Click here to load reader

De libros y lecturas

  • View
    42

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of De libros y lecturas

  1. 1. De libros y Lecturas Un mundo para leer
  2. 2. ndice general 1 Biblioteca 1 1.1 Etimologa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 1.2 Deniciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 1.3 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 1.3.1 Antigedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 1.3.2 Edad Media . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 1.3.3 Edad Moderna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 1.3.4 Edad Contempornea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 1.4 Tipologa bibliotecaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 1.4.1 Clasicacin UNESCO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 1.4.2 Clasicacin IFLA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 1.5 Citas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 1.6 Vase tambin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 1.7 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 1.8 Bibliografa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 1.9 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 2 Lectura 8 2.1 Mecnica de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 2.2 Proceso de lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 2.3 Lecturas especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 2.3.1 Direccionalidad de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 2.3.2 Caracteres especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 2.3.3 Braille . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 2.3.4 Notacin musical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 2.3.5 Frmulas matemticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 2.3.6 Frmulas qumicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 2.4 Tcnicas de lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 2.4.1 Tcnicas convencionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 2.5 Tcnicas enfocadas a la velocidad de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 2.5.1 Velocidad de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 2.6 Historia de la lectura veloz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 2.6.1 La tcnica de lectura veloz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 i
  3. 3. ii NDICE GENERAL 2.7 Historia de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 2.7.1 En la antigedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 2.7.2 Edad Media y Renacimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 2.7.3 poca contempornea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 2.7.4 La lectura en lnea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 2.8 Enseanza de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 2.8.1 Promocin de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 2.9 Comprensin de lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 2.9.1 Evaluacin de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 2.10 Benecios de la lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 2.11 Vase tambin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 2.12 Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 2.13 Bibliografa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 3 Lectura rpida 16 3.1 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 3.2 Nuevo paradigma en la lectura rpida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 3.3 Software . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 3.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 3.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 4 Libro 18 4.1 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 4.1.1 Orden de los libros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 4.2 El libro antiguo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 4.2.1 El libro en el Lejano Oriente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 4.2.2 El libro en Europa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 4.3 Formas de comunicacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 4.3.1 Comunicacin oral y formas rudimentarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 4.3.2 La escritura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 4.4 El auge del libro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 4.5 La censura de libros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 4.6 Confeccin de un libro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 4.7 El libro electrnico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 4.8 El libro como indicador de celebridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 4.9 Partes del libro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 4.10 Tipos de libros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 4.11 Vase tambin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 4.12 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 4.12.1 Bibliografa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 4.13 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
  4. 4. NDICE GENERAL iii 5 Literatura 24 5.1 La literatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 5.1.1 La literatura se dene por su literalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 5.1.2 El trmino literatura y sus adjetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 5.1.3 Barthes: la literatura como prctica de escritura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 5.2 Vase tambin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 5.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 5.4 Bibliografa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 5.4.1 Fuentes bibliogrcas de consulta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 5.4.2 Fuentes bibliogrcas generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 5.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 5.6 Texto e imgenes de origen, colaboradores y licencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 5.6.1 Texto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 5.6.2 Imgenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 5.6.3 Licencia de contenido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
  5. 5. Captulo 1 Biblioteca Biblioteca Nacional de Espaa - Madrid, Espaa. Una biblioteca puede denirse, desde un punto de vista estrictamente etimolgico, como el lugar donde se guar- dan libros, sin embargo en la actualidad esta concepcin se ha visto hace tiempo superada para pasar a referirse tanto a las colecciones bibliogrcas y audiovisuales[1] como a las instituciones que las crean y las ponen en ser- vicio para satisfacer las necesidades de los usuarios. Desde 1997 el 24 de octubre se celebra el Da de la biblioteca.[2] 1.1 Etimologa La palabra biblioteca proviene del latn bibliothca, que a su vez deriva del griego ('bibliothke'), la cual est compuesta por ('biblon' libro) y ('thke' armario, caja). Es decir, haca referen- cia al lugar donde los libros eran guardados. Inicialmen- te, estos libros eran rollos de papiro; ya que era el for- mato librario ms comn en esa actualidad. En el mundo greco-latino era denominado codex. 1.2 Deniciones Segn la norma UNE 50113-1:1992 sobre conceptos b- sicos de informacin y documentacin, el trmino biblio- teca puede denirse en dos sentidos: 1. Cualquier coleccin organizada de libros y publica- ciones en serie impresos u otros tipos de documen- tos grcos o audiovisuales disponibles para el prs- tamo o consulta. 2. Organismo, o parte de l, cuya principal funcin consiste en construir bibliotecas, mantenerlas, ac- tualizarlas y facilitar el uso de los documentos que precisen los usuarios para satisfacer sus necesidades de informacin, investigacin, educativas o de es- parcimiento, contando para ello con un personal es- pecializado. Biblioteca Julio Prez Ferrero - Ccuta, Colombia. Segn la ALA (American Library Association) se de- ne la biblioteca como una Coleccin de material de in- formacin organizada para que pueda acceder a ella un grupo de usuarios. Tiene personal encargado de los ser- vicios y programas relacionados con las necesidades de informacin de los lectores. La norma ISO 2789-1991 (Norma UNE-EN ISO 2789) sobre estadsticas internacionales de bibliotecas, la dene como: Organizacin o parte de ella cuya principal fun- cin consiste en mantener una coleccin y facilitar, me- diante los servicios del personal, el uso de los documentos necesarios para satisfacer las necesidades de informacin, de investigacin, de educacin y ocio de sus lectores. Manuel Carrin la dene en su Manual de Bibliotecas co- mo Una coleccin de libros debidamente organizada pa- ra su uso. Hay que aclarar que Carrin toma el trmino 1
  6. 6. 2 CAPTULO 1. BIBLIOTECA El Edicio Julia Ideson de la Biblioteca Pblica de Houston - Houston, Texas, Estados Unidos. La Sucursal Skillman Southwestern de la Biblioteca Pblica de Dallas en Dallas, Texas libro en un sentido amplio como sinnimo de documen- to, esto es como soporte de informacin destinado a ser ledo, y que contiene una parte del conocimiento social. Esta ltima precisin excluye a los documentos de archi- vo, que han sido generados por una persona fsica o ju- rdica en el ejercicio de sus funciones y no pertenecen al conocimiento social. En todas las deniciones distinguimos tres elementos fun- damentales: 1. Coleccin. 2. Organizacin. 3. Uso. A estos tres elementos acompaa un cuarto factor, el per- sonal encargado de su gestin y que es pieza clave del conjunto. Cuando hablamos de coleccin nos referimos a una reali- dad heterognea y en constante evolucin. Durante mu- chos siglos se limit a los libros en principio manuscritos, luego impresos. Posteriormente se incorporaron las pu- blicaciones peridicas y otros impresos. Luego material cartogrco, msica impresa, elementos grcos, audio- visuales, microchas, etc. En un paso siguiente se incor- poraron los cheros electrnicos en soportes fsicos al- macenados en la biblioteca y hoy da gracias al desarrollo de las telecomunicaciones e Internet, las bibliotecas em- piezan a tener acceso a documentos que nunca poseern fsicamente, pues se hallan albergados en servidores re- motos, a veces en otros continentes. Ello ha dado origen a la aparicin del concepto de biblioteca digital. Siguiendo al profesor Garca Gutirrez, la organizacin se reere a la aplicacin de un conjunto de tcnicas nor- malizadas (anlisis documental), basadas en unos cono- cimientos cientcos, a un conjunto documental con el objeto de hacerlo ms controlable y utilizable en su pos- terior recuperacin. El uso se identica con la satisfaccin de las necesidades de los usuarios, esto es la obtencin del documento o de la informacin demandada. De los tres elementos mencionados, la moderna Biblio- teconoma hace especial nfasis en el uso, esto es, en los usuarios, por ser la razn de ser de las bibliotecas; ya que los otros dos factores, la coleccin y su organizacin exis- ten en funcin de la satisfaccin de sus necesidades in- formativas. En este sentido observamos como a travs de los tiempos el foco de atencin ha pasado progresivamen- te de la coleccin y su conservacin, a su organizacin y luego al uso de la misma. En 1931 el gran bibliotecario indio Ranganathan formul sus cinco leyes, que resumen a la perfeccin el espritu de la moderna Biblioteconoma: 1. Los libros estn para usarse. 2. A cada lector su libro. 3. A cada libro su lector. 4. Hay que ahorrar tiempo al lector. 5. La biblioteca es un organismo en crecimiento. 1.3 Historia Las bibliotecas son una realidad consolidada a lo largo de ms de cuatro mil aos de historia, que discurre paralela a la de la escritura y el libro. 1.3.1 Antigedad En sus orgenes tuvieron una naturaleza ms propia de lo que hoy se considera un archivo que de una bibliote- ca. Nacieron en los templos de las ciudades mesopot- micas, donde tuvieron en principio una funcin conser- vadora, de registro de hechos ligados a la actividad re- ligiosa, poltica, econmica y administrativa, al servicio de una casta de escribas y sacerdotes. Los documentos se escriban en escritura cuneiforme en tablillas de barro, un soporte basto y pesado, pero que ha garantizado su
