma la bondad originaria del hombre, creado como varón y mujer, y llamado al amor fiel, recíproco y fecundo. A la auténtica paternidad y maternidad corresponde la comunicación y el testimonio del sentido de la vida en Cristo; mediante la fidelidad y la unidad de la vida de familia, los esposos son los primeros anunciadores de la Palabra de Dios ante sus propios hijos (Cf. VD 85).

Es indispensable que las mujeres asuman en la familia, la educación, la catequesis y la transmisión de los valores. Ellas saben suscitar la escucha de la Palabra, la relación personal con Dios y comunicar el sentido del perdón y del compartir evangélico, así como ser portadoras de amor, maestras de misericordia y constructoras de paz, comunicadoras de calor y humanidad, en un mundo que valora a las personas con demasiada frecuencia según los criterios fríos de explotación y ganancia (Cf. VD 85).

A este grado, consideremos ahora la lectura orante de la Sagrada Escritura y la Lectio Divina. La lectura de la Sagrada Escritura debe acompañar la oración. Tu oración es un coloquio con Dios. Cuando lees, Dios te habla; cuando oras, hablas tú a Dios, de ahí la importancia de un acercamiento orante al texto sagrado como factor fundamental de la vida espiritual de todo creyente, en los diferentes ministerios y estados de vida, con particular referencia a la lectio divina.

Es muy importante la lectura comunitaria, porque el sujeto vivo de la Sagrada Escritura es el Pueblo de Dios, es la Iglesia hemos de acercarnos al texto sagrado en la comunión eclesial. En efecto, la Palabra de Dios está en la base de toda espiritualidad auténticamente cristiana (Cf. VD 86).

Uno de los métodos para acercarse a las Sagradas Escrituras con fruto y en la fe es la Lectio divina, que es verdaderamente «capaz de abrir al fiel no sólo el tesoro de la Palabra de Dios sino también de crear el encuentro con Cristo, Palabra divina y viviente. María, la Madre de Dios es Modelo para todos los fieles de acogida dócil de la divina Palabra (Cf. VD 87).

34 35

Page 20: Folleto Verbum Domini Final

Se debe promover entre los fieles, sobre todo en la vida familiar, las plegarias marianas, como una ayuda para meditar los santos misterios narrados por la Escritura. Un medio de gran utilidad es el Santo Rosario, que recorre junto a María los misterios de la vida de Cristo. (Cf. VD 88)

La Tierra concreta en la que nació y vivió nuestro Señor Jesucristo sigue siendo testimonio vivo del Evangelio, hacia donde dirigimos nuestra mirada y corazón, la Jerusalén terrenal que inflama en nosotros el deseo de llegar a la Jerusalén celestial; meta de toda peregrinación hacia Jesús el único que puede salvar (Cf. VD 89).

ACTUAREn este capítulo hemos reflexionado en "La Palabra de Dios en la vida de la

Iglesia", donde se destaca "la importancia de la animación bíblica de la pastoral, la dimensión bíblica de la catequesis, la formación bíblica de los cristianos, la Sagrada Escritura en los grandes encuentros eclesiales, y la Palabra de Dios en relación con las vocaciones". También "se presta una especial atención a la Lectio divina y a la oración mariana".

1. Como buen discípulo de Jesús¿Escucho y pongo en práctica la Palabra de Dios en mi vida?

2. ¿Quénecesito hacer para tomarla en cuenta en la vivencia de mi vocación y en mis actividades Pastorales?

3. En mi parroquia, decanato y Diócesis ¿Qué escuelas o grupos de formación bíblica o de reflexión y oración de la Palabra existen?

4. Anota los datos de la información que tengas en la siguiente tabla:

NIVEL PARROQUIAL NIVEL DECANATO NIVEL DIÓCESISNOMBRE DEL GPO.

O ESCUELA.

5. ¿Qué podemos hacer para impulsar la oracióny el conocimientode la Sagrada Escritura: personal, comunitaria y eclesialmente?

6. Antes de iniciar con proyectos de Animación bíblica, ¿Considero que ya tengo una formación básica en la Palabra de Dios? ¿Qué necesito?

7. Investiga y forma un equipo en tu Parroquia con personas que ya hayan recibido una formación bíblica, básica y/o avanzada. Busca con tu Párroco y/o sacerdote promover de acuerdo a lo leído, proyectos para iniciar y/o integrarse en la formación bíblica de tu Parroquia.

CELEBRAR- Propiciar un espacio de oración siguiendo los pasos de la LECTIO

DIVINA- Iniciar invocandoal Espíritu Santocon una oración ocantando

LECTURA - Una persona proclama el texto en voz alta y clara- Personalmente y en silencio volvemos a leer el texto mientras

subrayamos el versículo, la frase o la palabra, que nos llamó la atención

Lc 1,26-38

26 Al sextos mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamaba Nazaret, 27a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen eraMaría.28Y entrando donde ella estaba,dijo:"Alégrate, llena de gracia,el Señor es contigo".29Ella se conturbó porestas palabras, y discurría qué significaría aquél saludo.

36 37

Page 21: Folleto Verbum Domini Final

Se trata de un relato de "Anunciación" según un género literario muy esquematizado, y puesto en paralelo con la anunciación de Zacarías. Dios manifiesta su mensaje por medio de Gabriel. Maríase turba (v. 29 = 12). Gabriel dice: "No temas" (v 30 = 13). "Darás a luz un hijo y le llamarás" (v 31 = 13). "Será grande" (v 32 = 15). Ella pregunta (v.34 = 18). Un signo (v. 36 = 20).

El Salvador no viene del cielo en una cápsula espacial. No será un extraterrestre. Brota de la tierra. Es uno de nuestra raza. Es respuesta a una promesa de Dios y a la esperanza de un pueblo, Israel. María es su vínculo con nuestra naturaleza y nuestra historia. Pero al mismo tiempo es un don de Dios y no de la fuerza generativa del hombre. "El poder del Altísimo te cubrirá con su sombra". Encabeza una humanidad nueva, un nuevo comienzo. Hijo de Adán, pero nuevo Adán (3,38).

MEDITACIÓN- De manera personal y en silencio nos preguntamos ¿Qué me dice esta

lectura? ¿Cómo la puedo aplicar a mi vida?- Las siguientes preguntas nos pueden ayudar a profundizar nuestra

meditación

¿Qué se dice de María?¿Por qué ha encontrado María gracia a los ojos de Dios. ¿Cuáles son los

criterios de elección de Dios? ¿Por qué escogió una muchacha virgen de Nazaret? ¿Qué te sugiere la palabra Nazaret? de Nazaret ¿Puede salir algo bueno? ¿Cómo contrastan los criterios de elección de Dios con los nuestros?

