Geometría de las pasiones. (capítulos sueltos)

  • View
    222

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Geometría de las pasiones. (capítulos sueltos)

  • 8/3/2019 Geometra de las pasiones. (captulos sueltos)

    1/26

    /

    ,; .- - .~~ ~ ~

    :j" 1" ' o ~ .';.' ' t

    H J." I}'1 iI

    '~!

    .,", ~ ~ i' .i j;

    ~ rr~ l{ '.

    ~ < fESPERANZA Y MIEDO

    . : ~ e imprevisibles, pero el miedo y la esperanza figuran entre'la;-ms violentas.'! Ellas son, en efecto, incontrolables,impetuosas, destructivas, contagiosas, intratables y refrac-tarias a toda intervencin directa de la razn y de la'voluntad, que se enfrentan con un adversario mvil ydesconocido. Implican la duda (no metdica), la vacila-cin, la incertidumbre, la turbulencia negativa, el peligro'~Ja .esp~ra de sal;racin a~te un malo un. bie~ considera-

    ; ~d.osmrrunentes; en cualquier caso, la conciencia de encon-; .' trarse frente ft potencias, hombres o acontecimientos. inscrutables, ~s fuertes que la resisteidfi"que se lespueda oponer. De ello derivan, por un lado, la resignaciny la parlisis de la voluntad; y por otro, a modo de com-pensacin antag9!liC.~Jas ms virulentas formas de fana-tismo, de irnpermeabilidad a la crtica, de entusiasmo y deagitacin. ~;~.:' "-Su inconstancIa :;'e opone diametralmente a la cons-tancia y a la serenidad del sabio antiguo, principalmente

    del estoico. 32 A difererrda del placer y del dolor, de laalegra o de la tristeza que ataen a la certeza del presente,la inestabilijad del miedb' y deIa esperanza est ligadaa la proyeccin hacia la iriGl~:1'#q~rnbre'yos riesgos no slodel futuro sino tambinJ1".~tpa-'sado,s . decir, al alternarsede las conjeturas ;entre"pprobabilidads impredecibles y.tonfecuenC:ias:-def-ctos irremediables. El metus no est,

    2. Esperanza y miedo

    Dos pasion es de incert idu)zbr eEntre todas las pasiones, el miedo y la esperanza adquie-ren en las obras del Spinoza de la madurez el ms altovalor estratgico y constituyen la elave para la com;; ~~~sin de diferentes problemas ticos, religiosos y polticos.Se trata de afectos eminentemente inestables, que nocristalizan nunca en hbitos o en virtudes y por ello vuel-ven el nimo inquieto e indeciso: En efecto: a esperanzano I""~ sino una' alegra inconstante (inco nsta ns lae titia ),surgida de la imagen de una cosa futura o pretrita, decuya realizacin dudamos. Por el contrario, el miedo es unatristeza inconstante, surgida tambin de la imagen deuna cosa dudosa.JO Todas las pasiones parecen mud~~les30. Cfr. E, ID, prop. XVIII, escol. n. Ntese la oposicin simtrica entremiedo y esperanza, que es en cambio matizada por Descartes y traducidade forma relativamente diferente segn e! grado mayor o menor de probabi-lidad que un deseo tiene de realizarse: Basta pensar que la adquisicin deun bien o la llegada de un mal es posible para ser incitado a derearlo. Perocuando, adems, se considera si hay mucha o poca p robabilidad de tener

    lo que se desea, aquello que nos hace ver que hay mucha produce en noso-tros la esperanza, y lo que nos hace ver que hay poca produce e! temor (P A ,art. 58). En el pasaje spinoziano traduzcc la etit ia por alegra, ms que pc;regocijo>",porque la eminiscencia cultural ms directa a la qu~ se halla li-gado Spinoza es a la joye de Descartes. La terminologa spinozia !se aparta,no obstante, de la tradicin antigua, y en especia!' de la cicer niana, segnla cual la laetit:a designa e! contento de nimo de quien exul !vana, necia102