  7. 7. 1.3. HISTORIA 3 Tablilla cuneiforme de la coleccin Kirkor Minassian, Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, EE.UU. ca. 2400 a. C. conservacin. Destacaron especialmente las bibliotecas- archivo de Mari, Lagash y Ebla, as como la del rey asirio Assurbanipal. En el Antiguo Egipto existieron dos clases de institucio- nes: Casas de los Libros, que hacan las veces de archivos para la documentacin administrativa y Casas de la Vi- da, que eran centros de estudios para los escribas y que poseyeron colecciones de las que se poda hacer copias. La escritura, en sus diversas formas, jeroglca, hiertica o demtica, se recoga en rollos de papiro. En la antigua Grecia el libro y las bibliotecas alcanzaron un gran desarrollo. Las bibliotecas adoptaron formas que pueden considerarse como antecedentes de las actuales. La escritura griega, derivada del alifato semtico, permi- ti generalizar en cierta forma el acceso a la lectura y al libro y que aparecieran, por primera vez, bibliotecas des- vinculadas de los templos. El periodo helenstico fue el del nacimiento de grandes bibliotecas legendarias, como la Biblioteca de Alejandra o la de Biblioteca de Prgamo, que se crearon con la voluntad de reunir todo el conoci- miento social de su tiempo y ponerlo a disposicin de los eruditos. En Roma, deudora de la cultura griega, se emple el mis- mo soporte escriptreo, el rollo de papiro. All se fund la primera biblioteca pblica de la que hay constancia, por parte de Asinio Polin y existieron grandes bibliote- cas como la Octaviana y Palatina, creadas por Augusto, y la Biblioteca Ulpia, del Emperador Trajano. Las biblio- tecas romanas acostumbraban a tener una seccin griega y otra romana. Imagen idealizada de la antigua Biblioteca de Alejandra. Con el auge del cristianismo empieza a difundirse un nue- vo formato, el cdice de pergamino y la lectura comienza a desplazarse de las instituciones paganas, en franca de- cadencia, a las de la naciente Iglesia cristiana. 1.3.2 Edad Media En los tiempos medievales, con las invasiones brbaras y la cada del Imperio Romano de Occidente, la cultura re- trocede y se refugia en los monasterios y escritorios cate- dralicios, nicos lugares que albergan bibliotecas dignas de tal nombre. Son centros donde se custodia la cultura cristiana y los restos de la clsica, al servicio de la Reli- gin. Bibliotecas de monasterios como Saint Gall, Fulda, Reichenau, Monte Casino, en Europa o Santo Domingo de Silos, San Milln de la Cogolla, Sahagn o Santa Ma- ra de Ripoll en Espaa, se convirtieron en los centros del saber de su tiempo A partir de la Baja Edad Media con la creacin de las universidades primero y con la invencin y difusin de la imprenta despus, se crean las nuevas bibliotecas univer- sitarias, al tiempo que el libro alcanza a nuevos sectores de la poblacin. En Oriente, Bizancio, actu de nexo de unin con la cultu- ra clsica, que sobrevivi de este modo, inuyendo sobre el mundo rabe y eslavo y tambin sobre la atrasada Eu- ropa occidental. Aqu hubo grandes bibliotecas en mo- nasterios y ciudades. El mundo rabe tambin cre sus
  8. 8. 4 CAPTULO 1. BIBLIOTECA Cdice sobreviviente de la destruida Bibliotheca Corvinniana de Hungra. bibliotecas ligadas a las mezquitas y los centros de ense- anza cornica, madrasas. Tambin aqu se crearon algu- nas de las mayores bibliotecas de su tiempo como la del califa Al-Mamum en Bagdad o Abd-al-Rahman III y su hijo Al-Hakam II en Crdoba. En la Edad Media tarda, durante la poca del Renaci- miento, el rey Matas Corvino de Hungra (1458-1490) fungi de mecenas de pintores, poetas, msicos, cient- cos y toda clase de intelectuales que provenan de to- das partes de Europa. En la dcada de 1460, fund en su palacio en la ciudad de Buda la Bibliotheca Corvinnia- na, la cual contaba con ms de 3 mil libros, siendo consi- derada la ms grande de su poca despus de la Bibliote- ca del Vaticano. La Biblioteca fue destruida despus de la invasin turca de 1526, sin embargo muchos de los tomos sobrevivieron y se encuentran actualmente en los museos ms importantes del mundo. 1.3.3 Edad Moderna El Renacimiento marcado por la invencin de la imprenta, creacin de Johannes Gutenberg, y las luchas derivadas de la Reforma protestante, vio nacer, gracias a los ideales humanistas, un nuevo modelo de biblioteca principesca. Esta corriente desembocar en la aparicin de bibliotecas reales y de la alta nobleza, que merced a los nuevos valores se abren a un pblico de eruditos y estudiosos. Destacan en el siglo XVI la francesa de Foin- taneblau o las creadas en Austria y Baviera. En Espaa destacan la de Hernando de Coln, la de la Universidad Complutense y la de El Escorial, creada por Felipe II, modelo de las posteriores bibliotecas barrocas. Vista de la Bibliothque de Alenon Alenon, Francia. En el siglo XVII se crean grandes bibliotecas eruditas co- mo la Bodleiana en Oxford, la Ambrosiana en Miln o la Mazarina en Pars, de la que fue bibliotecario Gabriel Naud autor de Advis pour dresser una bibliothequ, con- siderado como el Padre de la Bibliotecologa (tambin conocida como Biblioteconoma). Durante el siglo XVIII se crearon la Biblioteca del Mu- seo Britnico, antecesora de la British Library actual y la Biblioteca Real, germen de la Biblioteca Nacional de Espaa. En esta centuria nacen la Biblioteca Braidense, en Miln, y la Real de Lisboa. Tambin en este periodo nacieron las que seran andando el tiempo las bibliotecas universitarias de Yale, Harvard y Princeton. 1.3.4 Edad Contempornea biblioteca local, Seacroft, Leeds.
  9. 9. 1.4. TIPOLOGA BIBLIOTECARIA 5 Las revoluciones francesa y americana, supusieron el ini- cio de la extensin por Europa y Amrica de nuevos prin- cipios democrticos y el nacimiento de una verdadera vo- luntad de hacer accesible la cultura y la educacin para todos. En el mundo de las bibliotecas, esto supuso el na- cimiento de una ebre desamortizadora que se extendi por todo el continente y que transri a la sociedad un inmenso tesoro bibliogrco procedente de las institucio- nes del Antiguo Rgimen, singularmente la Iglesia Cat- lica. Pese a todo, este deseo de acercar la cultura a toda la sociedad no consigui hacerse realidad hasta mediados del siglo XIX, con la aparicin en el mundo anglosajn de la biblioteca pblica, (public library). Paulatinamente se fue consolidando la idea de que todos los seres humanos tienen derecho al libre acceso a la in- formacin. Sin embargo, siguiendo a Carrin, se puede armar que ante este hecho se establecieron tres corrien- tes que han determinado el pensamiento bibliotecario del siglo XX: 1. La concepcin europea continental, fuertemente marcada por el peso de los fondos antiguos y con una gran vocacin conservadora y biblila, que ve a las bibliotecas de investigacin como las autnti- cas bibliotecas. Asigna a la biblioteca pblica una misin educativa. 2. La concepcin anglosajona, muy inuida por ideas como el libre acceso a la informacin, el deseo de lograr su mxima difusin, una activsima coopera- cin interbibliotecaria y la extensin bibliotecaria. 3. La concepcin socialista, que ve en la biblioteca un instrumento esencial en la educacin pero tambin de propaganda y de control ideolgico de la socie- dad. A partir de 1989 con la cada del muro de Berln, el mo- delo socialista entra en crisis y en la actualidad prcti- camente ha desaparecido, salvo algunas excepciones, in- tentando adaptarse a los nuevos valores democrticos y a los continuos recortes presupuestarios. El modelo an- glosajn se ha extendido por todo el mundo durante la 2 mitad del siglo XX, y ha inuido fuertemente en la Biblio- teconoma actual, especialmente gracias a las doctrinas de la IFLA y de la Unesco, con programas como la UAP (Universal Availability of Publications), UBC (Universal Bibliograc Control), PAC (Preservation and Conserva- tion) o UDT (Universal Dataow and Telecommunica- tions). La concepcin continental pervive todava ejer- ciendo una gran inuencia sobre las bibliotecas naciona- les y en el fondo sobre muchas bibliotecas de investiga- cin y de carcter superior. Adems ha inuido aportando su carcter educativo a la biblioteca. A nales del siglo XX aparecen las bibliotecas digitales. Con el desarrollo de los lectores digitales surgen los li- bros electrnicos y con ellos las bibliotecas digitales y electrnicas. 1.4 Tipologa bibliotecaria Las bibliotecas se pueden clasicar atendiendo a varios criterios (usuarios, acceso, mbito geogrco, etc.). Las clasicaciones ms utilizadas son las que proponen la Unesco y la IFLA (International Federation of Library Associations): 1.4.1 Clasicacin UNESCO Bibliotecas Nacionales Las denominadas bibliotecas nacionales representan la cabecera del sistema de los estados. Estn nanciadas con fondos pblicos y cumplen una doble nalidad: proporcionar mate- rial bibliogrco de investigacin para cualquier dis- ciplina, y conservar y difundir el patrimonio cultu- ral (referente a informacin registrada a lo largo del tiempo) de cada pas. En general, cada Estado tiene una biblioteca que es considerada nacional y cuyos objetivos son los antes reseados. Por slo citar al- gunos casos paradigmticos, sirvan como ejemplos la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, la Bi- blioteca Britnica, la Biblioteca Nacional de Espa- a, la Biblioteca Nacional de Francia, la Bibliote- ca Nacional de Argentina, la Biblioteca Nacional de Mxico, la Biblioteca Nacional de Chile, la Biblio- teca Nacional de Colombia y la Biblioteca Nacional de Venezuela. Bibliotecas universitarias Son las bibliotecas de las fa- cultades, escuelas y dems unidades acadmicas de las universidades y centros de enseanza superior di- eren de las bibliotecas de investigacin. Estn al servicio de sus estudiantes y tienen que apoyar los programas educativos y de investigacin de las ins- tituciones en que se encuentran integradas, de las que obtienen, por regla general, su nanciacin. Otras bibliotecas importantes no especializadas De carcter cientco y erudito, ni universitarias ni nacionales. Ej: Bibliotecas regionales. Bibliotecas escolares stas complementan los progra- mas de las instituciones a las que pertenecen, aunque tambin disponen de libros no acadmicos para fo- mentar el hbito de la lectura. Muchas cuentan con distintos medios audiovisuales y electrnicos. Su - nanciacin procede de las instituciones escolares en las que estn integradas. Bibliotecas especializadas Las bibliotecas especializa- das estn diseadas para responder a unas necesida- des profesionales concretas. Por ello, suelen depen- der de empresas, sociedades, organizaciones e ins- tituciones especcas, que proporcionan a sus em- pleados y clientes estos servicios durante su tra- bajo. La formacin del personal de una bibliote- ca especializada incluye conocimientos tanto de la
  10. 10. 6 CAPTULO 1. BIBLIOTECA materia que cubren sus fondos como de biblio- teconoma. En Alcobendas, dentro de la Funda- cin Pedro Ferrndiz, se encuentra la biblioteca Samaranch donde se ubica la mayor del mundo en temas balonceststicos.[3] Bibliotca pblica de Cceres, Cceres, Espaa. Bibliotecas pblicas Las bibliotecas pblicas preten- den responder a la amplia gama de necesidades que pueden demandar sus usuarios. Adems de obras li- terarias clsicas, sus fondos pueden estar integrados por textos que proporcionan informacin sobre ser- vicios sociales, obras de referencia, discos, pelcu- las y libros recreativos. Muchas de ellas patrocinan y organizan actos culturales complementarios, tales como conferencias, debates, representaciones tea- trales, conciertos musicales, proyecciones cinema- togrcas y exposiciones artsticas. En este sentido, deben ser mencionados los servicios infantiles, sec- cin caracterstica de las bibliotecas pblicas que promueve sesiones literarias, procura la existencia de una pequea biblioteca infantil y, en ocasiones, hasta dispone de dependencias con juguetes. Da- do que el objetivo de las bibliotecas pblicas es sa- tisfacer las necesidades del mayor nmero posible de ciudadanos, tambin suelen contar con mquinas de lectura y audicin, as como con libros impresos en formatos especiales (por ejemplo con el sistema Braille) para personas que padecen problemas de vi- sin. La nanciacin de estas bibliotecas procede de los poderes pblicos locales. Algunas de las nuevas frmulas de bibliotecas infantiles son el bibliobs y las bebetecas. El bibliobs es una bi- blioteca mvil que se desplaza peridicamente por dife- rentes barrios de la ciudad, ofreciendo los servicios bi- bliotecarios a nios, jvenes y adultos. Su objetivo es fa- cilitar el acceso a la informacin, la cultura y el tiempo libre a todos los ciudadanos, sobre todo aquellos que por vivir en ncleos pequeos o dispersos carecen de una bi- blioteca estable. Las bebetecas se denen como un ser- vicio de atencin especial para la pequea infancia (de 0 a 6 aos) que incluye, adems de un espacio y un fondo de libros escogidos para satisfacer las necesidades de los Biblioteca Municipal Lope de Vega (Tres Cantos) -Espaa- ms pequeos y de sus padres, el prstamo de estos li- bros, charlas peridicas sobre su uso y sobre los cuentos, asesoramiento y una atencin constante por parte de los profesionales de la biblioteca hacia los usuarios. 1.4.2 Clasicacin IFLA Vista panormica de la antigua sala de lectura-British Library, Londres. 1. Divisin I: Bibliotecas generales de investigacin (a) Bibliotecas nacionales. (b) Bibliotecas universitarias y otras bibliotecas generales de investigacin. (c) Bibliotecas y servicios de informacin para parlamentarios. 2. Divisin II: Bibliotecas especializadas (a) Bibliotecas gubernamentales. (b) Bibliotecas de Ciencias Sociales. (c) Bibliotecas de Geografa y Mapas.