¿Qué se dice del niño? Las palabras del ángel están inspiradas en 2 Samuel 7,9-16y ven en el niño el cumplimiento de las promesas hechas a David, así como las palabras dichas sobre el Bautista eran el cumplimiento de Malaquías 3, 1-3.23-24 y sus promesas para los sacerdotes de Leví.

María se turba. ¿Por qué? ¿Sorpresa, desconcierto, estremecimiento?. Se turbó Herodes (Mt 2,3), Zacarías (Lc 1,12), los de Emaús (Lc 24,38). Pero la voz la tranquiliza y sigue pidiendo su disponibilidad. Equivale al desconcierto ante algo que viene a alterar súbitamente nuestros planes y que no sabemos comprender del todo. Comparar su turbación con la nuestra, con nuestros miedos y perplejidades.

María se pregunta ¿Cómo encaja este proyecto en mi realidad presente? ¿Qué sucederá cuando me vean encinta? ¿Quién se creerá mi relato?¿Sabré ser la madre adecuada? ¿Cuáles son mis preguntas? ¿Cómo encajan los planesque Dios me anuncia con la visión previa de mi realidad?

María cree. "Dichosa porque has creído que se cumpliría todo lo que ha dicho el Señor" (Lc 1, 45). Con la fe de Abraham y de los patriarcas, con la fe que se explicita en el capítulo 11 de la carta a los Hebreos. "Todo lo puedo en aquel

30 "El ángel le dijo:No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios;31 vas a concebir en el senoy vas a dar a luz un hijo,a quien pondrás por nombre Jesús.32Él será grande,y será llamado hijo del Altísimo.y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre;33reinará sobre la casa de Jacob por los siglosy su reino no tendrá fin".34 María respondió al ángel:"¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?"35El ángel respondió:"El Espíritu Santo vendrá sobre tiyel poderdel Altísimo te cubrirá con su sombra;por eso al que ha a nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.36 Mira, también Isabel,tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez,y éste es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril,37 porque ninguna cosa es imposible para Dios".38dijo María:"He aquí la esclava del Señor;hágaseen mí tu palabra".Y el ángel dejándola se fue.

Ayudas a la lectura:

Están ennegrita el sujeto del verbo o verbos que siguen, para apreciar mejor el cambio de los sujetos que hablano actúan. En itálica todos los verbos, para distinguir mejor las distintas acciones que tienen lugar.

Lectura orante

- Dividir el grupo en subgrupos o hacer las indicaciones para todos en generalparala lectura de algunos puntos de reflexión que nos pueden ayudar a entender mejor la lectura y profundizar más en nuestra meditación, una vez que terminemos de subrayar aquello que más nos llamó la atención.

Algunos cuadros de la Anunciación presentan a María leyendo las Escrituras en el momento en que el ángel se le aparece. Estaría leyendo las profecías mesiánicas que prometían la llegada de un Mesías, de un Salvador. Su corazón oraba pidiendo su pronta venida. La lectura de la Palabra es el contexto en que Dios puede también llegar a nosotros como a María con un mensaje. Lo que Dios quiere decirte está ahí escrito. Léelo despacio. No te pierdas detalle. Busca por los rincones. Hazle preguntas al texto. Deja que el texto te haga preguntas a ti. ¿Dónde entras tú en el cumplimiento de esas profecías?

38 39

Page 22: Folleto Verbum Domini Final

que me conforta" (Flp 4,13). "Para Dios no hay nada imposible" (Lc 1, 37).Zacarías no creyó y pidió garantías. María en cambio no se mira a sí misma, a lo que ella puede o no puede, sino a la Palabra que la invita. Creer es abandonarse y comprometerse.

María consiente. "Hágase en mí". No dice: "Lo voy a hacer", sino "Hazlo", "Te doy permiso". "Consiento a tu voluntad". El sí de María abre de nuevo las puertas del Paraíso que cerró la rebeldía de Eva. En aquél sí se jugaba el futuro del mundo. ¡Qué trascendencia tan grande tienen las decisiones espirituales que se toman en aparente intrascendencia! Las repercusiones de un sí dado a Dios son insospechadas. Permiten al Verbo encarnarse para redimir el mundo.

ORACIÓN- Inspirados y motivados por el texto bíblico,surge entonces la

necesidad de elevar nuestras oraciones a Dios.

Cuéntale ahora lo que estas sintiendo: tu ilusión, tu miedo, tu decepción, tu esperanza. Ábrete a él en fe, acción de gracias, súplica, ofrecimiento, confianza, aceptación... Pregúntale alguna duda que te quede y espera su respuesta. Formula alguna pregunta que él te hace y respóndele.

CONTEMPLACIÓN - ACCIÓN- Contemplar nos ayuda a mantener en nuestro corazón el mensaje

dado por la Palabra, para que todas nuestras acciones sean agradables a los ojos de Dios y realizadas según su voluntad.

- Nos preguntamos personalmente

¿Cuáles de estas actitudes que nos presenta el Evangelio son más urgentes en mi vida o en mi comunidad?

Escribe en las siguientes líneas tu compromiso

TERCERA PARTE

“VERBUM

MUNDO”

“A Dios nadie lo ha visto jamás: El Hijo

único, que está en el seno del Padre, es quien

lo ha dado a conocer”

(Jn 1,18)

40 41

Page 23: Folleto Verbum Domini Final

LA MISIÓN DE LA IGLESIA:ANUNCIAR LA PALABRA DE

DIOS AL MUNDO

“Id,pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre

y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado.

Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,19-20).

VERRecientemente se ha dicho que el número de personas que profesan la fe

católica en México ha disminuido en los últimos años y es cierto. Más aún los sacerdotes insisten en que muchos que se dicen católicos no practican su fe en lo más básico como asistir a la celebración de la Eucaristía, mucho menos a catequesis de profundización.

En equipos respondamos las siguientes preguntas:1. ¿Por qué el número de católicos ha descendido?2. ¿Porqué las personas dejan de acercarse a celebrar los sacramentos?3. Como católico: ¿Cómo considero mi pertenencia a la Iglesia?- ¿Firme pero no comprometid@?- ¿En algunas cosas de acuerdo y en otras no?- ¿Creo en Dios, pero no en la Iglesia?