    < e l~~I

    ~ I,~ ': I -t t l' " "1' ,,4~,.)I\' 1 " ;,

    , < .y excesivamente, en tanto que e! ga ud ium representa la alegra que est enconsonancia COI) la razn (cfr. Cic., Tusc., IV, 13).31. Cfr. E, : rv;prop. XXXIII.32. La laetitia sigue siendo, de todos modos, en Spinoza, una pasin:(;En efecto, Io que hace que un afecto sea accin y no pasin no es e! hechode que aqul seale el paso de! cuerpo y de! alma a una mayor perfeccin,sinoque deeste paso cuerpo y alma sean causa adecuada (E , ID, afecto def.,

    ID, explic.). Para la valoracin de! miedo y de la esperanza como formas deinconstantia desde e! De constancia sapientis de Sneca al De constan tiade justo Lipsio o a la La constance eGuillaume duVair, cfr., en la presenteobra, las pp. 319 v ss. .103. .

    : . 'i - J

  • 8/3/2019 Geometra de las pasiones. (captulos sueltos)

    2/26

    (/\-)~/

    :,," !_~ ". . . . ~:.PASIONES DE ESPERApor ello ligado de modo directo al presente, ni tampoco laspes a la inminencia."Spinoza no se opone al miedo y a la esperanza porquedistraigan -en opinin de iosestoicos- del goce de cuan-to entra dentro del horizonte del presente, Jebilitando asel nimo en vanas quejas y en intiles expectativas.v' sinoporque bloquean la potenciacin de s mismos hacia esta-dos de mayor perfeccin. Por esto no hay en l; como enHobbes, una relacin instrumental entre la espera delfuturo y el proyecto de disponer en el presente del poderp~ra ..realizar los contenidos d e : las expectativas; 35 sinoms bien la indicacin del camino a travs del cual la efec-tiva consecucin de una mayor perfeccin har desvane-

    33. Al referirse la incertidumbre y e! carcter imprevisible de! miedoy Je 1 9 esperanza tambin al pasada, Spinoza se aparta decididamente delas tradiciones precedentes qt:e las ligaban al futuro: cfr., ?or ejemplo, Cic.Tus c ... m, 11,25 para quien el metus es una op ini o ma gni m ali im penden tis,mientras que la spes es una op in io uenturi bo ni qu od sit ex us u iam pra esens .Segn Spinoza, estas dos pasiones estn, generalmente, m s ligadas a lasideas inadecuadas ql1e a un a alegra lejana o a un lejano dolor. Tambin enla tragedia aparece, en efecto, a menudo el temor de que se haya podidocumplir sin saberlo o que haya ocurrido algo horrible en el pasado cuyosefectos estn an por manifestarse. El miedo no est, de todos modos, liga-d o n ecesariamente en Spinoza a los "lugares" de lo distinto o a los factoresobjetivos (descritos por C.Jacob, La ropographie de la peur, en Traoerses,xxv (1982), pp. 51-60 y por Y. Tuan, La nds capes 01 Fe ar, Nueva York,1979), sino ala imaginacin que crea continuamente, en nosotras mismos,la alteridad y reproduce la fantasmal presencia de lo que est ausente en losdatos de la percepcin y en 10s conceptos de! entendimiento.34. La dimensin temporal no incide por s misma enla intensidad deuna pasin (cfr. E, m, prop. xvm y dera.), aunque la imagen de una cosapresente produzca una may or estabilidad de! afecto, mientras que h de unacosa pretrita o futura, al ser incierta, vuelve el nimo ms expuesto a lasfluctuaciones. En el Com pen d ium gram matices Ling uae Hebreae , tambinSpinoza recuerda que la lengua hebr~ conoce, como tiempos de! verbo, tanslo e! pasado y e! presente (de lo CU8 no debe inferirse, sin embargo, comohan hecho algunos telogos, que e! hebreo no tiene recursos para designare! futuro, cfr. A. Momigiiano, Il tempo nella storiografia anrica, en Id.,L a s to ri ograf ia gr eca, Turn, 1982, pp. 6971) .35. Cfr. Hobbes, E/. 159.104

    "! " '

    . 1; : 1, . : \~ : .