  11. 11. 1.8. BIBLIOGRAFA 7 (d) Bibliotecas de Ciencia y Tecnologa. (e) Bibliotecas de Ciencias Biomdicas y de la Sa- lud. (f) Bibliotecas de Arte. (g) Bibliotecas de Genealoga e Historia Local 3. Divisin III: Bibliotecas que atienden al gran pblico (a) Bibliotecas pblicas. (b) Bibliotecas para discapacitados. (c) Bibliotecas para nios y adolescentes. (d) Bibliotecas escolares y centros de recursos. (e) Bibliotecas para ciegos. (f) Servicios bibliotecarios para poblaciones mul- ticulturales. (g) Bibliotecas metropolitanas. (h) Bibliotecas mviles. 1.5 Citas Gabriel Naud en Advis pour dresser une bibliothque 1.6 Vase tambin Portal:Educacin. Contenido relacionado con Educacin. Bebeteca Hemeroteca Sala de lectura Videoteca Anexo:Archivos de Espaa Anexo:Bibliotecas Anexo:Bibliotecas nacionales Desarrollo de la coleccin de una biblioteca 1.7 Referencias [1] http://www.definicionabc.com/general/biblioteca.php [2] 24 de octubre: Da de la biblioteca [3] Biblioteca Samaranch 1.8 Bibliografa CARRIN GUTIEZ, Manuel. Manual de Bibliote- cas. 2 ed., 4 reimp. Madrid: Fundacin Germn Snchez Ruiprez, 2002. ISBN 84-86168-79-1 ESCOLAR SOBRINO, Hiplito. Historia de las bibliotecas. 3 ed, corr., rev. y amp. Salamanca: Fundacin Germn Snchez Ruiprez;Madrid : Pi- rmide, 1990. ISBN 84-86168-53-8 (Fundacin Germn Snchez Ruiprez). ISBN 84-368-0535-6 (Ediciones Pirmide) ESCOLAR SOBRINO, Hiplito. Manual de histo- ria del libro. Madrid: Gredos, 2000. ISBN 84-249- 2263-8 MAGN VALLS, Jos Antonio (coord.). Tratado bsico de Biblioteconoma. 5 ed. rev. y act. Madrid: Editorial Complutense, 2004. ISBN 84-7491-750-6 ORERA ORERA, Luisa (ed.). Manual de Biblio- teconoma. Madrid: Sntesis, 1996. ISBN 84-7738- 363-4 1.9 Enlaces externos Wikimedia Commons alberga contenido multi- media sobre BibliotecaCommons. Wikiquote alberga frases clebres de o sobre Biblioteca. Wikiquote Wikcionario tiene deniciones y otra informa- cin sobre biblioteca.Wikcionario Biblioteca Nacional de Espaa Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes Catlogo de la Biblioteca del Congreso de los Esta- dos Unidos (en ingls)
  12. 12. Captulo 2 Lectura Detalle de la Virgen del cannigo Van der Paele de Jan van Eyck. La lectura es el proceso de signicacin y comprensin de algn tipo de informacin y/o ideas almacenadas en un soporte y transmitidas mediante algn tipo de cdigo, usualmente un lenguaje, que puede ser visual o tctil (por ejemplo, el sistema Braille). Otros tipos de lectura pueden no estar basados en el lenguaje tales como la notacin o los pictogramas. La lectura no es una actividad neutra: pone en juego al lector y una serie de relaciones complejas con el texto. Mas, cuando el libro est cerrado, en qu se convierte el lector? En un simple glotn capaz de digerir letras? Un leador cuya nica labor es desbrozar el paisaje literario? Texier, Franois, 2006.[1] Weaver ha planteado tres deniciones para la lectura: Saber pronunciar las palabras escritas. Cannigo leyendo (1889) de Enrique Simonet. Saber identicar las palabras y el signicado de cada una de ellas. Saber extraer y comprender el signicado de un texto.[2] 2.1 Mecnica de la lectura La siologa permite comprender la capacidad hu- mana de leer desde el punto de vista biolgico, gra- cias al estudio del ojo humano, el campo de visin y la capacidad de jar la vista. La psicologa ayuda a denir el proceso mental que se lleva a cabo durante la lectura, ya sea en la fase de 8
  13. 13. 2.3. LECTURAS ESPECIALES 9 decodicacin de caracteres, smbolos e imgenes, o en la fase de asociacin de la visualizacin con la palabra. Los procesos psicolgicos de la lectura fue- ron estudiados por primera vez a nes del siglo XIX por Emile Javal, entonces director del laboratorio de oftalmologa de la Universidad de La Sorbona. La pedagoga clnica se ocupa de los aspectos edu- cativos en cuanto al proceso enseanza-aprendizaje de la lecto-escritura, de los disturbios especcos de la lectura, y las habilidades necesarias para una lec- tura ecaz. 2.2 Proceso de lectura Muchacha leyendo (1876). Cuadro de Ilya Repin. El proceso mediante el cual leemos consta de cuatro pa- sos: 1. La visualizacin. Cuando leemos no deslizamos de manera continua la mirada sobre las palabras, sino que realizamos un proceso discontinuo: cada pala- bra absorbe la jacin ocular durante unos 200-269 milisegundos y en apenas 69 milisegundos se salta a la siguiente, en lo que se conoce como movimiento sacdico. La velocidad de desplazamiento es relati- vamente constante entre unos y otros individuos, pe- ro mientras un lector lento enfoca entre cinco y diez letras por vez, un lector habitual puede enfocar apro- ximadamente una veintena de letras; tambin inuye en la velocidad lectora el trabajo de identicacin de las palabras en cuestin, que vara con relacin a su conocimiento por parte del lector o no. 2. La fonacin. Articulacin oral consciente o incons- ciente, se podra decir que la informacin pasa de la vista al habla. Es en esta etapa en la que pueden dar- se la vocalizacin y subvocalizacin de la lectura. La lectura subvocalizada puede llegar a ser un mal h- bito que entorpece la lectura y la comprensin, pero puede ser fundamental para la comprensin de lec- tura de materiales como la poesa o las transcripcio- nes de discursos orales. 3. La audicin. La informacin pasa del habla al o- do (la sonorizacin introauditiva es generalmente in- consciente). 4. La cerebracin. La informacin pasa del odo al cerebro y se integran los elementos que van llegan- do separados. Con esta etapa culmina el proceso de comprensin. Existe tambin el proceso de extrac- cin, interpretacin y reexin 2.3 Lecturas especiales La leccin de escrituras diferentes a las de las lenguas del poniente o de escrituras especiales como escrituras para personas ciegas o notacin musical se diferencia mucho de lo ya descrito. 2.3.1 Direccionalidad de la lectura Experimentos con escrituras diferentes han demostrado que no solo los movimientos oculares se acostumbran a la direccin de leer sino todo el sistema percepcio- nal. Por ejemplo, si se escribe de derecha a izquierda y de arriba a abajo, como en chino tradicional, no solo los movimientos sacdicos cambian sus direcciones, sino tambin el umbral de visin (perceptual span) y el perio- do de identicacin de las palabras (word identication span) cambian sus formas. 2.3.2 Caracteres especiales Escrituras que usan caracteres especiales no tienen alfabeto. Por ejemplo en la escritura china cada carcter representa una slaba, es decir al leer un texto carcter por carcter se puede vocalizar slaba por slaba. De un carcter se puede deducir su signicacin inmediatamen- te. Por eso, aunque la tipografa diere mucho de la del occidente, no hay tantas diferencias: las duraciones de las jaciones, las distancias de las sacadas y las extensiones de los spans dieren, pero los fundamentos como subvo- calizacin y regresiones son casi idnticos.