PENSAR

Lee con atención el resumenJesucristo es Palabra definitiva y eficaz que ha salido del Padre y ha vuelto a

Él, cumpliendo perfectamente en el mundo su voluntad.En este salir del Padre y volver a Él (Cf. Jn 13,3; 16,28; 17,8.10), el Verbo se presenta ante nosotros como «Narrador» de Dios (Cf. Jn 1,18). Jesús de Nazaret, por así decirlo, es el “exégeta” de Dios que “nadie ha visto jamás”. “Él es imagen del Dios invisible”(Col 1,15; Cf. VD 90).

El Verbo de Dios nos ha comunicado la vida divina que transfigura la faz de la tierra, haciendo nuevas todas las cosas (Cf. Ap 21,5). Su Palabra no sólo nos concierne como destinatarios de la revelación divina, sino también como sus anunciadores.

Él, el enviado del Padre para cumplir su voluntad (Cf. Jn 5,36-38; 6,38-40; 7,16-18), nos atrae hacia sí y nos hace partícipes de su vida y misión.

42 43

Page 24: Folleto Verbum Domini Final

Al alba del tercer milenio, no sólo hay todavía muchos pueblos que no han conocido la Buena Nueva, sino también muchos cristianos necesitados de que se les vuelva a anunciar persuasivamente la Palabra de Dios, de manera que puedan experimentar concretamente la fuerza del Evangelio. Tantos hermanos están «bautizados, pero no suficientemente evangelizados». La Iglesia, segura de la fidelidad de su Señor, no se cansa de anunciar la Buena Nueva del Evangelio e invita a todos los cristianos a redescubrir el atractivo del seguimiento de Cristo (Cf. VD 96).

La credibilidad del anuncio depende también la intrínseca relación entre comunicación de la Palabra de Dios y testimonio cristiano, de tal manera que no aparezca como una bella filosofía o utopía, sino más bien como algo que se puede vivir y que hace vivir. Hay una estrecha relación entre el testimonio de la Escritura, como afirmación de la Palabra que Dios pronuncia por sí mismo, y el testimonio de vida de los creyentes. El testimonio cristiano comunica la Palabra confirmada por la Escritura. La Escritura, a su vez, explica el testimonio que los cristianos están llamados a dar con la propia vida. Todo esto tiene su motivación en Cristo mismo, el testigo fiel y veraz (Cf. Ap 1,5; 3,14), testigo de la Verdad (Cf.Jn 18,37). Él mismo nos motiva a dar testimonio incluso en situaciones adversas de persecución. El testimonio del evangelio que han dado muchos hermanos muestra su generosidad a vivir en plenitud el espíritu de las bienaventuranzas (Cf. VD 97-98).

El Espíritu del Resucitado capacita así nuestra vida para el anuncio eficaz de la Palabra en todo el mundo.

En efecto, lo que la Iglesia anuncia al mundo es el Logos de la esperanza(Cf. 1 P 3,15); por eso la Iglesia es misionera en su esencia. Nos corresponde a nosotros la responsabilidad de transmitir lo que, a nuestra vez, hemos recibido por gracia (Cf. VD 91).

De ahí la necesidad de fortalecer en la Iglesia la conciencia misionera que el Pueblo de Dios ha tenido desde su origen. Las primeras comunidades cristianas sentían que su fe no pertenecía a una costumbre cultural particular, que es diferente en cada pueblo, sino al ámbito de la verdad que concierne por igual a todos los hombres. Del carácter universal de la misión San Pablo es un claro ejemplo.La novedad del anuncio cristiano no consiste en un pensamiento sino en un hecho,es la posibilidad de decir a todos los pueblos: Él se ha revelado. Él personalmente. Y ahora está el camino abierto hacia Él (Cf. VD 92).

Por eso, la misión de la Iglesia no puede ser considerada como algo facultativo o adicional de la vida eclesial. Es la Palabra misma la que nos lleva hacia los hermanos; es la Palabra que ilumina, purifica, convierte. Nosotros no somos más que servidores.Es urgente anunciar la Palabra para que llegue el Reino de Dios, cuyo contenido es la persona de Cristo mismo. No se trata de anunciar una palabra sólo de consuelo, sino que interpela, que llama a la conversión, que hace accesible el encuentro con Él, por el cual florece una humanidad nueva (Cf. VD 93).

La Iglesia, como misterio de comunión, es toda ella misionera y, cada uno en su propio estado de vida, como bautizado que es, está llamado a dar una contribución incisiva al anuncio cristiano.Los Obispos y sacerdotes, por su propia misión, son los primeros llamados a una vida dedicada al servicio de la Palabra, a anunciar el Evangelio, a celebrar los sacramentos y a formar a los fieles en el conocimiento auténtico de las Escrituras. También los diáconos han de sentirse llamados a colaborar, según su misión, en este compromiso de evangelización.

La vida consagrada brilla en toda la historia de la Iglesia por su capacidad de asumir explícitamente la tarea del anuncio y la predicación de la Palabra de Dios, emprendiendo con ánimo y audacia nuevos itinerarios y nuevos desafíos para anunciarla eficazmente.Los laicos están llamados a ejercer su tarea profética, que se deriva directamente del bautismo, y a testimoniar el Evangelio en la vida cotidiana dondequiera que se encuentren (Cf. VD 94).

Sin embargo, debemos decir que también hoy es necesario un compromiso decidido en la misiónad gentes. La Iglesia ha de ir hacia todos con la fuerza del Espíritu (Cf. 1 Co 2,5), y seguir defendiendo proféticamente el derecho y la libertad de las personas de escuchar la Palabra de Dios, buscando los medios más eficaces para proclamarla, incluso con riesgo de sufrir persecución (Cf. VD 95).

44 45

Page 25: Folleto Verbum Domini Final

1. ACTUARNuestra misión como cristianos es transmitir a otros lo que nosotros

hemos visto y oído, la fe de la cual somos testigos desde nuestro bautismo y confirmación. Alimentarnos de Dios, que se ha revelado en su Palabra y quedado en la Eucaristía, conocerlo para amarlo y amando a otros para que le amen.

- Trabajar en equipos las siguientes preguntas- Poner en común la respuesta a la pregunta tres

Frecuentemente decimos entre nosotros: “Nadie ama lo que no conoce”:1. ¿Qué estoy haciendo para conocer la Palabra de Dios? Y… ¿Qué, para

hacer que otros la amen?2. ¿Cómo deseo cumplir con esta misión tan importante?3. Proponer un proyecto mediante el cual podamos contribuir a nuestra

misión evangelizadora.