    . . . .I" 1.~r

    \ ,~ !4 - 1{" I~ J

    \

    .\

    ESPERANZA Y MIEDO

    cerse por s solos, volvindolos intiles, tanto el miedocomo la esperanza, contra los cuales la razn difcilmentepuede luchar con sus solas armas."Lo que convierte en importantes a estas pasiones parala- reflexin filosfica es el hecho de que se-a n comunes atodos los hombres, en cuanto amenazas o promesas queafectan e implican a la vida de cada uno y en cuanto contri-'~"gllyen a formar y a coridicicnar, d manera constructiva o;) ~~,?%sediciosaara !Ospoderes establecidos, la orientacin de~ "voltil)taJes dbiles, siempre a caballo entre la obediencia. pre:s'ente y futura y el deseo de rebelin, entre la propen-sin ..~ la confmza y la duda desgarradora.\~ .Fren tes contraP .~~ tos :: -s-

    r-( :.\' ~ 1i \ : j

    La tradicin ms antigua -C011 Platn, Aristteles o elestoicismo griego a la cabeza- consideraba el miedo isla-damente: o bien como 'espera de un mal futuro o biencorno uno de los cuatro afectos fundamentales, junto conel placer, el dolor y eld~:seo.37

    ,. 1

    \~.",,:, , .-" - . -_., f ..36. Un bien mayor futur,~~, si-duda, ~aCionalmente preferible a unbien menor presente y un m~~enor presente, corno causa de un bienmayor futuro, debe aceptarse sin dudado (cfr. E. IV, prop. LXVI, y escol.).Slo que lam~yor-pa'fe de los hombres se comporta de manera diametralmente opuesta a:~stos: criterios que dice aprobar de palabra (cr. ib id ., IV,prop. m, dem:,):' .3 7 . Gr: pi~~.,acb ., 198 B (en oposicin al valor); Pr ot., 358 D; Arist.,Eib. Ni c .. ID; 9, i J 5a 7; Rb et. , u, 5, 1383a y ss , donde ei miedo est ligadoa la inminencia -de una cosa terrible y se contrapone a la confianza o ala 3eguridad: ES~J9 esperanza acompanada cie la imaginacin de que estcerca lo q1,le puede .salvarnos, y de que las COS2.S temibles o no existen oestn an lejanas tRbet., n, 5, 1383a); SVF , ID. 386; Cic., Tu sc ., m, 11,24;~IV,'6,1l; Id., De fin. , x, 35. Si se excluye una tradicin dudosa, segnla cual Aristteles ha br fa definido la esperanza ccmo el sueo de un ies-pertar (pero la misma frase es atribuida tambin a otros, cfr. A. GaL .hier,Ma g/l a/l imi t , Pars, 1950, pp. 35-36 y 194196), ella no est ligad; en la valores especialmente signifktivos:' en el De me. et rem ,'1 44 b 10

    )

    i05- 'i:;~il"' g : t

  • 8/3/2019 Geometra de las pasiones. (captulos sueltos)

    3/26

    (~:

    "!'tt~,".~;:'''\'.'...,PASIONES DE ESPERA

    Miedo y esperanza constituyen, por el contrario, paraSpinoza una dualidad inescindble. Esto se produce, porun lado, segn un modelo historlogrfico que se remontaa Salustio, Tito Livio y Tcito,39 por otro, segn lasrloctrinas filosficas creadas en parte por Sneca y por elnoestoicismo de Justo Lipsio, en los cuales el empareja-.riente de metus y de spes resulta ya cannico y recibe unacomn condena.4;Dicha oposicin aparece generalmenteen la historiografa romana para describir el estado denimo de los soldados antes"de entrar en combate, la vaci-lacin individual y colectiva ante un