  14. 14. 10 CAPTULO 2. LECTURA 2.3.3 Braille Braille es una escritura tctil usada por personas ciegas, es decir se lee con las manos en lugar de los ojos. La leccin de esta escritura es mucho ms secuencial y despacio que la de lectura visual. Fragmento del Claro de Luna, de Claude Debussy (1890). 2.3.4 Notacin musical Notacin musical es la escritura para anotar msica. Aun- que es posible cantar una meloda por notas no es posi- ble vocalizar esta escritura directamente, especialmente si contiene acordes, es decir varias notas suenan simult- neamente. En general el lector no convierte notas en ha- bla pero s en movimientos del cuerpo. Los movimientos oculares se acomodan al contenido del texto: si la me- loda domina hay ms sacadas horizontales, si la armona domina hay ms sacadas verticales. 2.3.5 Frmulas matemticas La lectura de frmulas matemticas se distingue de lec- tor a lector. Aunque en general son ledas de izquierda a derecha, hay muchos casos especiales, por ejemplo si la frmula contiene fracciones o matrices. La lectura de frmulas matemticas es mucho ms abstracta que la lec- tura de todas las otras escrituras: es posible vocalizar una frmula, pero eso no ayuda a comprender su sentido. La comprensin de frmulas es terreno interesante pero hay pocos experimentos en este mbito. 2.3.6 Frmulas qumicas La lectura de frmulas qumicas requiere el conocimien- to de la nomenclatura o reglas de formulacin qumica, de las que existen diversas variantes. As por ejemplo, el compuesto cuya frmula qumica es H2SO4 puede ser le- do o nombrado de las siguientes formas, todas ellas acep- tadas por la IUPAC: cido sulfrico. (Nomenclatura tradicional) cido tetraoxosulfrico (VI). (Nomenclatura de Stock anterior a 2005) Tetraoxosulfato (VI) de hidrgeno. (Nomenclatura sistemtica - Recomendaciones IUPAC anterior a 2005) Dihidrxidodixidoazufre. (Nomenclatura de adi- cin - Recomendaciones IUPAC 2005). Dihidrogeno(tetraoxidosulfato). (Nomenclatura de hidrgeno - Recomend 2.4 Tcnicas de lectura Hay distintas tcnicas de lectura que sirven para adaptar la manera de leer al objetivo que persigue el lector. Las dos intenciones ms comunes al leer son la maximiza- cin de la velocidad y la maximizacin de comprensin del texto. En general estos objetivos son contrarios y es necesario concertar un balance entre los dos. 2.4.1 Tcnicas convencionales Entre las tcnicas convencionales, que persiguen maximi- zar la comprensin, se encuentran la lectura secuencial, la lectura intensiva y la lectura puntual. Lectura secuencial La lectura secuencial es la forma comn de leer un texto. El lector lee en su tiempo individual desde el principio al n sin repeticiones u omisiones. Lectura intensiva El objetivo de la lectura intensiva es comprender el tex- to completo y analizar las intenciones del autor. No es
  15. 15. 2.6. HISTORIA DE LA LECTURA VELOZ 11 un cambio de tcnica solo de la actitud del lector; no se identica con el texto o sus protagonistas pero analiza el contenido, la lengua y la forma de argumentacin del au- tor neutralmente. Lectura puntual Al leer un texto puntual el lector solamente lee los pasajes que le interesan. Esta tcnica sirve para absorber mucha informacin en poco tiempo. A partir del siglo XVIII, comienza la lectura intensiva, s- ta era reservada solo para unos pocos (monjes y estudian- tes de las universidades y academias). Esta modalidad se basaba en leer obras por completo, hasta que quedaran grabadas en la memoria. El lector reconstruye el libro y el sentido. 2.5 Tcnicas enfocadas a la veloci- dad de la lectura 2.5.1 Velocidad de la lectura La velocidad en la lectura normal depende de los nes y su unidad de medida se expresa en palabras por minuto (ppm): para memorizacin, menos de 100 ppm lectura para aprendizaje (100200 ppm) lectura de comprensin (200400 ppm) lectura veloz: informativa (400700 ppm) Entre ellas, la lectura de comprensin es probablemente el proceso ms importante, ya que es la que motiva la lec- tura cotidiana de la mayor parte de la gente. En cambio, la lectura veloz es til para procesar supercialmente gran- des cantidades de texto, pero est por debajo del nivel de comprensin. Las sugerencias para la eleccin de una determinada ve- locidad de lectura deben incluir la exibilidad; la lectura reiterada de partes del texto cuando hay varios conceptos relativamente juntos o cuando el material no es familiar al lector y la aceleracin cuando es un material familiar o presenta pocos conceptos. Entre las tcnicas de lectura que buscan mejorar la velo- cidad estn la lectura diagonal, el scanning, SpeedReading y PhotoReading. Lectura diagonal En lectura diagonal el lector solamente lee los pasajes es- peciales de un texto, como ttulos, la primera frase de un prrafo, palabras acentuadas tipogrcamente (negritas, bastardillas), prrafos importantes (resumen, conclusin) y el entorno de trminos importantes como frmulas (2x+3=5), listas (primer, segundo,...), conclusio- nes (por eso) y trminos tcnicos (costos jos). Se llama lectura diagonal porque la mirada se mueve rpi- damente de la esquina superior izquierda a la esquina in- ferior derecha. De ese modo es posible leer un texto muy rpido a expensas de detalles y comprensin del estilo. Esta tcnica es usada especialmente al leer pginas web (hipertexto). Escaneo Scanning es una tcnica para buscar trminos individua- les en un texto, basada en la teora de identicacin de palabras comparando sus imgenes. El lector se imagina la palabra en el estilo de fuente del texto y despus mueve la mirada rpidamente sobre el texto. 2.6 Historia de la lectura veloz El uso de tcnicas para lectura veloz comenz a desarro- llarse a principios del siglo XX, cuando el volumen de la informacin escrita haba aumentado considerablemente y deba estar al alcance de mayor nmero de personas. Durante la Primera Guerra Mundial muchos pilotos per- dan segundos vitales durante combate al tratar de dis- tinguir si el avin que se aproximaba era del bando pro- pio o del enemigo. En respuesta a ello se ide el llamado mtodo taquitoscpico, que consista en mostrar avio- nes en una pantalla durante pocos segundos para adiestrar a los pilotos a distinguirlos. Gradualmente se aumentaba la cantidad de imgenes que se proyectaban cada vez y se reduca el tiempo de exposicin. Esta idea fue tomada por los primeros cursos de lectura veloz, proyectando ca- da vez ms palabras en una pantalla y reduciendo progre- sivamente el tiempo de exposicin. Sin embargo, si se usa solamente este mtodo, las personas tieden a volver a su velocidad de lectura habitual, ya que en realidad no se ha desarrollado una nueva habilidad lectora. El incremento en la velocidad de lectura observado en los soldados que emplearon el mtodo taquitoscpico se debi probable- mente a la motivacin. Tiempo despus, en los aos sesenta, se descubri que con un entrenamiento adecuado los ojos aprenden a moverse ms rpido, con lo cual aumenta la cantidad de palabras que es posible decodicar cada minuto. Las tcnicas modernas de lectura veloz se enfocan en la captacin dinmica, es decir, pretenden llegar a una lectura mental directa que permita ahorrar el tiempo de los pasos 2 y 3 (La vocalizacin y la audicin) del proceso lector descrito arriba, ya que no se puede hablar o escu- char ms de 100 palabras por minuto. Para ello procuran la visualizacin global de varias palabras o frases enteras.
  16. 16. 12 CAPTULO 2. LECTURA No obstante, los estudios de comprensin lectora hacen ver que la lectura veloz, ya sea informativa o de explora- cin, es til para procesar gran cantidad de informacin en poco tiempo, pero inadecuada como hbito de estudio. 2.6.1 La tcnica de lectura veloz La tcnica conocida como speed reading (lectura veloz) combina muchos aspectos diferentes para leer ms rpi- do. En general es similar a la lectura diagonal pero inclu- ye otros factores como concentracin y ejercicios para los ojos. Algunos crticos de que esta tcnica argumentan que sola- mente es la lectura diagonal con nombre diferente, com- binado con factores conocidos por sentido comn. No hay prueba que ejercicios para los ojos mejoran la percepcin visual. No es necesario pagar seminarios para saber que concentracin e iluminacin buena son imprescindibles para leer rpido. Algunos consideran que se trata de una tcnica para ejer- citar la concentracin durante la lectura, lo que permite reducir considerablemente el tiempo de absorcin de la informacin. Muchos han desarrollado la capacidad de lectura veloz por sus propios medios, y coinciden en que la nica clave es la concentracin. r Paul R. Scheele, el lector lee una pgina en total. Al principio gana una idea general del texto usando lectura diagonal para leer ndi- ce, ttulos y prrafos especiales como el texto en el revs de un libro. Despus mira las pginas una por una, se de- tiene unos segundos con mirada no enfocada, en un esta- do mental muy relajado. Despus de leer una pgina as activa el contenido del texto cerrando los ojos y dando rienda suelta a los pensamientos. Se compara la tcnica con la memoria eidtica. porque experimentos demostra- ron que lectores no extraen informacin de pasajes no enfocados. Sospechan que la informacin obtenida por PhotoReading viene de la lectura diagonal y de la imagi- nacin del lector. Pero aunque fuera muy fcil vericar la tcnica, no existen experimentos hacindolo. Un lector veloz necesita saber: comprensin tiempo = V V = Velocidad Total (de palabras ledas menos el por- centaje de no comprendidas, divididas entre el total de segundos empleados, multiplicados por 60. Ejemplo 1: Una pgina con 600 palabras, leda en 4 mi- nutos con 30 por ciento no comprendido, se evala as: 600 - 30 por ciento = 420 4 minutos = 105 palabras por minuto. Ejemplo 2: 2 pginas con 200 palabras cada una se leen en 2:20 (min. seg.; con media pgina mal comprendida, se calcula as: 400 100 = 300 140 = 2.14 X 60 = 123 palabras por minuto. Explicacin: 400 palabras, menos la cuarta parte mal comprendida son 100 y quedan 300 bien comprendidas, entre 2:20 (min. seg.) es decir 140 segundos = 2.14 pala- bras ledas por segundo en promedio de dos pginas. 2.7 Historia de la lectura 2.7.1 En la antigedad Los primeros jeroglcos fueron diseados hace 5000 aos, en cambio los alfabetos fonticos ms antiguos tie- nen alrededor de 3500 aos. Las primeras obras escritas en ocasiones permitan tener solamente una parte del tex- to. Entre el siglo II y el IV, la introduccin del pergamino permiti la redaccin de obras compuestas por varios fo- lios largos que podan guardarse juntos y leerse consecu- tivamente. El libro de la poca actual sigue este mismo principio, pero la nueva presentacin permite consultar su contenido en una manera menos lineal, es decir, acce- der directamente a cierto pasaje del texto. Alrededor del siglo X las palabras se escriban una tras otra, sin espacios en blanco ni puntuacin (scriptio conti- nua): Por otra parte, si bien textos que datan del siglo V a. C. atestiguan que en Grecia se practicaba la lectura en si- lencio, probablemente fuese una prctica excepcional du- rante siglos. La lectura en voz alta era casi sistemtica. En sus Confesiones, el santo catlico Agustn de Hipona menciona su estupefaccin cuando vio al santo Ambrosio de Miln leer en silencio. 2.7.2 Edad Media y Renacimiento Durante mucho tiempo el lector no era del todo libre en la seleccin del material de lectura. La censura eclesis- tica, tuvo entre sus primeros antecedentes el estableci- miento de la licencia previa de impresin en la dicesis de Metz en 1485. El papa Alejandro VI dispuso la censura de obras para las dicesis de Colonia, Maguncia, Trve- ris y Magdeburgo en 1501 y luego fue generalizada en la Iglesia Catlica por Len X. En Espaa la licencia previa del Consejo Real a la edicin de las obras fue extendida a todo el territorio por dispo- sicin de la corona. Aunque los arzobispos de Toledo y Sevilla, al igual que los obispos de Burgos y Salaman- ca tenan atribuciones para determinar esas licencias, las ordenanzas de la Corua de 1554 reservaron tales activi- dades al Consejo Real, es decir, el Estado. En el ao 1559 la Sagrada Congregacin de la Inquisicin de la Iglesia Catlica Romana (posteriormente llamada la Congregacin para la Doctrina de la Fe) cre el Index Librorum Prohibitorum, cuyo propsito era prevenir al lector contra la lectura de las obras incluidas en la lista. El trmino Ad Adsum Delphini (para uso del prncipe),