2. CELEBRAR

Monitor: La nueva evangelización apunta a despertar un nuevo fervor misionero en una Iglesia cada vez más arraigada en la fuerza y el poder renovado de Pentecostés.

Por el bautismo, todos hemos sido llamados a trabajar con todas nuestras fuerzas en la misión salvífica de la Iglesia.

Hoy la Iglesia nos invita a dar un paso en nuestro compromiso misionero ya sea en nuestro grupo, comunidad, Parroquia, en la Diócesis,incluso traspasar fronteras en la entrega y servicio del Evangelio.

Interrogatorio Guía: ¿Están dispuestos a vivir de acuerdo al nombre de "Cristiano"

recibido en el bautismo?Todos:Sí, estamos dispuestos.Guía: ¿Están dispuestos a trabajar juntos, para que se haga realidad el deseo

de Cristo: "que ellos sean uno como Tú, Padre, y Yo, somos uno"?Todos: Sí, estamos dispuestos.

Bendición de las cruces

Sacerdote: Señor y Dios nuestro, tu que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, te pedimos que bendigas (+) estas crucesque serán entregadas a estos hijos tuyos a los que llamaste a colaborar contigo en el anuncio de la Buena Noticia a todos los hombres. Por Jesucristo Nuestro Señor.

- Mientras se entregan las cruces puede entonarse algún canto o ponerse música de fondo- Al terminar hacer la consagración a la Virgen con la siguiente oración:

Consagración Inmaculada Virgen María, la primera misionera,nosotros nos ponemos bajo tu protección materna,y fieles al llamado misionero que nos hace tu amado Hijo,te prometemos trabajar siemprea mayor gloria de Dios y salvación del mundo.

Te prometemos compartir nuestra fecon aquellos a los que somos enviados,especialmente con los jóvenes, con los pobres y con los necesitados.Te rogamos que fortalezcas nuestra fe,y que hagas que ella se manifieste en obras concretas de solidaridad.

Estrella de la Nueva Evangelización, concédenosque nuestro servicio al Señorsea fiel y generoso, para que podamos llegara la alegría de la comunión plena en la casa del Padre. Amén

“ID Y ENSEÑAD”

1. Sois la semilla que ha de crecer, sois la estrella que ha de brillar, sois levadura, sois grano de sal, antorcha que ha de alumbrar. Sois la mañana que vuelve a nacer, sois espiga que empieza a granar. Sois aguijón y caricia a la vez, testigos que voy a enviar. Id, amigos, por el mundo, anunciando el amor, mensajeros de la vida, de la paz y el perdón. Sed, amigos, los testigos de mi Resurrección. Id llevando mi presencia. ¡Con vosotros estoy!

2. Sois una llama que ha de

encender resplandores de fe y caridad. Sois los pastores que han de guiar al mundo por sendas de paz. Sois los amigos que quise escoger, sois palabra que intento gritar. Sois Reino nuevo que empieza a engendrar justicia, amor y verdad.

3. Sois fuego y savia que vine a

traer, sois la ola que agita la mar. La levadura pequeña de ayer fermenta la masa del pan. Una ciudad no se puede esconder, ni los montes se han de ocultar. En vuestras obras que buscan el bien los hombres al Padre verán.

46 47

Page 26: Folleto Verbum Domini Final

la iglesia promover una adecuada formación, según los principios de la doctrina cristiana, para los fieles laicos, pues a ellos, educados en la escuela del Evangelio, es a quienes corresponde intervenir directamente en la acción social y política. La Palabra de Dios debe inspirar su acción en el mundo en busca del verdadero bien de todos, en el respeto y la defensa de los derechos humanos de cada persona, fundados en la ley natural inscrita en el corazón del hombre y que como tales, son “universales, inviolables, inalienables”. Así, se reconocerá y promoverá universalmente la dignidad humana, como característica impresa por Dios, en su criatura asumida y redimida por Jesucristo (Cf. VD 100-101).

Es necesario, además, redescubrir la Palabra de Dios como fuente de reconciliación y de paz, porque en ella Dios reconcilia en sí todas las cosas (2 Co 5,18-20; Ef 1,10): Cristo “es nuestra paz”(Ef 2,14), que derriba los muros de la división. La religión nunca puede justificar intolerancia o guerras. No se puede utilizar la violencia en nombre de Dios. Los católicos, y todos los hombres de buena voluntad, fieles a la obra de reconciliación consumada por Dios en Jesucristo, han de comprometerse a dar ejemplo de reconciliación para construir una sociedad justa y pacífica (Cf. VD 102).

El compromiso por la justicia, la reconciliación y la paz tienen su última raíz y su cumplimiento en el amor que Cristo nos ha revelado y que san Pablo nos describe en el himno al amor (Hch 10,38; 1Co 13,4-8). Todos los creyentes han de comprender la necesidad de traducir engestos de amor la Palabra escuchada, porque sólo así se vuelve creíble el anuncio del Evangelio, a pesar de las fragilidades humanas, que marcan a las personas. El amor al prójimo, enraizado en el amor de Dios, nos debe mantener comprometidos personalmente y como comunidad eclesial local y universal (Cf. VD 103).

Hay en la Iglesia una atención particular a los jóvenes. En ellos se encuentra una apertura a la escucha de la Palabra de Dios, un deseo sincero de conocer a Jesús, la búsqueda de sentido y dirección de la propia vida. Por ello, se necesita que se lleve a los jóvenesun anuncio claro de la Palabra de Dios, junto con la compañía de testigos y maestros que caminen con ellos y los lleven a amar y a comunicar el Evangelio. Se debe lograr que adquieran familiaridad y confianza con la Sagrada Escritura y ésta se convierta en brújula que les indique el camino que deben seguir. Así podrán ser ellos mismos auténticos y creíbles anunciadores del Evangelio. Se requiere también orientarlos en sus opciones de vida, incluida la de una consagración total (Cf. VD 104).

Por otro lado, conscientes de la complejidad del fenómeno migratorio es preciso que las diócesis interesadas actúen, con el fin de que los movimientos migratorios sean considerados también como una ocasión para descubrir nuevas modalidades de presencia y anuncio de la Palabra de Dios. Hay que afirmar que los emigrantes tienen derecho de escuchar el kerigma, que se les ha de proponer, pero nunca imponer. Si son cristianos, necesitan una asistencia pastoral adecuada para reforzar su fe y para que ellos mismos sean portadores del anuncio evangélico (Cf. VD 105).

