Lunes III Adviento - que llegan das —orculo del Seor— en que ya no se dir: Lo juro por el Seor, ... El ngel del Seor se apareci a la mujer y le dijo:

  • View
    220

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Lunes III Adviento - que llegan das —orculo del Seor— en que ya no se dir: Lo juro por el...

  • Lunes III Adviento

    CANTO Ven, ven, Seor, no tardes, ven, ven, que te esperamos. Ven, ven, Seor, no tardes, ven pronto, Seor. El mundo muere de fro, el alma perdi el calor, los hombres no son hermanos, el mundo no tiene amor.

    PRIMERA LECTURA Lectura del libro de Jeremas 23,5-8

    Mirad que llegan das orculo del Seor

    en que dar a David un vstago legtimo: reinar como monarca prudente, con justicia y derecho en

    la tierra.

    En sus das se salvar Jud, Israel habitar seguro.

    Y le pondrn este nombre:

    El-Seor-nuestra-justicia.

    As que llegan das orculo del Seor en que ya no se dir: Lo juro por el Seor, que sac a

    los hijos de Israel de Egipto, sino: Lo juro por el Seor, que sac a la casa de Israel del pas del

    norte y de los pases por donde los dispers, y los trajo para que habitaran en su propia tierra.

    Palabra de Dios

    Los reyes histricos pudieron decepcionar al pueblo bblico, pero no apagar las esperanzas,

    que no terminaban en ellos, sino en Dios.

    El Rey esperado, el Mesas, es el que traer justicia, paz, seguridad.

    Lo ms hermoso de la vida es gratuito. El Seor no slo nos hace esos regalos sino que nos da el mayor regalo de todos: l mismo.

  • Salmo responsorial Sal. 71 En sus das florezca la justicia, y la paz abunde eternamente. Dios mo, confa tu juicio al rey, tu justicia al hijo de reyes, para que rija a tu pueblo con justicia, a tus humildes con rectitud. l librar al pobre que clamaba, al afligido que no tena protector; l se apiadar del pobre y del indigente, y salvar la vida de los pobres. Bendito sea el Seor, Dios de Israel, el nico que hace maravillas; bendito por siempre su nombre glorioso; que su gloria llene la tierra. Amn, amn!

    Aleluya, aleluya, aleluya.

    Pastor de la casa de Israel, que en el Sina diste a Moiss tu ley,

    ven a rescatarnos con el poder de tu brazo.

    EVANGELIO

    Lectura del santo Evangelio segn san Mateo 1,18-24

    La generacin de Jesucristo fue de esta manera:

    Mara, su madre, estaba desposada con Jos y, antes de vivir juntos, result que ella esperaba un

    hijo por obra del Espritu Santo.

    Jos, su esposo, como era justo y no quera difamarla, decidi repudiarla en privado. Pero, apenas

    haba tomado esta resolucin, se le apareci en sueos un ngel del Seor que le dijo:

    Jos, hijo de David, no temas acoger a Mara, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene

    del Espritu Santo. Dar a luz un hijo y t le pondrs por nombre Jess, porque l salvar a su

    pueblo de los pecados.

    Todo esto sucedi para que se cumpliese lo que habla dicho el Seor por medio del profeta:

    Mirad: la virgen concebir y dar a luz un hijo

    y le pondrn por nombre Emmanuel,

    que significa Dios-con-nosotros.

    Cuando Jos se despert, hizo lo que le haba mandado el ngel del Seor y acogi a su mujer.

    Palabra del Seor

    Jess debe ser predicado y anunciado por los que creen en l; pero en definitiva, es el propio Jess

    el que interpela directamente al nuevo creyente.

    La Virgen crey en lo que le anunci el ngel. Tambin san Jos entra en el plan de Dios, y tambin,

    despus de sus dudas, cree y lleva adelante el proyecto de Dios.

  • ORACIN DE LOS FIELES Oremos hermanos, a Cristo, el Seor, que viene a salvar a todos los hombres, y digmosle confiadamente: Ven, Seor Jess. Seor Jesucristo, que por el misterio de la encarnacin manifestaste al mundo la gloria de tu divinidad, vivifica al mundo con tu venida. T que participaste de nuestra debilidad, concdenos tu misericordia. T que viniste humildemente para salvar al mundo de sus pecados, cuando vuelvas de nuevo con gloria y majestad, absulvenos de todas las culpas. T que lo gobiernas todo con tu poder, aydanos, por tu bondad, a alcanzar la herencia eterna. Seor y Pastor de la casa de Israel, que te apareciste a Moiss en la zarza ardiente y en el Sina le diste tu ley, ven a librarnos con el poder de tu brazo. PJNS. Amn.

    CANTO OFERTORIO Alabemos al Seor porque su amor no tiene fin, demos gracias al Seor, gracias, Seor, gracias sin fin.