  17. 17. 2.8. ENSEANZA DE LA LECTURA 13 se reere precisamente a ediciones especiales de autores clsicos que Luis XIV (1638-1715), autoriz a leer a su hijo, en las que, a veces, se censuraban cosas. An ac- tualmente, se aplica a las obras alteradas con intencin didctica o a obras censuradas con intencin poltica. 2.7.3 poca contempornea Hoy en da la lectura es el principal medio por el cual la gente recibe informacin (aun a travs de una panta- lla), pero esto ha sido as solo por los ltimos 150 aos aproximadamente. Salvo contadas excepciones, antes de la Revolucin industrial la gente alfabetizada o letrada era un pequeo porcentaje de la poblacin en cualquier na- cin. Biblia de Gutenberg. La lectura se convirti en una actividad de muchas per- sonas en el siglo XVIII. Entre los obreros, la novela por entregas continu leyndose en voz alta hasta la Primera Guerra Mundial. Por tanto, en Europa, la lectura oral, el canto y la salmodia ocuparon un lugar central, como lo hace an en las ceremonias religiosas judas, cristianas y musulmanas. Durante el siglo XIX, la mayor parte de los pases occi- dentales procur la alfabetizacin de su poblacin, aun- que las campaas tuvieron mayor efectividad en cuanto a poblacin y tiempo entre los pases de religin protes- tante, en donde se considera como uno de los derechos importantes del individuo el ser capaz de leer la Biblia. 2.7.4 La lectura en lnea Libro-e, libro electrnico o e-book Los libros electrnicos son una versin electrnica o di- gital de un libro (con una edicin bastante similar o igual a una versin en papel). Los formatos ms comunes son .doc, .lit y .pdf y se puede tener acceso a ellos adquiriendo el ejemplar (cd o archivo) mediante pago o bien a travs de bibliotecas virtuales. El hipertexto Se conoce como hipertexto a la forma de estructuracin de la informacin a travs de enlaces, forma parte de la interfaz del usuario. Posibilitan la bifurcacin de temti- cas o de la lectura a travs de hipervnculos Ezine, revista electrnica o e-zine Publicaciones peridicas que emplean como medio de di- fusin un formato electrnico y que suelen estr estruc- turadas con hipertexto. Blog Bitcora web que recopila cronolgicamente archivos de texto, imagen o sonido de uno o ms autores. Biblioteca virtual Son bibliotecas que ofrecen su acervo (documentos digi- talizados e e-books) a los usuarios a travs de Internet. Constituyen actualmente una herramienta frecuente en la investigacin. Comunidades virtuales 2.8 Enseanza de la lectura Enseando a leer La enseanza de la lectura tendr como nalidad lograr una lectura mecnica correcta. En esta fase el alumno ha de adquirir una serie de automatismos que le permitan interpretar unos signos grcos a travs de la percepcin visual y darles una identidad oral. Todas esas asociacio- nes las ha de hacer con rapidez, con una velocidad que le permita leer mecnicamente y comprender el sentido de lo que est leyendo. As entramos en la lectura compren- siva. Para realizar la comprensin de un texto escrito no solo ha de asociar las letras con los sonidos correspon- dientes, sino tambin, las palabras con su signicado. A
  18. 18. 14 CAPTULO 2. LECTURA travs de la lectura, primero mecnica y despus com- prensiva, hay que llegar a alcanzar una postura de ree- xin crtica acerca de lo que se ha ledo, entrando as en la lectura reexiva. Existen varios mtodos de enseanza de la lectura; los ms relevantes son los siguientes: El mtodo fnico se basa en el principio alfabtico, el cual implica la asociacin ms o menos directa entre fo- nemas y grafemas. Este mtodo, cuya aplicacin debe ser lo ms temprana posible, comprende una enseanza ex- plcita de este principio, con especial atencin a las rela- ciones ms problemticas y yendo de las vocales a las con- sonantes. El fundamento terico de este mtodo es que una vez comprendida esta sistemtica el nio est capa- citado para entender cualquier palabra que se le presente. Esta direccin del aprendizaje, primero la tcnica y lue- go el signicado, es la que ms crticas suele suscitar, en tanto se arguye que es poco estimulante retrasar lo ms importante de la lectura, la comprensin de lo que se lee. El mtodo, obviamente solo til en lenguas con sistema de escritura alfabtico, plantea problemas en algunas de stas, donde la relacin fonema/letra no es ni mucho me- nos unidireccional. El mtodo global, por su parte, considera que la atencin debe centrarse en las palabras pues son las unidades que tienen signicado, que es al nal el objetivo de la lectu- ra. Lgicamente, este mtodo se basa en la memorizacin inicial de una serie de palabras que sirven como base para la creacin de los primeros enunciados; posteriormente, el signicado de otras palabras se reconoce con la ayu- da de apoyo contextual (dibujos, conocimientos previos, etc.). De hecho, un aspecto bsico de este mtodo es la conviccin de que el signicado de un enunciado no exi- ge el conocimiento individual de todas las palabras que lo componen, sino que es un resultado global de la lectura realizada que, a su vez, termina por asignar un signicado a aquellas palabras antes desconocidas. El mtodo constructivista, basado en la obra de Jean Piaget, plantea la enseanza de la lectura a partir de las hi- ptesis implcitas que el nio desarrolla acerca del aspec- to fonolgico; esto es, un nio en su aprendizaje normal de la lengua escrita termina por desarrollar naturalmen- te ideas sobre la escritura, en el sentido de advertir, por ejemplo, que no es lo mismo que los dibujos y llegando a establecer relaciones entre lo oral y lo escrito. Durante dcadas, se plante un debate sobre la pertinen- cia de los distintos mtodos. En los ltimos aos, el deba- te resurgi entre los investigadores que mostraron el rol fundamental de la conciencia fonolgica para el aprendi- zaje de la lectura y la escritura y los promotores del enfo- que del lenguaje integral Stanovich, 2000). Actualmente, la discusin acerca de los mtodos ha quedado resuelta, puesto que existe una evidencia emprica abrumadora de estudios que muestran la importancia de la conciencia fo- nolgica en el proceso de la alfabetizacin (Ehri et al., 2001; Berninger & Corina, 1998). En general se asume que es posible y necesario integrar aspectos del mtodo fnico y global para una enseanza y un aprendizaje exitosos. 2.8.1 Promocin de la lectura En el marco de la XVII Feria Internacional del Libro de Guadalajara (Mxico, 2003) se llev a cabo el I Encuentro de Promotores de la Lectura. 2.9 Comprensin de lectura La comprensin de lectura tiene mayor peso dentro del contexto de los ejercicios del razonamiento y tiene como objetivo desarrollar la habilidad para leer en forma anal- tica; constituye uno de los objetivos bsicos de los nuevos enfoques de la enseanza. Los ejercicios de comprensin de lectura miden: la capacidad para reconocer el signicado de una pa- labra o frase en el contexto de las dems ideas; la habilidad para entender e identicar lo fundamen- tal de la lectura; la habilidad para identicar las relaciones entre las ideas para realizar el anlisis y sntesis de la infor- macin. 2.9.1 Evaluacin de la lectura Dado que la lectura interviene en la adquisicin de ml- tiples tipos de conocimiento, existen diversos tipos de prueba de lectura, que varan de acuerdo con lo que se pretenda evaluar y si se aplican en nios o en adultos. Las pruebas estndar se deben emplear sobre una muestra grande de lectores, con lo cual quien las interpreta puede determinar lo que es tpico para un individuo de determi- nada edad. La competencia lectora depende de muchos factores, adems de la inteligencia. Los tipos comunes de prueba de lectura son: Lectura visual de palabras. Se emplean palabras in- crementando la dicultad hasta que el lector no pue- de leer o entender lo que se le presenta. El nivel de dicultad se manipula con una mayor cantidad de letras o slabas, usando palabras menos comunes o con relaciones fontico-fonolgicas complejas. Lectura de no palabras. Se emplean listas de s- labas pronunciables pero sin sentido que deben ser ledas en voz alta. El incremento de la dicultad se logra mediante secuencias ms largas.
  19. 19. 2.13. BIBLIOGRAFA 15 Lectura de comprensin. Se presenta al lector un texto o pasaje del mismo que puede ser ledo en si- lencio o en voz alta. Luego se plantean preguntas relacionadas para evaluar qu se ha comprendido. Fluidez de lectura. Se evala la velocidad con la que el individuo puede nombrar palabras. Precisin de lectura. Se evala la habilidad de nom- brar correctamente las palabras de una pgina. Algunas pruebas incorporan varios de los tipos anterio- res, por ejemplo, la prueba de lectura Nelson-Denny mi- de tanto la velocidad con la que se puede leer un deter- minado pasaje como la habilidad para luego responder preguntas sobre l. 2.10 Benecios de la lectura La lectura estimula la actividad cerebral, fortalece las co- nexiones neuronales y aumenta la reserva cognitiva del cerebro, un factor que protege de enfermedades neuro- degenerativas. El cerebro as realiza mejor sus funciones, incrementa la rapidez de respuesta, estimula el proceso de pensamien- to, la ordenacin e interrelacin de ideas y conceptos, la memoria y la imaginacin. Tambin facilita la interac- cin y las relaciones sociales ya que facilita el desarrollo de temas de conversacin.[3] 2.11 Vase tambin Alfabetizacin Analfabetismo Lectoescritura inicial Leer Libro Fotolectura 2.12 Notas [1] Franois Texier: Traces de lectures, sentiers de lec- teurs, en Lire, un acte de formation au quotidien. Paris: LHarmattan, 2006. [2] C. Weaver: Reading process and practice: from socio- psycholinguistics to whole language. Portsmouth (New Hampshire): Heinemann, 1994. [3] La lectura estimula la actividad cerebral y protege de las enfermedades neurodegenerativas. Europapress. 2.13 Bibliografa Argelles, J. D. (2003). Qu leen los que no leen? Mxico: Paids. Barry, C. A. (1999). Las habilidades de informa- cin en un mundo electrnico. La formacin investi- gadora de los estudiantes de doctorado. Traducido por Piedad Fernndez Toledo. Anales de documen- tacin. (2). Edicin original: Barry, C. A. (1997). Information skills for an electronic world: training doctoral research students. Journal of Information Science. XXIII (3). Birkerts, S. The Gutenberg Elegies. The fate of reading in an electronic age. Castillo A. (2005). Historia mnima del libro y la lec- tura. Madrid: Siete Mares. Cavallo, G. y Chartier, R. (1996). Historia de una teora de la lectura en el mundo occidental. Madrid: Taurus. Chartier, A. M. y Hbrad, J. (1994). Discursos sobre la lectura. Barcelona: Gedisa. Chartier, R. (2001). Muerte o transguracin del lector?. Revista de Occidente. (239). Lerner, D. (2000). Leer y escribir en la escuela: lo real, lo posible y lo necesario. Mxico: SEP / Fon- do de Cultura Econmica (Col. Biblioteca para la actualizacin del maestro). Manguel, A. (1998). Una historia de la lectura. Ma- drid: Alianza. Milln, J. A. (2001). La lectura y la sociedad del co- nocimiento. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Renero, M. A. (1992). Curso de lectura veloz. M- xico: Limusa.