PALABRA DE DIOS Y COMPROMISO EN EL MUNDO

“Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro salvador, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad” (1Tim 2,3-4)

VER

Hoy en día ya nadie cuestiona que las violaciones masivas de derechos humanos constituyen un mal absoluto o lo que Kant denominó un “mal radical”. La humanidad desesperanzada, se hunde precipitadamente en el abismo del desamor, la injusticia, la indiferencia, denigrando los derechos de los demás, perdiendo el sentido del pecado, metidos en la violencia, narcotráfico, inseguridad, crisis económica, pobreza generalizada etc.Mientras que una gran parte de la población niega cada vez más la existencia y la presencia de Dios, el hombre se cree dueño de la ciencia y de la técnica y se auto declara como el criterio de la bondad o de la maldad de sus propias acciones.

Estos males que aquejan en gran parte a nuestro mundo:

1. ¿Cómo afectan mi realidad personal, familiar y comunitaria?2. ¿Qué situaciones particularmente están influyendo en mí?3. ¿De qué manera las enfrento?

PENSAR

Lee el siguiente resumen y reflexiona en el esquema gráfico que te presentamos.

La Palabra divina ilumina la existencia humana y mueve a la conciencia a revisar en profundidad la propia vida, pues toda la historia de la humanidad está bajo el juicio de Dios (Mt 25,31-32). La Palabra misma nos recuerda la necesidad de nuestro compromiso en el mundo y de nuestra responsabilidad ante Cristo, Señor de la historia, que vive en sus “humildes hermanos”, teniendo en cuenta que lo que hacemos o dejamos de hacer a uno sólo de estos, se lo hacemos o dejamos de hacer al mismo Cristo (Cf. Mt 25,4-45; VD 99).

La Palabra de Dios impulsa al hombre a entablar relaciones animadas por la rectitud y la justicia; da fe del valor precioso ante Dios de todos los esfuerzos del hombre por construir un mundo más justo y más habitable a favor de los que sufren y son víctimas del egoísmo. La misma Palabra de Dios denuncia sin ambigüedad las injusticias, promueve la solidaridad y la igualdad. Es una tarea de

48 49

Page 27: Folleto Verbum Domini Final

De modo similar, el anuncio de la Palabra de Dios a todos los que padecen sufrimiento físico, psíquico o espiritual, es de gran necesidad ya que es en ese momento de sufrimiento cuando surgen de manera más aguda en el corazón del hombre, las preguntas últimas sobre el sentido de la propia vida. La fe que nace del encuentro con la Palabra de Dios nos ayuda a considerar la vida humana como digna de ser vivida en plenitud también cuando está aquejada por el mal y a descubrir que, precisamente en su condición, pueden participar de manera particular en el sufrimiento redentor de Cristo para la salvación del mundo (2Co 4,8-11.14). El culmen de la cercanía de Dios al sufrimiento del hombre lo contemplamos en Jesús mismo, el cual “sufrió con nosotros y murió. Con su pasión y muerte asumió y transformó hasta el fondo nuestra debilidad”(Cf. VD 106).

La Sagrada Escritura manifiesta la predilección de Dios por los pobres y necesitados (Mt 25,31-46) que confían totalmente en Dios y que Jesús llama en el Evangelio bienaventurados “porque de ellos es el Reino de los Cielos”. En efecto, los primeros que tienenderecho al anuncio del Evangelio son precisamente los pobres, no solo necesitados de pan sino también de palabra de vida. Al mismo tiempo, se ha de reconocer y valorar el hecho de que los mismos pobres son también agentes de evangelización (Cf. VD 107).

Haciendo referencia a la creación, pensamos que llevando el cosmos la huella del Verbo, debemos mirarlo con nuevos ojos. La revelación nos lleva también a denunciar la arrogancia del hombre que vive como si Dios no existiera, llevándolo a explotar y deteriorar la naturaleza, sin reconocer en ella la obra de la Palabra creadora de Dios. El hombre necesita ser educado de nuevo en el asombro y el reconocimiento de la belleza auténtica que se manifiesta en las cosas creadas (Cf. VD 108).

ACTUAR

Una tarea que tenemos como cristianos es contribuira construir con nuestro esfuerzo un mundo más justo y más habitable a favor de los que sufren y son víctimas del egoísmo.La misma Palabra de Dios reclama la necesidad de nuestro compromiso en el mundo y de nuestra responsabilidad ante Cristo, Señor de la Historia. Al anunciar el Evangelio, démonos ánimo mutuamente para hacer el bien y comprometernos por la justicia, la reconciliación y la paz.

Entre las muchas maneras de acoger la Palabra de Dios y el compromiso con ella:

1. ¿Cómo puedo comprometerme a hacerla presente en mi realidad personaly familiar?2. ¿Qué necesidades descubro en mi comunidad y qué estoy dispuesto a hacer?3. De las siguientes pastorales señala aquélla en la que estarías dispuesto a colaborar, para que la Palabra divina se haga vida en los corazones de las personas que la escuchan:- En la pastoral social (cáritas)- En la pastoral de los enfermos En la pastoral juvenil - En la pastoral familiar- Otras…

CELEBRAR

Monitor:Hermanos en esta pequeña celebración vamos a expresar nuestro deseo de contribuir con nuestro trabajo en la construcción de un mundo más justo, más humano y más fraterno, sabiendo que al hacerlo no actuamos en nombre propio sino en nombre de toda la Iglesia que es quien nos envía y la destinataria de nuestra misión.

Guía: Dios, nuestro Padre, reveló y realizó su designio de salvar al mundo por medio de su Hijo hecho hombre, Jesucristo, quien confió a su Iglesia la misión de anunciar el Evangelio a todas las personas.

Ustedes, desde la misión, no actuarán en nombre propio, sino en nombre de la comunidad que los envía; tienen, por lo tanto, una misión muy importante que cumplir: ser propagadores del mensaje de Jesús.

Cuando enseñen la Palabra de Dios a los demásno olviden ser dóciles al Espíritu, escucharla y madurarla en su corazón. Que su vida sea siempre testimonio de Jesús dentro de la comunidad cristiana.

Oremos juntos para que el Señor derrame sobre nosotros su luz y su gracia y nos ayude a perseverar en la fe y en el amor que profesamos.

50 51

Page 28: Folleto Verbum Domini Final

PALABRA DE DIOS Y CULTURAS

“De una manera fragmentaria y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio de su Hijo a quien instituyó heredero de todo, por quien también hizo los mundos” (Hb 1, 1-2)

VERDios, desde la creación del hombre, se ha acercado y revelado en un

lenguaje humano, asumiendo la cultura propia de cada época y etapa de la historia a fin de que podamos entender y responder a su Palabra.

