MUJERES Y MAQUILAS EN HONDURAS Mirta KENNEDY1 El

  • View
    220

  • Download
    5

Embed Size (px)

Text of MUJERES Y MAQUILAS EN HONDURAS Mirta KENNEDY1 El

  • MUJERES Y MAQUILAS EN HONDURAS

    Mirta KENNEDY1

    El contexto nacional

    Honduras es uno de los cinco pases de Centro Amrica, fronterizo al oeste conGuatemala y El Salvador, y al este con Nicaragua. El mar Caribe baa la costanorte y el ocano Pacfico la costa sur. Cuenta con una superficie de112,492 km2 y con una poblacin de 6 millones de habitantes2, distribuida equi-tativamente por sexos, con una tasa de crecimiento promedio anual del 3% El46% de la poblacin se ubica en reas urbanas, concentrndose en las dos ciu-dades ms importantes : Tegucigalpa, la capital, con cerca de un milln de habi-tantes, y San Pedro Sula, localizada en la regin noroccidental del pas, sobre-pasando el medio milln.

    En el contexto Latinoamericano, Honduras es uno de los pases ms atrasados :ocupa el cuarto lugar entre los pases que registran los ndices ms bajos dedesarrollo humano, despus de Hait, Nicaragua y Guatemala. El ProyectoPolticas de Poblacin, Pobreza y Empleo (SECPLAN/FNUAP) estim para 1992que el 71% de la poblacin vive bajo la lnea de pobreza, y de stos, el 55% seencuentra en condiciones de indigencia. Segn un informe anual del BID, para1996 el pas presentaba un Producto Bruto Interno per cpita de US$ 597, el msbajo de Amrica Latina despus de Nicaragua, y uno de los niveles de salariomnimo ms reducidos de la regin, (US$ 54 en 1996). Incluso en el sectorindustrial moderno de la maquila, las trabajadoras tenan un jornal de US$ 2.4diarios como salario base3.

    En las ltimas dos dcadas, Honduras sufri los efectos de la crisisCentroamericana. Durante los aos ochenta, el pas fue territorio de retaguardiade los conflictos armados de El Salvador y Nicaragua, zona de operacin de lasbases militares norteamericana, y espacio de acogida de decenas de miles derefugiados llegados desde todas sus fronteras. Conocido como el pas donde no

    1 Centro de Estudios de la Mujer, Honduras2 Proyecciones del Proyecto de Poblacin, Gnero y Empleo, SECPLAN/FNUAP, Honduras 1992.3 Ramiro Martnez, Ricardo Falla, Envo N 171, Junio 1996.

  • hubo guerra, sirvi como escenario de la movilizacin de las diferentes fuerzasen pugna de la regin, con un alto costo social, ambiental y humano. En efecto,los pobladores desplazados, refugiados, exilados y desaparecidos, el incremen-to de la violencia organizada a todos los niveles, la creciente injerencia externaen los asuntos nacionales, la aplicacin de la doctrina de seguridad nacionaldesde el Estado (con la consiguiente prdida de la seguridad ciudadana), y elcreciente empobrecimiento de la poblacin, fueron los factores que agudizaronla crisis estructural y el deterioro de la calidad de vida.

    En los noventa, los acuerdos de paz en la regin y los procesos de democratiza-cin formal coincidieron con la aplicacin de las medidas econmicas neolibe-rales. Estas medidas se implementaron mediante la intervencin cada vez msnotoria de los organismos financieros internacionales en las polticas pblicas,la finalidad era insertar al pas en el contexto de la globalizacin.

    Las medidas de ajuste estructural incluyeron la privatizacin de los serviciosestatales, las reformas impositivas que incrementaron los impuestos sobre elconsumo, la restriccin de recursos crediticios y el aumento de las tasas de inter-s que redujeron el acceso a los medianos y pequeos empresarios, la aniquila-cin de la reforma agraria con la aplicacin de la Ley de ModernizacinAgrcola que promueve la privatizacin, y la reduccin del gasto pblico quedeterior la calidad y redujo la cobertura de los servicios sociales del Estado.Entre 1989 y 1995 el presupuesto del gobierno se redujo de US$ 1.308 millonesa US$ 810 millones, decreciendo los recursos asignados a salud (en un 26%),educacin (en un 56%) y trabajo y previsin social (en un 63%)4.

    La exclusin de oportunidades de empleo, de acceso a recursos productivos y debeneficios sociales para amplios sectores de la poblacin, contribuyeron a gene-ralizar la pobreza. Segn datos del Banco Central (1996), el ingreso per cpitaque en 1989 era de US$ 1.122 se redujo en 1995 a US$ 500. La inflacin crecidel 10% en 1989 a 30% en 1995, y en el mismo perodo la tasa de cambio pasde 2 a 12 Lempiras por dlar5.

    Diversos estudios y anlisis sobre la realidad nacional coinciden en afirmar,acertadamente, que las medidas de ajuste estructural de la economa hicieronms pobres a los pobres y ms ricos a los ricos, agudizando la exclusin, la desi-gualdad y la injusticia econmica y social de clase y de gnero. Las mujeres fue-

    4 De Mazier A., La mujer, principal sostn del modelo econmico de Honduras en Crecer con la Mujer,Dianne Elson y otras, Ed. Embajada Real de los Pases Bajos, San Jos, Costa Rica, 1997.