  20. 20. Captulo 3 Lectura rpida La lectura rpida es una coleccin de mtodos de lec- tura que pretenden aumentar los ndices de velocidad de lectura, sin reducir apreciablemente la comprensin o re- tencin del contenido ledo. Los mtodos incluyen: agru- pamiento de frases y palabras, y la reduccin de la subvo- calizacin. En la prctica no existe una diferencia abso- luta entre la lectura normal y la lectura rpida, ya que todos los lectores de hecho usan algunas de las tcnicas utilizadas en la lectura rpida (como la identicacin de palabras, sin enfocarse en cada letra, la no pronunciacin de todas las palabras, la no subvocalizacin de las frases, el uso de menos tiempo en algunas frases, y la revisin r- pida de documentos en bsqueda de la informacin que se busca). La lectura rpida se caracteriza por el anlisis de las compensaciones que se deben realizar entre la medida de velocidad y la comprensin obtenida del texto, reco- nociendo que los diferentes tipos de lectura resultan en diferentes niveles de velocidad y tasas de comprensin, y que dichas tasas pueden ser mejoradas con la prctica. 3.1 Historia Durante la Primera Guerra Mundial muchos pilotos per- dan segundos vitales durante combate al tratar de dis- tinguir si el avin que se aproximaba era del bando pro- pio o del enemigo. En respuesta a ello se ide el llamado mtodo taquitoscpico, que consista en mostrar avio- nes en una pantalla durante pocos segundos para adiestrar a los pilotos a distinguirlos. Gradualmente se aumentaba la cantidad de imgenes que se proyectaban cada vez y se reduca el tiempo de exposicin. Esta idea fue toma- da por los primeros cursos de lectura veloz, cada vez ms palabras en una pantalla y reduciendo progresivamente el tiempo de exposicin. Sin embargo, si se usa solamente este mtodo, las per- sonas tienden a volver a su velocidad de lectura habitual, ya que en realidad no se ha desarrollado una nueva ha- bilidad lectora. El incremento en la velocidad de lectura observado en los soldados que emplearon el mtodo ta- quitoscpico se debi probablemente a la motivacin. Tiempo despus, en los aos sesenta, se descubri que con un entrenamiento adecuado los ojos aprenden a moverse ms rpido, con lo cual aumenta la cantidad de palabras que es posible decodicar cada minuto. 3.2 Nuevo paradigma en la lectura rpida Como todos los procesos de aprendizaje ya sean tcnicos o de la vida diaria, la lectura rpida se convierte tambin en nuevo paradigma que es necesario practicarlo con lap- so de tiempo mnimo de noventa das para que se con- vierta cientcamente en un nuevo habito personal. No obstante lo anterior al iniciar con el proceso de apren- dizaje de lectura rpida, en la escuela de lectura sper rpida, las ideas y pensamientos de la persona que es- t convencida de no poder leer de manera eciente y no comprender lo ledo, cambian de manera instantnea y esto es un paso a la creacin de una nueva forma de leer. La sub-utilizacion de los sistemas y pensamientos que po- seemos son los que deben cambiarse, los sistemas educa- tivos han sido diseados para hacer que los proceso de lectura sean lentos, de ah que las evaluaciones en los co- legios y escuelas pblicas son decientes. Es necesario cambiar los sistemas de enseanza para mejorar el cono- cimiento de las personas. (tomado de la escuela de lectura sper rpida, San Salvador, El Salvador, Amrica Cen- tral). Aun as, se han encontrado diversos casos de per- sonas que abandonan el curso, pues dicen que este toma demasiado tiempo, es muy repetitivo y los ejercicios son aburridos. 3.3 Software Existen programas de computacionales que pretenden ayudar a instruir a los estudiantes en la lectura rpida. El programa de lectura rpida Vortex fue una de las prime- ras aplicaciones, pero era estrictamente una herramienta de productividad - un programa que slo presentaba el texto de una palabra a la vez. Los lectores deban enfo- carse en el centro de la pantalla, sin mover los ojos como lo haran durante la lectura de texto normalmente. 16
  21. 21. 3.5. ENLACES EXTERNOS 17 Ejercicio para entrenar la lectura rpida. Diversos programas de lectura rpida utilizaron un en- foque diferente. Estos programas presentaban los datos como una secuencia serial, ya que el cerebro se ocupa del texto ms ecientemente dividindolo en esa secuencia antes de analizarlo e interpretarlo. Recientemente se han mejorado mucho los programas que son totalmente por internet. Estos programas de lectura avanzada por Internet ahora son muy dinmicos y ecientes. La tecnologa ha avanzado a pasos agigantados por lo que los diferentes softwares han permitido contar con ejercicios de lectura rpida muy ecientes imposibles de replicar en forma presencial. 3.4 Referencias 3.5 Enlaces externos Tcnicas de Lectura: El portal para aprender y leer mejor. Herramienta para medir la velocidad de lectura. Consejos gratuitos de lectura rpida.
  22. 22. Captulo 4 Libro Libro. Un libro (del latn liber, libri) es una obra impresa, manuscrita o pintada en una serie de hojas de papel, pergamino, vitela u otro material, unidas por un lado (es decir, encuadernadas) y protegidas con tapas, tambin llamadas cubiertas. Un libro puede tratar sobre cualquier tema. Segn la denicin de la Unesco,[1] un libro debe poseer 49 o ms pginas (25 hojas o ms), pues desde cinco hasta 48 pginas sera un folleto (desde tres hasta 24 hojas), y desde una hasta cuatro pginas se consideran hojas sueltas (en una o dos hojas). Tambin se llama libro a una obra de gran extensin pu- blicada en varias unidades independientes, llamados to- mos o volmenes. Otras veces se llama tambin libro a cada una de las partes de una obra, aunque fsicamen- te se publiquen todas en un mismo volumen (ejemplo: Libros de la Biblia). Hoy en da, no obstante, esta denicin no queda circuns- crita al mundo impreso o de los soportes fsicos, dada la aparicin y auge de los nuevos formatos documentales y especialmente de la World Wide Web. El libro digital o libro electrnico, conocido como e-book, est viendo in- crementado su uso en el mundo del libro y en la prctica profesional bibliotecaria y documental. Adems, el libro tambin puede encontrarse en formato audio, en cuyo ca- so se denomina audiolibro. Libros antiguos en la biblioteca de Merton College (Universidad de Oxford, Reino Unido). 4.1 Historia Desde los orgenes,la humanidad ha tenido que hacer frente a una cuestin fundamental: la forma de preservar y transmitir su cultura, es decir, sus creencias y conoci- mientos, tanto en el espacio como en el tiempo. El planteamiento de esta cuestin supone: por un lado, determinar la forma de garantizar la integridad intelectual del contenido de la obra y la conservacin del soporte en el que fue plasmada, y por otro, encontrar el medio por el cual se mantendr inalterada la intencin o nalidad para la cual se concibi. Los orgenes de la historia del libro se remontan a las pri- meras manifestaciones pictricas de nuestros antepasa- dos, la pintura rupestre del hombre del paleoltico. Con un simbolismo, posiblemente cargado de signicados m- gicos, estas pinturas muestran animales, caceras y otras escenas cotidianas del entorno natural del hombre anti- guo, que trataba de dominar las fuerzas adversas de la naturaleza capturando su esencia mediante su represen- tacin. Son el ms antiguo precedente de los primeros documentos impresos de que se tiene memoria. Durante las edades antigua y media de la historia de la hu- manidad, poca en que predominaba el analfabetismo, los libros eran escasos y costosos, pues todos estaban escritos a mano en grandes pergaminos que eran custodiados ce- losamente en algunas bibliotecas, como las de Prgamo, 18
  23. 23. 4.3. FORMAS DE COMUNICACIN 19 Alejandra o Bizancio, de modo que las personas que que- ran instruirse en ellos deban viajar a dichas ciudades y solicitarlos. El acceder a un libro de la poca era un trmi- te al alcance de pocos. Desde la antigedad, predomina la ignorancia y la supersticin, pero se reconoca el enor- me poder e inujo que tena la informacin para quien decida obtenerla; por eso, era celosamente guardada. Con el advenimiento de la imprenta, se inicia la poca de expansin bibliogrca, de la modernidad y del pen- samiento crtico, facilitado en la actualidad con el acceso a la informacin en otro tipo de fuentes, tales como pe- ridicos, revistas, Internet, etc. No obstante, el valor del libro es perdurable a travs del tiempo. 4.1.1 Orden de los libros Entre los nales de la Edad Media y el siglo XVIII, en Oc- cidente se intent controlar y ordenar la gran cantidad de textos que el libro manuscrito y luego el impreso haban puesto en circulacin, tras la invencin de la imprenta por Gutenberg. Plasmar los ttulos de una determinada mane- ra, clasicar las obras o dar un destino a los textos para clasicarlos fueron operaciones gracias a las cuales se ha- ca viable el ordenamiento del mundo de lo escrito, por aquel entonces. Pero, paulatinamente empez a imperar el deseo de la instauracin de una biblioteca inmaterial, ms eciente, que dara lugar a una transformacin en la relacin con los textos escritos. 4.2 El libro antiguo 4.2.1 El libro en el Lejano Oriente Se sabe que los chinos imprimieron el primer libro en el ao 868 d. C. el Frontispicio del Vajracchedika Su- tra (Sutra de Diamante) que fue traduccin de un texto hind; el mtodo de impresin fue mediante bloques de madera grabados. 4.2.2 El libro en Europa Los libros en forma de rollo de papiro o pergamino fueron ms tarde reemplazados por el cdice, un libro confor- mado de pginas y una espina que era similar a los libros utilizados hoy en da. El codex o cdice fue inventado durante los primeros siglos de nuestra era. Previamente a la invencin y adopcin de la prensa de impresin, todos los libros eran copiados manualmente, lo que haca que fuesen caros y escasos. Los libros eran copiados e iluminados por monjes en el scriptorium (sala de escritura) de un monasterio. Las lm- paras y las velas estaban prohibidas para evitar los incen- dios, y los monjes no podan hablar para no cometer erro- res. Toda comunicacin se mantena mediante signos. Durante la Edad Media, cuando slo las iglesias, universidades y hombres pertenecientes a la nobleza po- dan adquirir libros, estos eran a menudo puestos bajo llave para evitar su hurto. Estos primeros libros fueron hechos con pginas de pergamino y vitela, pero desde el siglo X estos materiales fueron paulatinamente reempla- zados por papel, ideado por los chinos, aunque fueron los rabes quienes transmitieron el proceso de elaboracin del Lejano Oriente a Europa. En el siglo XV, comenzaron a elaborarse algunos libros mediante impresin de bloques. La tcnica de impresin de bloques consiste en tallar sobre una tabla de madera la imagen de cada pgina. La tabla con relieve era entin- tada y utilizada para crear numerosas copias. Sin embar- go, elaborar un libro con este mtodo resultaba un tarea premiosa, y slo se utilizaba en ejemplares profusamente ilustrados o muy demandados. 4.3 Formas de comunicacin 4.3.1 Comunicacin oral y formas rudi- mentarias Las seales gestuales fueron la primera forma de expre- sar y transmitir mensajes. La palabra hablada es la mane- ra ms antigua de contar historias. Mediante frmulas de valor mnemotcnico[2] se estructuraban narraciones, que pasaban de generacin en generacin como valiosa heren- cia cultural de los ms diversos grupos humanos. Dichas reglas mnemotcnicas ayudaban tanto a la memorizacin como a la difusin de los relatos. Es el caso de los poemas