Contestar personalmente,de dos en dos o en equipolas siguientes preguntas:

1. ¿Qué entiendo por cultura?2. ¿De qué manera me habla Dios según mi cultura?3. ¿Reconozco sus manifestaciones en las diversas culturas?4. ¿Qué valores descubro en la Sagrada Escritura propios de la cultura y

del tiempo en que fue escrita?5. ¿Cómo han influido en mi forma de pensar y de ver la vida?

PENSARLee el siguiente resumen y reflexiona en el esquema gráfico que te

presentamos. El anuncio Joánico referente a la encarnación del Verbo revela la unión

indisoluble entre la Palabra divina y las palabras humanas (Cf. Jn 1,14). Dios no se revela al hombre en abstracto, sino asumiendo lenguajes, imágenes, y expresiones vinculadas a las diferentes culturas.

El fenómeno de la cultura, en sus múltiples aspectos se representa como un dato constitutivo de la experiencia humana:“el hombre vive siempre según una cultura que le es propia, y que, a su vez crea entre los hombres un lazo que le es también propio, determinando el carácter inter-humano y social de la existencia humana” (Cf. VD 109).

Es importante favorecer entre los agentes el conocimiento de la Biblia. La Sagrada Escritura tiene valores antropológicos y filosóficos que han influido en toda la humanidad (Cf. 110).

Un ámbito particular del encuentro entre la Palabra de Dios y las culturas es el de la escuela y la universidad. Los centros de estudio, esmérense en promover la enseñanza de la religión.Conviene queesta enseñanzapromueva el conocimiento de la Sagrada Escritura (Cf. VD 111).

Monitor: Todos somos conscientes de la fe que hemos recibido y de la tarea que se nos ha confiado por eso vamos a expresar nuestro compromiso.

Guía: ¿Aceptas la misión de ser testigo del Evangelio, sirviendo a laIglesia en su tarea evangelizadora?

Todos: Sí, acepto

Guía: ¿Estoy dispuesto a cumplir responsablemente la misión en el campo que lo necesite?

Todos: Sí, estoy dispuesto

Guía: Reciban entonces la Luz de Jesús. Esta es su misión: ser Testigosde la Luz de Jesús conservándose siempre unidos en su amor.

Signo: En este momento pasan algunos del grupo aencender su vela en el fuego del Cirio Pascual haciéndola extensiva a sus compañeros y que nos recordará que es Jesús quien nos envía a ser Luz dentro de la comunidad para disipar las tinieblas.

Guía: Suplicamos juntos con la siguiente oración:

Señor, tú dijiste que cuantos trabajan por la paz serían llamados hijos e hijas de Dios;

Concédenos entregarnos sin descanso a instaurar en el mundo la única justicia que puede garantizar a los hombres y mujeres la verdadera paz.

Señor, que con tu amor paternal gobiernas el mundo, te rogamos que todos los hombres a quienes diste un idéntico origen, constituyan una sola familia en la paz y vivan siempre unidos por el amor fraterno.

Señor, creador del mundo, bajo cuyo gobierno se desarrolla la marcha de la historia; atiende nuestras súplicas y concede la paz a nuestros tiempos difíciles.

Señor de la Paz, tú eres la misma justicia: por eso el hombre violento no te comprende ni el corazón cruel te acepta; haz que los buenos perseveren en el bien y los que están enfrentados recuperen la paz con el olvido del odio…Amén

Terminamos cantando: “Que todos los hombres se salven”

52 53

Page 29: Folleto Verbum Domini Final

La relación entre la Palabra de Dios y cultura se expresa también en el mundo del arte. Son admirables los artistas que se han dejado inspirar por los textos sagrados, contribuyendo a la belleza de las iglesias, al enriquecimiento de la liturgia y a la celebración de nuestra fe. Exhorto a los organismos competentes a que se promueva en la Iglesia una sólida formación de los artistas sobre la Sagrada Escritura, a la luz de la Tradición viva de la Iglesia y del Magisterio (Cf. VD 112).

En la relación entre palabra de Dios y cultura se corresponde la importancia de emplear con atención e inteligencia los medios de comunicación social, especialmente el internet. La Palabra divina debe llegar no sólo de manera escrita, sino también mediante otras formas de comunicación. Los laicos deben ser protagonistas en transmitir el mensaje del Evangelio a través de los medios de comunicación, tratando de que aparezca el rostro de Cristo y se oiga su voz, porque “si no hay lugar para Cristo, tampoco hay lugar para el hombre” (Cf. VD 113).

El misterio de la Encarnación nos manifiesta, por una parte, que Dios se comunica siempre en una historia concreta, asumiendo las claves culturales inscritas en ella, pero, por otraparte, la misma palabra puede y tiene que trasmitirse en culturas diferentes, transfigurándolas desde dentro, mediante lo que el Papa Pablo VI llamó la evangelización de las culturas (Cf. VD 114).

Un momento decisivo dentro del proceso de inculturación es la difusión de la Biblia a través del valioso trabajo de su traducción en las diferentes lenguas. La traducción comporta no sólo la mera transcripción del texto original, sino necesariamente un cambio de contexto cultural. Por eso, es importante, ante todo, la formación de especialistas que se dediquen a traducir la Biblia a diferentes lenguas (Cf. VD 115).

La Palabra divina es capaz de penetrar y de expresarse en culturas y lenguas diferentes, pero la misma palabra transfigura los límites de cada cultura, creando comunión entre pueblos diferentes. La Palabra del Señor nos invita a una comunión más amplia (Cf. VD 116).

ACTUAR

La cultura es el lenguaje de la Familia de Dios y fuente permanente de experiencias religiosas así mismo la universalidad de las culturas va creando una fraternidad interreligiosa que entreteje los hilos de la cultura y de la religión. El diálogo entre fe y cultura comenzó en los orígenes de la predicación apostólica y a ese diálogo somos llamados a participar para no quedar encerrados en los límites de cada cultura y entrar en la universalidad que nos une y relaciona, haciéndonos a todos hermanos.

1. ¿Qué entiendo por inculturación del Evangelio?2. ¿La Biblia tiene vigencia en las culturas actuales?3. ¿Cómo se puede promover el estudio de la Biblia entre los

estudiantes?4. ¿Cómo puede ser utilizado el Internet en la difusión de la Biblia?5. Te das cuenta que el lenguaje de Dios y lo que le dice constantemente

al hombre está por encima de culturas, ideologías e idiomas, esto ¿Cómo me impulsa a comprender y a servir a mis semejantes?