    CANTO DE COMUNIN A Beln, por all, amigo, ya no se va... ya no se va. Se va por la otra puerta de la ciudad. Se va por los caminos sin luz ni paz. Por esas negras casas de duro pan. Se va por las afueras de soledad. Se va por el respeto, por la igualdad. Por la verdad ms clara y la libertad. Se va por la justicia y la caridad. Por la limosna sola ya no se va. Por el amor sincero, as se va. Se va por todo el mundo, bien claro est. Porque hoy Beln es toda la humanidad. Que siempre en este mundo es Navidad.

    ORACIN Qu fcil le fue todo al buen Gabriel!

  • Vino, dio su mensaje y se fue. Se fue sin aclararme nada de nada, y dej mil preguntas en mis entraas. Y quin me las responde si miro al cielo? Este Dios sordomudo que llevo dentro? Qu fcil le fue todo al buen Gabriel! Dijo que es Dios y es hombre, dijo que es hijo y rey... "y en lo dems, Seora , use la fe".

    CANTO FINAL Dios te salve Reina y Madre de misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve. A ti clamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lgrimas. Ea pues Seora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y despus de este destierro, mustranos a Jess, fruto bendito de tu vientre. Oh clementsisma, Oh piadosa, Oh duce Virgen Mara, ruega por nosotros santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo. Amn.

  • Martes III Adviento

    CANTO Vamos a preparar el camino del Seor, vamos a construir la ciudad de nuestro Dios. Vendr el Seor con la aurora, el brillar en la maana, pregonar la verdad. Vendr el Seor con su fuerza, l romper las cadenas, l nos dar la libertad.

    PRIMERA LECTURA

    Lectura del libro de los Jueces 13,2-7.24-25a

    En aquellos das, haba en Sor un hombre de estirpe danita, llamado Manoj. Su esposa era estril

    y no tena hijos.

    El ngel del Seor se apareci a la mujer y le dijo:

    Eres estril y no has engendrado. Pero concebirs y dars a luz un hijo. Ahora gurdate de

    beber vino o licor, y no comas nada impuro, pues concebirs y dars a luz un hijo. La navaja no

    pasar por su cabeza, porque el nio ser un nazir de Dios desde el seno materno. l comenzar a

    salvar a Israel de la mano de los filisteos.

    La mujer dijo al esposo:

    Ha venido a verme un hombre de Dios. Su semblante era como el semblante de un ngel de

    Dios, muy terrible. No le pregunt de dnde era, ni me dio a conocer su nombre. Me dijo:

    He aqu que concebirs y dars a luz un hijo. Ahora, pues, no bebas vino o licor, y no comas nada

    impuro; porque el nio ser nazir de Dios desde el seno materno hasta el da de su muerte.

    La mujer dio a luz un hijo, al que puso de nombre Sansn.

    El nio creci, y el Seor lo bendijo.

  • El espritu del Seor comenz a agitarlo.

    Palabra de Dios

    Gracias le damos a Dios porque transforma nuestras esterilidades en frutos de bendicin.

    Porque el Seor se acuerda de los pequeos (esterilidad) y hace camino con ellos. Tambin el Seor

    nos quiere transformar en tierra frtil; pero ponemos buen abono: oracin, sacramentos, obras de

    misericordia

    Salmo responsorial Sal. 70

    Que se llene mi boca de tu alabanza y as cantar tu gloria. S t mi roca de refugio, el alczar donde me salve, porque mi pea y mi alczar eres t. Dios mo, lbrame de la mano perversa. Porque t, Seor, fuiste mi esperanza y mi confianza, Seor, desde mi juventud. En el vientre materno ya me apoyaba en ti, en el seno t me sostenas. Contar tus proezas, Seor mo, narrar tu justicia, tuya entera. Dios mo, me instruiste desde mi juventud, y hasta hoy relato tus maravillas.

    Aleluya, aleluya, aleluya.

    Raz de Jes, que te alzas como un signo para los pueblos,

    ven a librarnos, no tardes ms.

    EVANGELIO

    Lectura del santo Evangelio segn san Lucas 1,5-25

    En los das de Herodes, rey de Judea, haba un sacerdote de nombre Zacaras, del turno de Abas,

    casado con una descendiente de Aarn, cuyo nombre era Isabel.

    Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta segn los mandamientos y leyes del Seor. No

    tenan hijos, porque Isabel era estril, y los dos eran de edad avanzada.

    Una vez que Zacaras oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, segn la costumbre de los

    sacerdotes, le toc en suerte a l entrar en el santuario del Seor a ofrecer el incienso; la

    muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso.

    Y se le apareci el ngel del Seor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacaras se

    sobresalt y qued sobrecogido de temor.

    Pero el ngel le dijo:

  • No temas, Zacaras, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dar un hijo, y le

    pondrs por nombre Juan. Te llenars de alegra y gozo, y muchos se alegrarn de su nacimiento.

    Pues ser grande a los ojos del Seor: no beber vino ni licor; estar lleno del Espritu Santo ya en

    el vientre materno, y convertir muchos hijos de Israel al Seor, su Dios. Ir delante del Seor, con

    el esp

Recommended

View more >