  24. 24. 20 CAPTULO 4. LIBRO homricos, que han merecido valiosos estudios sobre el particular. Posiblemente, gran parte de las tradiciones y leyendas han tenido semejante inicio. Esta transmisin oral tena el inconveniente de los ruidos que deforma- ban el mensaje. La mayora de las veces era el narrador (rapsoda, aeda, juglar) quien en funcin de sus intereses la deformaba de una u otra forma. 4.3.2 La escritura Cuando los sistemas de escritura fueron inventados en las antiguas civilizaciones, el hombre utiliz diversos so- portes de escritura: tablillas de arcilla, ostracon, placas de hueso o marl, tablas de madera, papiros, tablillas enceradas, planchas de plomo, pieles curtidas, etc. La escritura fue el resultado de un proceso lento de evolucin con diversos pasos: imgenes que reproducan objetos cotidianos (pictografa); representacin median- te smbolos (ideografa); y la reproduccin de slabas y letras. Los ms antiguos vestigios de escritura se encuentran, ha- cia nales del IV milenio a. C., en el Antiguo Egipto, con jeroglcos, y la antigua Mesopotamia, mediante signos cuneiformes (escritura cuneiforme; utilizaban una varilla con seccin triangular, que al hendir en placas de arci- lla, dejaba una marca en forma de cua). La usaron los sumerios, acadios, asirios, hititas, persas, babilonios etc. La escritura egipcia, que perdur ms de tres milenios, mediante jeroglcos, representaba ideas abstractas, ob- jetos, palabras, slabas, letras y nmeros. Evolucion en las escrituras hiertica y demtica. Otros pueblos, como los hititas y los aztecas tambin tuvieron tipos propios de escritura. 4.4 El auge del libro La produccin de libros en Europa creca desde 500 hasta 1800 por el factor de ms de 70 000.[3] El evento clave era la invencin de la imprenta por Gutenberg en el siglo XV. No es sino hasta mediados del siglo XVIII, una vez que el libro ha superado las dicultades tecnolgicas que le impedan convertirse en una mercanca, que este inicia su rpido ascenso dentro del gusto de las minoras ilustradas de la sociedad. La invencin de la imprenta y el desarrollo del papel, as como la aparicin de centros de divulgacin de las ideas, permitieron la aparicin del escritor profesional que de- pende de editores y libreros principalmente y ya no del subsidio pblico o del mecenazgo de los nobles o de los hombres acaudalados. Adems, surge una innovacin comercial que convierte al libro en una mercanca de fcil acceso a los plebeyos y los pobres, que consiste en las libreras ambulantes, donde el librero cobra una cantidad mensual para prestar libros, que al ser devueltos le permiten al lector-usuario recibir otro a cambio. El mismo libro, se convierte en un avance que da distin- cin a los lectores como progresistas en un siglo en que el progreso es una meta social ampliamente deseada y a la que pueden acceder por igual nobles y plebeyos, creando una meritocracia de nuevo cuo. A pesar de lo anterior, la minora que cultiva el gusto por el libro se encuentra entre los nobles y las clases altas y cultivadas de los plebeyos, pues slo estos grupos sociales saben leer y escribir, lo que representa el factor cultural adicional para el inevitable auge del libro. 4.5 La censura de libros Otro importante factor que foment el aprecio por los li- bros fue la Censura, que si bien sola ejercerse tambin en periodos anteriores a los siglos XVII y XVIII, es precisa- mente en esta poca cuando adquiere mayor relevancia, puesto que los libros se producen por millares, multipli- cando en esa proporcin la posibilidad de difundir ideas que el Estado y la Iglesia no desean que se divulguen. En 1757 se public en Pars un decreto que condenaba a muerte a los editores, impresores y a los autores de li- bros no autorizados que se editarn, a pesar de carecer de dicha autorizacin. La draconiana medida fue com- plementada con un decreto que prohiba a cualquiera que no estuviera autorizado a publicar libros de tema religio- so. En 1774, otro decreto obligaba a los editores a obte- ner autorizaciones antes y despus de publicar cada libro y en 1787, se orden vigilar incluso los lugares libres de censura. Estas medidas lo nico que lograron fue aumentar el pre- cio de los libros y obligar a los libreros ambulantes a no incluirlos en su catlogo, con lo cual incrementaron el ne- gocio de los libros prohibidos, que de esta manera tenan un mayor precio y despertaban un mayor inters entre la clase alta que poda pagar el sobrevalor, con lo cual se fomentaron en el exterior, en Londres, msterdam, Ginebra y en toda Alemania, las imprentas que publica- ban libros en francs. As fueron editados hasta la sacie-
  25. 25. 4.7. EL LIBRO ELECTRNICO 21 dad Voltaire, Rousseau, Holbach, Morell y muchos ms, cuyos libros eran transportados en buques que anclaban en El Havre, Boulogne y Burdeos, desde donde los pro- pios nobles los transportaban en sus coches para reven- derlos en Pars. En tanto la censura se volvi inefectiva e incluso los cen- sores utilizaron dicha censura como medio para promo- ver a astutos escritores y editores. As, por ejemplo, cuan- do el todopoderoso ministro Guillaume-Chrtien de La- moignon de Malesherbes revoc la autorizacin para pu- blicar L'Encyclopdie, fue l mismo quien protegi a la obra cumbre de la Ilustracin para despus distribuirla de manera ms libre, lo mismo hizo para proteger Emile y La nouvelle loise. 4.6 Confeccin de un libro Normalmente, un libro es impreso en grandes hojas de papel, donde se alojan 8 pginas a cada lado. Cada una de estas grandes hojas es doblada hasta convertirla en una signatura de 16 pginas. Las signaturas se ordenan y se cosen por el lomo. Luego este lomo es redondeado y se le pega una malla de tela para asegurar las partes. Final- mente las pginas son alisadas por tres lados con una gui- llotina y el lomo pegado a una tapa de cartn. Toda esta tarea se realiza en serie, inclusive la encuadernacin. En el caso de que las hojas no sean alisadas mediante un proceso de corte, se habla de un libro intonso. Las imprentas ms modernas pueden imprimir 16, 32 y hasta 64 pginas por cara de grandes hojas, luego, co- mo se mencionara ms arriba, se las corta y se las dobla. Muchas veces el texto de la obra no alcanza a cubrir las ltimas pginas, lo que provoca que algunos libros tengan pginas vacas al nal del mismo, aunque muchas veces son cubiertas con propaganda de la editorial sobre textos del mismo autor o inclusive otros de su plantilla. Los importantes avances en desarrollo de software y las tecnologas de impresin digital han permitido la aplica- cin de la produccin bajo demanda (en ingls el acr- nimo P.O.D.) al mundo del libro. Esto est permitiendo eliminar el concepto de Libro Agotado al poder reim- primirse ttulos desde un slo ejemplar, y se est fomen- tando la edicin de libros en tiradas muy cortas que antes no eran rentables por los medios tradicionales. Cmo aplicacin ms innovadora, las libreras electr- nicas ms reconocidas estn adems ofertando a todo el mundo libros que no son fabricados hasta que son vendi- dos. Esto es posible slo por estar dados de alta en los sis- temas de produccin de compaas internacionales como Lightning Source, Publidisa, Booksurge, Anthony Rowe, etc. 4.7 El libro electrnico A nales de 1971 comenz a desarrollarse lo que hoy de- nominamos libro digital o electrnico. Michael Hart fue el impulsor del Proyecto Gutenberg, que consista en la creacin de una biblioteca digital totalmente gratis, donde podamos encontrar obras de autores como Shakespeare, Poe y Dante entre otros, todas ellas obras de dominio pblico. En 1981 se produce un importante avance, ya que sale a la venta el primer libro electrnico: Random Houses Electronic Dictionary. Sin embargo, fue en mar- zo de 2001 cuando el libro digital (tambin conocido co- mo eBook) experiment su mxima expansin gracias al novelista Stephen King, quien lanz al mercado a travs de la red su novela Riding the Bullet. La obra, en apenas 48 horas, vendi 400 000 copias, al precio de dos dla- res y medio la copia.[4] El mes siguiente Vladmir Putin tambin sac a travs de Internet sus memorias. Desde este momento comenzaron a aparecer varias edito- riales electrnicas y muchas tiendas virtuales empezaron a incorporar libros electrnicos en sus catlogos. 4.8 El libro como indicador de ce- lebridad En el ao 2000 se recogan los siguientes datos: Si la celebridad de un individuo consiste en que se escriba un libro sobre l, [...] Jesucristo es an el personaje que goza de ms fama en el mundo actual, dice el peridico bri- tnico The Guardian. Una investigacin que tom como base los libros de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, con sede en Washington, D.C., revel la existen- cia de 17 239 obras acerca de Jess, casi el doble que de William Shakespeare, quien alcanza el segundo lugar, con 9801. Vladimir Lenin resulta el tercero, con 4492, segui- do de Abraham Lincoln, con 4378, y de Napolen I, con 4007. El sptimo puesto, con 3595, lo ocupa Mara, la madre de Jess, quien es la nica mujer entre los trein- ta principales. La siguiente es Juana de Arco, con 545. Encabeza la nmina de compositores Richard Wagner, tras quien vienen Mozart, Beethoven y Bach. Picasso es el nmero uno de los pintores, seguido de Leonardo da Vinci y Miguel ngel. Da Vinci, sin embargo, se lleva la palma en la lista de cientcos e inventores, superan- do a Charles Darwin, Albert Einstein y Galileo Galilei. No gura ningn personaje vivo en los treinta primeros lugares, agrega el rotativo.[5] 4.9 Partes del libro Sobrecubierta: No todos los libros la tienen, pero es relativamente frecuente. Cubierta: se llama tambin pasta es consistente. Constituye el aspecto externo del libro y se extienden