CELEBRAR

Monitor: Oremos para que el Señor se derrame en cada uno de nosotros y todas las enseñanzas aprendidas aquí, las pongamos en práctica ennuestro caminar diario.

Puestos de pie invoquemos al Espíritu Santo cantando:

CANTO: Espíritu Santo ven aquí

Espíritu Santo ven aquíEspíritu Santo ven a mí;

quiero vivir, quiero ser felizcon tu poder dentro de mí (2)

Ahora sé lo que es vivir;puedo reír, puedo cantar.

Ahora sé que yo puedo amarcon tu poder dentro de mí.

Lector: La cultura representa el modo particular con el cual los hombres y los pueblos cultivan su relación con la naturaleza y con sus hermanos, con ellos mismos y con Dios, a fin de lograr una existencia plenamente humana y la fe sólo es adecuadamente profesada, entendida y vivida, cuando penetra profundamente en el substrato cultural de un pueblo. De este modo, aparece toda la importancia de la cultura para la evangelización. Pues la salvación aportada por Jesucristo debe ser luz y fuerza para todos los anhelos y situaciones gozosas o de sufrimiento. El encuentro de la fe con las culturas las purifica, permite que desarrollen sus ritos y las enriquece (Cf. DA 476 - 479).

54 55

Page 30: Folleto Verbum Domini Final

Guía: “En verdad les digo: Si el grano de trigo no cae en la tierra y no muere, queda solo; pero si muere da mucho fruto”(Jn 12,24).

Todos: Ayúdame a morir como semilla, a mis deseos y proyectos egoístas, para fructificar multiplicado en la comunidad de hermanos, como discípulo y misionero de la Vida. A pesar de las sombras de la muerte en las que el mundo pone su atractivo.

Guía: “Muy bien servidor bueno y honrado, ya que has sido fiel en lo poco, yo te confiaré mucho más. Ven a compartir la alegría de tu Señor”(Mt 25,23).

Todos: La vida es un don y una tarea. Que nuestros países recobrenla paz y se promueva la Vida que prepare la llegada detu Reino.

Oración: Padre bueno, concédenos transmitir la fe y encarnar los valores del Evangelio en las generaciones venideras, parahacer que esté más presente y vivo en las culturas, en los ambientes que caracterizarán las mentalidades del mañana e inspirarán las conductas de la familia, la empresa, la escuela, la universidad y los medios de comunicación social y respondan a las aspiraciones de nuestra época, según tu proyecto de salvación, por Jesucristo nuestro Señor, amén.

Esta cultura enriquecida por la fe se ve confrontada con la cultura actual, que presenta luces y sombras.

El hombre vive amenazado por la cultura de la muerte: violencia, terrorismo, guerra, droga, secuestros, etc.. El evangelio ha de penetrar los valores y criterios en la cultura, renovando todas las cosas.

El diálogo con la cultura exige la conversión pastoral. Esa es la Misión, ser portadores del Evangelio, de la Buena noticia, en cada rincón, con cada persona que vive distintas situaciones y realidades (OP14).

Nuestra pastoral necesita renovarse desde la raíz, desde el Evangelio, para dar respuesta a todas esas exigencias que nacen de ser discípulos (OP47).

- Dejar un breve espacio de silencio y continuar con la siguiente oración

Guía: “Señor, ¿a quién iremos? Tu tienes palabras de vida eterna”(Jn 6,68).

Todos: Queremos ser tierra buena donde siembres tu Palabra. Las semillas de una nueva comprensión de nuestro ministerio han de germinar.

Guía: “Este grano es muy pequeño, pero cuando crece, es la más grande de las plantas del huerto y llega a hacerse arbusto, de modo que las aves del cielo se posan en sus ramas”(Mt 13,32).

Todos: La promoción de la Vida es la tarea que has confiado a tu Iglesia. Unidos a ti, ¡Señor de la Vida podremos evangelizar!

Guía: “Como la rama no puede producir fruto por sí misma si no permanece en la planta, así tampoco pueden ustedes producir frutos si no permanecen en mí”(Jn 15,4).

Todos: Evangelizar es lo que nos pertenece por tu gracia haciendo eco del mensaje de Vida en este milenio. Inculturar el Evangelio en el corazón de las comunidades, matrices donde se gesta el ser cristiano. Transformar con la palabra y el ejemplo los desafíos que se nos presentan, con el valor del que sabe que tiene la fuerza poderosa del Espíritu Santo.

Guía: “Dentro de poco, el mundo ya no me verá, pero ustedes me verán, porque yo vivo, y ustedes también vivirán” (Jn 14,18-19).

Todos: Mucha tierra es dura o con piedras y abrojos, donde tu semilla no penetra o se saca. Que yo como evangelizador, transfigurado por tu poder en sembrador, la labre para llegar con tu Mensaje al alma de los pueblos.

56 57

Page 31: Folleto Verbum Domini Final

Es muy importante también el respeto de la Iglesia por las antiguas religiones y tradiciones espirituales de diversos continentes; éstas contienen valores de respeto y colaboración que puede favorecer mucho la comprensión entre las personas y los pueblos. Entre esos valores destacan: el respeto a la vida; la contemplación; la sencillez; el silencio; el sentido de lo sagrado, del sacrificio y del ayuno; la familia y el matrimonio; la atención a la trascendencia de Dios, etc. (Cf. VD 119).

El dialogo entre las religiones será fecundo solamente si hayun auténtico respeto por cada persona para que pueda profesar libremente la propia religión, en privado o en público, además de la libertad de conciencia (Cf. VD 120).

PALABRA DE DIOS Y DIALOGO INTERRELIGIOSO

Dad culto al Señor, Cristo, en vuestros corazones, siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que os pida razón de vuestra esperanza. Pero hacedlo con

dulzura y respeto"(1 Pe 3, 15-16)

VEREl diálogo interreligioso no es un desborde “hacia fuera” de la riqueza que

se vive en el interior de la Iglesia, sino que se trata de una dimensión fundamental de toda la familia humana.

A veces se dice que el diálogo interreligioso no se encamina a unirnos en el terreno de la fe –lo que sí pretendemos en el diálogo ecuménico con todos los cristianos– sino en el de la ética. Algunos exigen menos. Dado que también la concepción ética nos divide, se sugiere que las religiones acuerden simplemente “acciones comunes” para mejorar la sociedad. Es decir, que prescindan de sus creencias y de sus visiones éticas, que las separan, y coordinen proyectos para luchar contra el hambre, las enfermedades y la guerra.