    5 Ibid.

  • ron las ms perjudicadas: las mujeres pobres representan el 78% del total feme-nino y el 65% de stas son indigentes6.

    En general, el ajuste estructural implic transformaciones de poltica a nivel delEstado: liberalizacin del mercado interno y del comercio internacional, elimi-nacin de subsidios, ajuste de la tasa de cambio(devaluacin), incremento de lastasas de inters, privatizacin de las empresas pblicas, focalizacin de los pro-gramas sociales en la poblacin ms vulnerable, y leyes especiales para atraer lainversin extranjera bajo la modalidad de zona franca u otras similares. As,la apertura del pas a las industrias maquiladoras mediante la aprobacin deleyes especiales, ha sido considerada por los ltimos gobiernos como la solucininmediata para frenar el creciente desempleo y subempleo y luchar contra de lapobreza.

    El proceso de democratizacin poltica en Honduras se expres en las reformasdel sistema jurdico: se crea el Ministerio Pblico y las fiscalas especiales de lamujer, de menores, de derechos humanos y de medio ambiente. De la mismamanera, el Estado empez a preocuparse por la violacin de los derechos huma-nos, crendose el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos. Se imple-mentaron reformas legales para la modificacin del funcionamiento tradicionalcaudillista de los partidos polticos, la reduccin del ejrcito y la eliminacin delreclutamiento forzoso. Sin embargo, estos modificaciones no llegan a impactaren los problemas estructurales de gobernabilidad, agravados dramticamentepor la corrupcin, la impunidad, la agudizacin de la pobreza y la injerencia delos organismos financieros internacionales en la economa interna.

    Las reformas democrticas quedaron al margen de la esfera econmica. En elmbito de la legislacin laboral todava no se han concretado las reformas, elmarco legal existente es ignorado y violado constantemente bajo las relacionesde trabajo en las nuevas modalidades de produccin industrial de las zonas fran-cas. Las medidas de ajuste estructural contribuyeron a legitimar un orden pbli-co en el cual la esfera del mercado se vuelve cada vez ms autnoma del Estadonacional.

    6 Flores M., Kennedy M., Mujer, familia y Pobreza Urbana, CEM-H, MSCPLAN/FNUAP, ProyectoHON/94/PO2, 1996.

  • Las mujeres en Honduras

    La poblacin femenina representa algo ms de la mitad del total del pas y el52% de la poblacin urbana. En el ltimo perodo intercensal, la tendencia a laconcentracin en las ciudades se vio acentuada por el aumento de la migracinfemenina. Migracin que se realiza hacia los dos polos urbanos ms importantesdel pas : Tegucigalpa (la capital) en el centro y San Pedro Sula y centros ale-daos en la zona noroccidental7.

    Los indicadores demogrficos muestran un mejoramiento en la condicin de lapoblacin femenina y una disminucin de la brecha de gnero. En efecto, la tasade cobertura de la poblacin escolar de 7 a 13 aos es de 86% para los nios yde 87% para las nias. El Informe de Desarrollo Humano de 1997 seala que seha alcanzado una tasa de alfabetizacin similar (72%) por sexo, las mujeres tie-nen una esperanza de vida ms alta (71 aos) que la de los hombres (66 aos) yuna tasa de matriculacin ms elevada (61% para las mujeres y 59% para loshombres). Respecto al Indice de Desarrollo Relativo al Gnero (IDG=0.5), de untotal de 146 pases Honduras ocupa el lugar 103.

    Las mujeres ocupan aproximadamente un tercio de los puestos ejecutivos y degerencia (31%), y representan el 50% del total de profesionales y tcnicos. Encontraste, slo participan con el 8% de los escaos del parlamento. Respecto alIndice de Potenciacin de Gnero (IPG=0.4), de un total de 94 pases, los datosanteriores colocan a Honduras en el lugar 51.

    La esperanza de vida ms alta de la mujer, est relacionada a la preponderanciamasculina en los hechos de violencia. En 1992 la tasa de mortalidad por homi-cidios fue de 68 por mil para los hombres y 9 por mil para las mujeres8.

    La situacin favorable se invierte si se tiene en cuenta la tasa de mortalidad glo-bal por sexo: en el grupo de 15 a 49 aos, la tasa de mortalidad masculina es de7 por cien mil, mientras que la femenina es de 15 por cien mil, tasas de morta-lidad que reflejan la falta de cobertura y baja calidad de los servicios de saludreproductiva. Cada cinco horas muere una mujer (entre 12 y 50 aos) por causade maternidad y el 67% de las muertes por maternidad ocurre fuera de los hos-

    7 Censo Nacional de Poblacin y Vivienda, DGEC, Honduras, 1988.8 OPS/OMS, Salud-Enfermedad de las Mujeres Centroamericanas a Inicio de la Dcada de los Noventa, un

    Enfoque de Gnero, 1992, p.115.

  • pitales. En este mismo grupo de edad, la tasa de mortalidad materna es de 221por cien mil nacidos y la de las mujeres en edad reproductiva, de 143 por cienmil. Las muertes por maternidad y por tumores se encuentran entre las cincoprincipales causas de fallecimiento de las mujeres en edad reproductiva. El cn-cer de cervix origina el 40% de los decesos por tumores, el 13% se debe a otrostipos de cncer ginecolgico vinculados al cuidado de la salud sexual y repro-ductiva. Las muertes por maternidad a causa de abortos y sus complicaciones(infeccin y hemorragia) representan un 9%

    Las