  26. 26. 22 CAPTULO 4. LIBRO por la cubierta, lomo y la contracubierta. Lomo: es donde se imprimen los datos de ttulo, n- mero o tomo de una coleccin, el autor, logotipo de la editorial, etc. Guardas: hojas que unen las tapas con el resto del libro. Anteportada o portadilla: va antes de la portada y se pone el ttulo. Contraportada: Pgina par posterior a la portadilla, generalmente blanca. Portada: se indican los datos del libro. Pgina de derechos de propiedad o de crditos: Re- verso de la portada. Es la pgina de propiedad lite- raria o copyright, editor, fechas de las ediciones del libro, reimpresiones, depsito legal, ttulo en origi- nal si es una traduccin, crditos de diseo, etc. Hojas de cortesa o de respeto: folios en blanco que se colocan al principio y al nal del libro. Cuerpo de la obra: conjunto de hojas que constituyen el texto del libro. Pgina: Cada una de las hojas con anverso y reverso numerados. Cita Dedicatoria (Texto con el cual el autor dedica la obra, se suele colocar en el anverso de la hoja que sigue a la portada. No confundir con dedicatoria au- tgrafa del autor que es cuando el autor, de su puo y letra, dedica la obra a una persona concreta.) Paratexto Epgrafe Prlogo o introduccin: Es el texto previo al cuerpo literario de la obra. ndice: es una lista ordenada que muestra los cap- tulos, artculos materias u otros elementos del libro, etc. Prefacio = Avant-propos Prembulo Presentacin Captulo Bibliografa Colofn Eplogo Biografa: En algunos libros se suele agregar una p- gina con la biografa del autor o ilustrador de la obra. 4.10 Tipos de libros De acuerdo con el contenido los libros se pueden clasicar en: Cientcos Literatura y lingsticos De viaje Biografas Libro de texto Libros de gran formato (Coee Table Book) De referencia o consulta Monografas Recreativos Poticos En las bibliotecas se suele utilizar el Sistema Dewey de clasicacin por materias. 4.11 Vase tambin Autor Biblioteca Bibliodiversidad Capital mundial del libro Da Internacional del Libro Historia del libro Imprenta Internet Lectura Lectura rpida Libro electrnico Tipografa Anexo:Libros perdidos recuperados
  27. 27. 4.13. ENLACES EXTERNOS 23 4.12 Referencias [1] Unesco. [2] Estudiadas por W. Ong y otros especialistas. [3] Buringh y van Zanden, 2009, pp. 409445 (416417, ta- bles 1&2) [4] Karl De Abrew (27 de julio de 2000). PDF eBooks are Here to Stay (en ingls). Planet PDF. Consultado el 19 de enero de 2013. [5] Kettle, Martin (14 de septiembre de 1999). When fame is an open book (en ingls). The guardian. Consultado el 11 de julio de 2009. 4.12.1 Bibliografa Barbier, Frdric (2005). Historia del libro. Madrid: Alianza Editorial. ISBN 84-206-7755-8. Buringh, Eltjo; van Zanden, Jan Luiten (2009). Charting the Rise of the West: Manuscripts and Printed Books in Europe, A Long-Term Perspective from the Sixth through Eighteenth Centuries. The Journal of Economic History. Vol. 69, No. 2. Castillo, Antonio (2005). Historia mnima del libro y la lectura. Madrid: Siete Mares. ISBN 84-933012-5-6. Chivelet Villarruel, Mercedes (2003). Historia del libro. Boadilla del Monte: Acento Editorial. ISBN 84- 483-0738-0. Dahl, Svend (1999). Historia del libro. Madrid: Alianza Editorial. ISBN 84-206-6728-5. Parece co- rresponder a una reimpresin de Dahl, Svend (1997). Historia del libro. Barcelona: Ediciones Al- taya. ISBN 84-487-0908-X. Daz-Plaja, Aurora (2005). Pequea historia del li- bro. Barcelona: Editorial Mediterrnia. ISBN 84- 8334-642-7. Escolar Sobrino, Hiplito (1994). De los incuna- bles al siglo XVIII: historia ilustrada del libro espa- ol. Madrid: Fundacin Germn Snchez Ruiprez. ISBN 84-86168-91-0. ; Carrin Gtiez, Manuel (1996). Los manuscritos : historia ilustrada del libro espaol. Madrid: Funda- cin Germn Snchez Ruiprez. ISBN 84-86168-77- 5. (2004). Manual de historia del libro. Madrid: Gredos. ISBN 84-249-2263-8. IliN, Martn. Historia del Libro. Mxico: Edicio- nes Quinto sol. ISBN 968-337-001-0 |isbn= incorrecto (ayuda). Martn Abad, Julin (2004). Los libros impresos an- tiguos. Valladolid: Universidad de Valladolid. ISBN 84-8448-279-0. Martnez de Sousa, Jos (1999). Pequea historia del libro. Gijn: Trea Ediciones. ISBN 84-95178-50- 8. (2005). Manual de edicin y autoedicin. Madrid: Ediciones Pirmide. ISBN 84-368-1931-4. Millares Carlo, Agustn (1993). Introduccin a la historia del libro y de las bibliotecas. Madrid: Fon- do de Cultura Econmica. ISBN 84-375-0371-X. Thiollet, Jean-Pierre (2005). Je m'appelle Byblos. Pars: H & D. ISBN 2 914 266 04 9. 4.13 Enlaces externos Wikiquote alberga frases clebres de o sobre Libro. Wikiquote Wikcionario tiene deniciones y otra informa- cin sobre libro.Wikcionario Wikimedia Commons alberga contenido multi- media sobre Libro. Commons Shot Informativo (Tec de Monterrey) El futuro del libro 5 canciones inspiradas en libros. Por Revista Diners
  28. 28. Captulo 5 Literatura Detalle de varios libros antiguos encuadernados en la biblioteca de Merton College. La literatura en su sentido ms amplio, es cualquier tra- bajo escrito; aunque algunas deniciones incluyen textos hablados o cantados. En un sentido ms restringido y tra- dicional, es la escritura que posee mrito literario y que privilegia la literariedad, en oposicin al lenguaje ordi- nario. El trmino literatura designa tambin al conjunto de producciones literarias de una nacin, de una poca o incluso de un gnero (la literatura griega, la literatura del siglo XVIII, la literatura fantstica, etc.) y al conjunto de obras que versan sobre un arte o una ciencia (literatura mdica, jurdica, etc.). Es estudiada por la teora litera- ria. 5.1 La literatura En el siglo XVII, lo que actualmente denominamos lite- ratura se designaba como poesa o elocuencia. Durante el Siglo de Oro espaol, por poesa se entenda cualquier invencin literaria, perteneciente a cualquier gnero y no necesariamente en verso. A comienzos del siglo XVIII se comenz a emplear la palabra literatura para referirse a un conjunto de actividades que utilizaban la escritura co- mo medio de expresin. A mediados de la misma centuria Lessing, publica Briefe die neueste Literatur betreend, donde se utiliza literatura para referirse a un conjunto de obras literarias. A nales del siglo XVIII, el signica- do del trmino literatura se especializa, restringindose a las obras literarias de reconocida calidad esttica. Es- te concepto se puede encontrar en la obra de Marmontel, Elments de littrature (1787), y en la obra de Madame de Stal, De la littrature considr dans se rapports avec les institutions sociales. En Inglaterra, en el siglo XVIII, la palabra literatura no se refera solamente a los escritos de carcter creativo e imaginativo, sino que abarcaba el conjunto de escritos producidos por las clases instruidas: caban en ella des- de la losofa a los ensayos, pasando por las cartas y la poesa. Se trataba de una sociedad en la que la novela te- na mala reputacin, y se cuestionaba si deba pertenecer a la literatura. Por eso Eagleton sugiere que los criterios para denir el corpus literario en la Inglaterra del siglo XVIII eran ideolgicos, circunscritos a los valores y a los gustos de una clase instruida. No se admitan las baladas callejeras ni los romances, ni las obras dramticas. En las ltimas dcadas del siglo XVIII apareci una nueva de- marcacin del discurso de la sociedad inglesa. Eagleton nos cuenta que surge la palabra poesa como un pro- ducto de la creatividad humana en oposicin a la ideolo- ga utilitaria del inicio de la era industrial. Tal denicin la encontramos en la obra Defensa of poetry (1821) de Shelley. En la Inglaterra del Romanticismo, el trmino literato era sinnimo de visionario o creativo. Pe- ro no dejaba de tener tintes ideolgicos, como en el caso de Blake y Shelley, para quienes se transform en ideario poltico, cuya misin era transformar la sociedad median- te los valores que encarnaban en el arte. En cuanto a los escritos en prosa, no tenan la fuerza o el arraigo de la poesa; la sociedad los consideraba como una produccin vulgar carente de inspiracin. 5.1.1 La literatura se dene por su litera- lidad En la bsqueda de la denicin de literatura es precisa de los conceptos literatura y literario, surgi la disci- plina de la Teora de la Literatura, que empieza por deli- mitar su objeto de estudio: la literatura. A comienzos del siglo XX, el Formalismo ruso se interesa por el fenmeno literario, e indaga sobre los rasgos que denen y caracte- rizan dichos textos literarios, es decir, sobre la literaturi- dad de la obra. Roman Jakobson plantea que la literatura, entendida como mensaje literario, tiene particularidades 24
  29. 29. 5.1. LA LITERATURA 25 Don Quijote y Sancho Panza, personajes de Don Quijote de la Mancha. de tal forma que la hacen diferente a otros discursos; ese inters especial por la forma es lo que Jakobson llama Funciones del lenguaje/funcin potica, por la que la aten- cin del emisor recae sobre la forma del mensaje (o, lo que es lo mismo, hay una voluntad de estilo por parte del escritor). En efecto, hay determinadas producciones lingsticas cuya funcin primordial es proporcionar pla- cer literario, un deleite de naturaleza esttico, en relacin con el pensamiento aristotlico. El lenguaje combinara redundancias y desvos de la norma, para alejarse del len- guaje comn, causar extraeza, renovarse, impresionar la imaginacin y la memoria y llamar la atencin sobre su peculiar forma expresiva. El lenguaje literario sera uno estilizado y con una tras- cendencia particular, destinado a la perdurabilidad; muy diferente a las expresiones de la lengua de uso comn; destinada a su consumo inmediato. La literatura, por otra parte, exige por tradicin un respaldo sustentable: El In- genioso Caballero de la Figura Hidalga no habra podido escribirse si no hubieran existido antes los Libros de Ca- ba