Que no gasten la mayor parte de sus energías en difundir sus propias creencias para ganar nuevos adeptos, sino en prestar un servicio a los pobres e indigentes.

1. ¿Qué entiendo por libertad de culto?2. ¿Cómo es mi relación o actitud con personas de otras religiones?

PENSARParte esencial del anuncio de la Palabra de Dios es el encuentro y

colaboración particularmente con quienes pertenecen a diferentes tradiciones religiosas. El actual proceso de globalización providencialmente favorece un contacto más estrecho con personas de culturas y religiones diferentes. Las religiones favorezcan, en la sociedad secularizada, una mentalidad que vea a Dios fuente de todo bien y de la vida moral, así como un profundo sentido de hermandad universal(Cf. VD 117).

La Iglesia mira con aprecio al Islam por reconocer la existencia del único Dios y darle culto, sobre todo con la plegaria, la limosna y el ayuno. Además, por la presencia en su tradición de muchas figuras, símbolos y temas bíblicos. Impúlsese un diálogo sincero y respetuoso con ellos en temas fundamentales como el respeto a la vida, a los derechos del hombre y la mujer y su igual dignidad. Las religiones han de ofrecer su aportación al bien común (Cf. VD 118).

ACTUAR

“Podemos decir que, entre los derechos y libertades fundamentales enraizados en la dignidad de la persona, la libertad religiosa goza de un estatuto especial. Cuando se reconoce la libertad religiosa, la dignidad de la persona humana se respeta en su raíz, y se refuerzan el ethos y las instituciones de los pueblos.

58 59

Page 32: Folleto Verbum Domini Final

Y viceversa, cuando se niega la libertad religiosa, cuando se intenta impedir la profesión de la propia religión o fe y vivir conforme a ellas, se ofende la dignidad humana, a la vez que se amenaza la justicia y la paz, que se fundan en el recto orden social construido a la luz de la Suma Verdad y Sumo Bien”(Mensaje de su Santidad BENEDICTO XVI para la celebración de la XLIV Jornada Mundial de la Paz).

1. ¿Qué aspectos considero que otras religiones y sectas religiosas aportan de forma positiva al creyente?

2. ¿En qué consiste el ecumenismo?3. ¿Qué actitudes son necesarias para un diálogo interreligioso?

CELEBRAR

Monitor: La Iglesia, anuncia y tiene la obligación de anunciar sin cesar a Cristo, que es “camino, verdad y vida” (Jn 14, 6), en quien los hombres encuentran la plenitud de la vida religiosa, en quien Dios reconcilió consigo todas las cosas. Sin embargo, esto no excluye el diálogo y la búsqueda común de la verdad en los diferentes ámbitos vitales, pues, como afirma santo Tomás, “toda verdad, independientemente de quien la diga, viene del Espíritu Santo”.

Guía: Vamos a orar para que el Señor nos conceda caminar en el respeto de la confesión religiosa como derecho inalienable de todo ser humano.

A cada invocación responderemos: Padre, escúchanos

Señor amado: hoy te pedimos que al mundo de la política y de la diplomacia les concedas sabiduría para promover la verdadmoral y que actúendemanera responsable sobre la base del conocimiento objetivo e íntegro de los hechos; se desarticulen las ideologías políticas que terminan por suplantar la verdad y la dignidad humana, y promueven falsos valores con el pretexto de la paz, el desarrollo y los derechos humanos. Oremos

Todos: Padre, escúchanos

Señor Dios, Padre Creador y Salvador de todos los pueblos: Tú que conoces profundamente el corazón de cada una de las personas que promueven actos contra la Paz, tales como persecuciones, discriminaciones, actos de violencia y de intolerancia por motivos religiosos, toca sus corazones, hazlos caer en cuenta del mal que están causando a la humanidad. Llénalos de Ti, toma su corazón, transfórmalo en un corazón manso, humilde y comprensivo como el tuyo, amante de la paz y del amor, respeto, comprensión y tolerancia por cada uno de sus hermanos que profesan las diferentes religiones. Oremos

Todos: Padre, escúchanos

Que los líderes de las grandes religiones del mundo y los responsables de las naciones, renueven el compromiso por la promoción y tutela de la libertad religiosa, en particular, por la defensa de las minorías religiosas, que no constituyen una amenaza contra la identidad de la mayoría, sino que, por el contrario, son una oportunidad para el diálogo y el recíproco enriquecimiento cultural. Oremos

Todos: Padre, escúchanos

Pidamos a María que interceda para que cada uno de nosotros se conforme cada vez más estrechamente a Cristo y se done con generosidad siempre nueva a los hermanos. Que María ilumine a cuantos están en duda, que llame a los extraviados, que consuele a los afligidos, que fortalezca a cuantos son atrapados por los cantos de sirena del oportunismo. Virgen María, Auxilio de los Cristianos, Señora Nuestra.

Todos: Ruega por nosotros

Oración conclusiva:Señor, Tú todo lo puedes; te lo pedimos por los méritos de la pasión y muerte de Tu divino Hijo Jesucristo, que vive y reina en unión con el Espíritu Santo, amén.

60 61

Page 33: Folleto Verbum Domini Final

I N D I C E

62

1 PRESENTACIÓN

2 CELEBRACIÓN DE ENTRONIZACIÓN DE LA BIBLIA PROCESIÓN CON LA BIBLIA

5 PRIMERA PARTE “VERBUM DEI”

7 EL DIOS QUE HABLA

12 RESPUESTA DEL HOMBRE AL DIOS QUE HABLA

16 LA HERMENÉUTICA DE LA SAGRADA ESCRITURA EN LA IGLESIA

23 SEGUNDA PARTE “VERBUM IN ECCLESIA”

24 LA PALABRADE DIOS Y LA IGLESIA

26 LA LITURGIA LUGAR PRIVILEGIADO DE LA PALABRA DE DIOS

32 LA PALABRA DE DIOS EN LA VIDA ECLESIAL

41 TERCERA PARTE “VERBUM MUNDO”

43 LA MISIÓN DE LA IGLESIA:ANUNCIAR LA PALABRA DE DIOS AL MUNDO

48 PALABRA DE DIOS Y COMPROMISO EN EL MUNDO

53 PALABRA DE DIOS Y CULTURAS

58 PALABRA DE DIOS Y DIALOGO INTERRELIGIOSO

62 INDICE